Compartir
Publicidad

Zenvo ST1, un misil que habla danés

Zenvo ST1, un misil que habla danés
60 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Zenvo Automotive se fundó con el único propósito de fabricar un auténtico supercoche, superdivertido, superpotente y superexclusivo. Desde que se presentó el primer prototipo en 2004 han pasado sólo cuatro años, y su criatura, el Zenvo ST1, está a punto de iniciar su vida comercial. Le vaticino una vida extremadamente corta, sólo hay que fijarse en que van a fabricar 15 unidades.

Se trata de un biplaza con motor central y propulsión trasera cuyo diseño parece haberse inspirado mucho en el Audi R8, Nissan GT-R y el Batmóvil. Al igual que el Bugatti Veyron tiene un motor de alta cilindrada, solo que el de la herradura tiene el doble de cilindros, tres turbos más y cuatro veces más válvulas, entre otras cosas.

Zenvo ST1

El motor es un 7.0 V8 16v con “TSI”, es decir, sobrealimentación combinada de compresor y turbocompresor. Su fuerza bruta, 1.430 Nm, se entregan a un régimen de 4.500 RPM. Como cabía esperar, la fuerza va a las ruedas traseras, calzadas con enormes rodillos neumáticos Michelin de medidas 335/30 R20; los delanteros son 255/35 R19, ambos con código Y de velocidad.

El precio será astronómico, pero voy a daros datos para convenceros y haceros sufrir. Este bólido pesa sólo 1.376 Kg, como un compacto, pero tiene una potencia de 1.104 CV, es decir, 800 CV/tonelada. Eso es una animalada. El 0-100 lo hace en sólo 3 segundos, sólo medio segundo más que el Bugatti Veyron. Su velocidad de vuelo máxima es 375 Km/h, autolimitada.

Zenvo ST1

De consumos y emisiones no dicen nada, pero con sólo 69 litros de depósito su autonomía no creo que llegue ni a 400 Km. La transmisión es manual de seis velocidades, y aunque tiene control de tracción y frenos ABS (al ser un superdeportivo puede no llevarlos) imagino que hay que ser muy habilidoso para conducir este cohete con ruedas.

Pese a ser un coche tremendamente prestacional y emotivo, tiene concesiones al uso diario y al confort. Radio-CD con MP3, cuero y alcántara, dirección asistida, navegador, visor HUD con medidor de fuerzas G (como el Corvette), piloto automático control de crucero, ajuste eléctrico de los asientos, luces de xenón, etc.

Zenvo ST1

Opcionalmente, para los clientes más radicales, y no hablo del Chivi, tiene en opción frenos cerámicos más potentes, caja de seguridad con cinturones de cuatro puntos, cuero pintado al gusto… Si por lo que van a pedir por él, como si lo quieres de color rosa, el cliente siempre tiene la razón.

Al igual que las galletas con mantequilla es un producto 100% holandés danés. Alguno pensará que están locos para sacar ahora un modelo como este, en plena crisis económica, pero hay que tener presente que siempre va a haber 15 zumbaos capaces de gastarse cientos de miles de euros en un supercoche.

Fuente | Zenvo Automotive

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio