Compartir
Publicidad
Publicidad
Las 13 marcas de cantamañanas que quisieron doblegar a Ferrari... y luego, si te he visto no me acuerdo
Superdeportivos

Las 13 marcas de cantamañanas que quisieron doblegar a Ferrari... y luego, si te he visto no me acuerdo

Publicidad
Publicidad
Artículo actualizado con nuevos datos (BOE, cuentas públicas de las empresas, etc) sobre AD Tramontana y GTA Spano

Más de 1.000 CV. Fabricado a medida. Exclusivo. En cada Salón de Ginebra y en el Top Marques de Mónaco, invariablemente hay al menos una nueva marca que llega y pretende vender en pequeña serie o serie limitada algún superdeportivo a un precio similar o superior al de un Bugatti Veyron. Todos sueñan con convertirse en el nuevo Ferrari, Pagani o Koenigsegg.

Muchas de esas marcas lo justifican porque su coche es mucho más rápido, potente, lujoso y que está dirigido a los que ya tienen un Bugatti, "a los que ya lo tienen todo". Sí. Claro. Como era de esperar, muchas de ellas desaparecen con el tiempo y otros pasean uno de los dos prototipos que poseen de salón en salón, cambiado el color o actualizando su diseño. He aquí 13 de esas marcas que prometían mucho, pero que nunca cumplieron realmente.

Cizeta V16T

Cizeta V16t 8

Este proyecto de Claudio Zampolli y del productor musical Giorgio Moroder (que abandonó el proyecto al primer año de vida) fue presentado en el salón de Ginebra de 1988. El diseño es obra de Marcello Gandini y es sencillamente una de sus primeras propuestas para el Diablo (rechazada por Lamborghini).

Cizeta V16t 18

Su V16 está formado por dos bloques V8 unidos solo por un cigüeñal plano (por eso tiene 4 árboles de levas a pesar de su culata de 2 válvulas por cilindro). Además, el motor está situado en posición central trasera y transversal (de ahí lo de Cizeta V16T). Y lo hicieron así porque sí. Contaba con una cilindrada de 6.0 litros y 540 CV.

1995 Cizeta Moroder V16t 2

En 1991 costaba el doble que un Lamborghini Diablo, pero no ofrecía nada especial con respecto al modelo de Sant'Agata Bolognese. Es más, incluso se le parecía. Al final, apenas se fabricaron 8 unidades y un prototipo de versión spyder. La marca cerró en 1995.

Covini C6W

Covini C6w 9

Es la historia de un sueño, la de Ferruccio Covini. Hace más de 30 años imaginó un deportivo de 6 ruedas. Hasta que por fin, en 2004 el primero prototipo fue una realidad, pero no pasa de ahí. En 2008, finalmente, Covini llega a un acuerdo con Genius Cars para la producción de este coche. Y desde entonces no se ha vuelto a saber nada de este bonito -si no fueran por las 6 ruedas- deportivo con un V8 4.2 litros de origen Audi en posición central trasera. Covini anuncia más de 400 CV y más de 300 km/h de velocidad punta.

Covini C6w 5

Si bien hay que reconocer la perseverancia -digna de admiración- de la familia Covini por hacer realidad el sueño del patriarca, la realidad es que quizá el mercado no está preparado para un coche de 6 ruedas. Al fin y al cabo, no es el primero que lo intenta y fracasa.

GTA Spano

Gta Spano 29

Todos conocemos el GTA Spano. Ya sea por ser el coche español más potente de la historia (975 CV) o bien por haberlo visto en diversos videojuegos y en la película The Need for Speed. Desde 2010, el GTA Spano se pasea de salón en evento sin que, a pesar de una visibilidad mediática envidiable y un restyling, se venda una sola unidad.

Muchas podrían ser la razones, empezando por el precio: más de 1 millón de euros para un coche que no tiene el refinamiento, el halo o la tecnología de un Bugatti. No, la razón es más mundana y extraña: su V10 de 7.990 cc sobrealimentado por 2 turbos. Se trata del V10 del Dodge Viper de primera generación (Euro4). Y GTA no supo -o no quiso- adaptarlo a las normas actuales. Vamos, que no se puede matricular en prácticamente ningún país.

Gta Spano 24

Y de hecho, no se ha matriculado nunca ninguno. Basta con comprobar las cuentas públicas de la empresa: siempre ha facturado menos de 500.000 euros (al menos hasta 2015). De haber vendido un sólo coche -precio de venta de un millón de euros, recordemos- la facturación habría cambiado de forma notable...

La empresa cambió de denominación social en 2012 a Spania GTA Tecnomotive S.L. La empresa valenciana, al igual que AD Tramontana, recibió ayudas públicas. En el Caso de GTA, en 2013 el estado estaba reclamando la devolución íntegra de esas ayudas a Spania GTA (lo puedes leer en el BOE). Para colmo, Graphenano, los que tenían que aportar el chasis de grafeno al GTA Spano (y de paso prometen una batería de grafeno con capacidad cuatro veces superior a la de Tesla), tiene más pinta de vender humo que de haber realmente conseguido lo que venden.

Identity

Ientity I1 Ok

El revuelo mediático en España que causó el Identity I1 en el Salón de Ginebra de 2006, fue tan grande como la decepción al ver que este proyecto se desinflaba en pocos meses. A los medios de comunicación españoles, nos pudieron las ganas de volver a tener un Barreiros. Pero la realidad es que desde entonces, Identity no ha empezado a producir un sólo coche.

Identity Y2

En 2011, Identity vuelve a la carga con el Y2. Un nuevo proyecto de cupé de lujo con un V12 de 5.0 litros y 520 CV. En el stand, lo que se expone es una maqueta, mientras que el diseño parece estar en su fase inicial. No se dan más especificaciones del coche, pero sí el precio: 500.000 euros. Más del doble que un Bentley Continental GT. No sé por qué nunca pasó de la maqueta...

Invicta S1

Invicta S1 9

En los años 30, Invicta era una marca inglesa rival de Bentley, incluso ganó el rally Monte Carlo en 1931. El empresario Michael Barstow decidió revivir la marca y en el British Motor Show de 2002 presenta el Invicta S1. Equipaba un V8 de origen Ford (5.0 litros) y costaba lo mismo que un Ferrari 575M Maranello. El problema es que un Porsche 911 era mucho más ágil y que un infinitamente más barato y refinado Jaguar XKR era igual de rápido (0 a 100 km/h en 5 s).

Invicta S1 10

Barstow y su equipo nunca se preocuparon de saber lo que hacía la competencia, cuales eran sus rivales y qué posibilidades tenían frente a ellos. Sólo hicieron el coche que le gustaba a Barstow. Éste estaba convencido que tenía razón y el resto del mundo estaba equivocado.

Icona Vulcano

Icona Vulcano 1

Presentado como el superdeportivo chino en el Salón de Shanghái 2013, el Icona Vulcano prometía un V12 de 800 CV e incluso una versión híbrida enchufable. Su carrocería sería de aluminio y fibra de carbono. Finalmente, el coche volvió a aparecer en el concurso de elegancia de Pebble Beach de 2015, con un V8 de Corvette ZR-1 y carrocería en titanio.

Icona Vulcano 8

El Icona Vulcano, en contra de lo que nos quieren hacer creer, no está destinado a la producción. Su propósito es mostrar el talento y el saber hacer de la empresa especializada en el diseño, la creación y fabricación de prototipos así como la ingeniería en automoción.

Lotec

Lotec C1000 2

Este preparador alemán saltó a la fama en 1990 cuando un jeque de los Emiratos Árabes Unidos le encargó la creación de un superdeportivo único, el C1000. Equipado con un V8 biturbo de 5.6 litros de origen Mercedes entregaba 1.000 CV. El juguete costó 3,5 millones de dólares.

Autowp Ru Lotec Sirius 19

Como Bugatti tardaba en sacar el Veyron, Lotec decidió en 2004 crear su propio modelo y ver si alguien más picaba. Y así nació el Sirius, del cual existe una sola unidad. Equipa un V12 Mercedes de entre 1.000 y 1.200 CV. Curiosamente, con el paso del tiempo, el diseño del C1000 tiene su punto, mientras que el del Sirius no tiene alma.

Marussia

Marussia B1 37

La marca desaparecida en 2014 es más famosa por su participación en el mundial de F1 que por sus coches de calle. Fundada en 2007, empezó vendiendo el B1, un superdeportivo equipado con un V6 de 3.5 litros de 360 CV. Éste no fue precisamente un éxito de ventas (se habrían fabricado menos de 5 unidades incluyendo los prototipos), lo que no les impidió lanzar un nuevo modelo, el B2.

Marussia B2 40

¿Qué falló? Todo, menos quizá el diseño. Y desde luego, aventurarse en el pozo sin fin para las finanzas que es la Formula 1 (comprando Virgin F1) no ha sido una jugada muy acertada. Sobre todo cuando nunca se entregó una sola unidad del B2 (2.8 litros Cosworth de 420 CV) mientras aseguraban que habían vendido las 500 unidades previstas.

Monte-Carlo Automobile (MCA)

Monte Carlo Centenaire 3

Fundada en Mónaco por un ingeniero y piloto local, Fulvio Ballabio, Monte Carlo Automobile presentaría su primer coche en 1988. Ambicioso, imagina fabricar 100 unidades de este superdeportivo en el principado. Para el motor, Ballabio consigue que Lamborghini le venda los V12 del Countach (455 CV).

Montecarlo Automobile Rascasse 1

El coche definitivo es presentado en 1990 con motivo del centenario del Automobile Club de Monaco, de ahí el nombre de Centennaire para el coche. Finalmente sólo se harán 2 coches, vendidos a una escudería rusa de resistencia. En 2013, lo vuelve a intentar con el Rascasse. Animado con el V12 5.4 litros del Rolls-Royce Silver Seraph (que dejó de fabricarse en 2002) se quedó en modelo único.

Spyker

Spyker C8 Laviolette 12

Spyker era una marca de lujo holandesa fundada en 1898 y que llegó a la bancarrota en 1922. El abogado holandés especialista en compañías off-shore, Victor Muller, compra los derechos comerciales para lanzar de nuevo la marca. En 2000 llegan los primeros modelos, C8 Spyder y C8 Laviolette, con un diseño rompedor, mucho lujo y motores V8 Audi. Por una vez, este nuevo proyecto prometía.

Spyker B6 Venator Spyder Concept 6

Pero pronto todo se tuerce: decide comprar SAAB sin tener los medios financieros para que la operación salga bien, se mete en Formula 1 e intenta sacarle dinero a General Motors. Al final, todo terminó como el rosario de la aurora, tanto para SAAB como para Spyker. Desde entonces, cada cierto tiempo vuelve a vendernos la moto del resurgimiento de Spyker, pero ya no cuela.

Tramontana

Tramontana R 1

De sobra conocido por su peculiar diseño, a medio camino del Formula 1 y del caza de combate, el caso de Tramontana está rodeado de misterio.

AD Tramontana, a pesar de haber recibido hasta 500.000 euros en ayudas públicas acabó con impagos a proveedores (los que hacían los chasis) a través de ENISA, la Empresa Nacional de Innovaciones S.A., la empresa nunca llegó a despegar.

Por proveedores, sabemos que han fabricado unas 8 unidades (incluyendo los 3 prototipos iniciales), y también por proveedores sabemos que en más de una ocasión han pintado hasta tres veces el mismo coche para cambiar radicalmente su aspecto, algo que pudo confundir al público para que pensarán que eran tres coches distintos, cuando era el mismo. Sin embargo -y salvo error- ninguno ha sido vendido. Las unidades matriculadas en España son propiedad de AD Tramontana.

Tramontana R 5

Consultando las cuentas públicas de la empresa en Axesor, en 2010 tenían casi 3 millones de euros de deudas con entidades de crédito y las ventas de 2006 (asiento “Clientes por ventas y prestaciones de servicios”) fueron de 1.580 euros (sí, mil quinientos ochenta euros).

En 2010, último año en el que se tiene acceso público a las cuentas de AD Tramontana SL, sus ventas fueron de mil quinientos ochenta euros.

Es cierto que en el mismo ejercicio tenían 264.472 euros por cobrar y 170.229 euros en 2008 (asiento “Deudores comerciales y otras cuentas a cobrar”), pero eso no suficiente para salir a flote y de todos modos no corresponde a la venta de un sólo coche. En 2010, AD Tramontana SL tuvo un ejercicio negativo de 708.477 euros (es decir, perdió más de 700.000 euros). Mientras escribo estás líneas, las cuentas públicas posteriores a 2010 no están disponibles, al parecer no se han hecho públicas desde entonces.

A diferencia de otros, AD Tramontana hizo sus deberes y consiguió la homologación de su coche en Europa en los países del Golfo Pérsico. Ganas y talento no les faltaban, pero, la razón de las dificultades de la marca estarían quizá en su peculiar diseño. La única certeza es que los chicos de Tramontana saben cómo hacer para que su coche salga en los medios de comunicación de medio planeta.

Vector

Vector W8 14

Vector fue fundada en 1989 por Gerald Wiegert tras reunir los fondos necesarios para la creación de su W2 de 1978. Este coche se convirtió en W8 Twin Turbo en 1989. El coche, fabricado a mano, mezclaba elementos de la aviación (materiales compuestos, paneles en nido de abeja, fibra de carbono, etc) con un diseño supuestamente inspirado en la aviación.

Vector W8 1

Con Su V8 biturbo de 650 CV (hoy es "normal", en los 80 era casi ciencia ficción), el proyecto tenía buena pinta y se fabricaron un total de 17 unidades del W8, pero los problemas de fiabilidad del coche minaron su reputación y Wiegert tuvo que vender su firma a MegaTech (sociedad del hijo del dictador malayo indonesio Suharto). Vendida de nuevo a American Automotive, presentó un prototipo en 2006: el WX8 de 1.850 CV (ejem). Y nunca más se ha vuelto a saber de Vector.

Zenvo ST1

Zenvo St1 2

No sabemos que habría sido de Zenvo si no le hubiesen dejado un coche de pruebas al equipo de Top Gear, el cual terminó ardiendo. Sin embargo, lo peor fueron las explicaciones del por qué del incendio. Éstas la podríamos resumir con un simple y llano: "le han dado caña". Cosa rara en un coche que puede alcanzar los 1.104 CV en modo Race. Cómo se les ocurre pasar de los 100 km/h.

Zenvo St1 3

Esta empresa danesa, fundada en 2007, sigue existiendo oficialmente, sin embargo solo se le conoce una unidad vendida y entregada de su ST1 de 1,8 millones de dólares (a un magnate ruso). Quizá sea un poco caro para un coche con aspecto de kit car (me recuerda al K1 Attack) y tan mala fama.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos