Consejos para viajar en coche con tu mascota de forma segura y evitar multas

Consejos para viajar en coche con tu mascota de forma segura y evitar multas
1 comentario

Si vamos a viajar en coche con nuestras mascotas, sea cual sea la duración del viaje, debemos prestar especial atención a las medidas de seguridad. Fundamental: no deberán viajar ni en las plazas delanteras, ni sobre el regazo de los pasajeros, ni en las plazas traseras sin sujeción.

Esto es importante no solo por su bienestar, sino también por el del resto de ocupantes. Y es que, según el RACE, en caso de sufrir un accidente a 50 km/h, el peso de cualquier animal que viaje suelto en el habitáculo se multiplica por 35. Así, por ejemplo un perro de 20 kg ‘pasaría a pesar’ 700 kg por el temido “efecto elefante”.

Para evitarlo, repasamos algunos consejos para que viajar en coche con nuestros animales sea seguro -y legal- y varios dispositivos de seguridad homologados y adecuados en cada caso.

La forma más segura de llevar a nuestra mascota en el coche

Perro Viejo

En el mercado hoy en día existe una amplia variedad de sistemas de sujeción homologados para animales: desde arneses específicos de uno o dos anclajes que se sujetan al cinturón de seguridad o directamente al asiento, a transportines que pueden ir en el suelo o maletero, pasando por rejillas rígidas para el maletero.

La elección de uno u otro dependerá en gran medida del tamaño y tipo del animal. Así:

  • Si viajamos en coche con mascotas como perros pequeños o medianos, lo ideal es que viajen en el interior de un transportín homologado y adecuado para su tamaño y peso específicos.
  • La mejor ubicación para colocarlo es el suelo del coche, detrás de los asientos delanteros. Es el sitio más seguro para ellos y además es donde menos calor pasarán durante las horas de sol.
  • Siempre se ha de evitar colocar el transportín sobre los asientos, aunque utilicemos el cinturón de seguridad para amarrarlo: en caso de maniobra brusca o choque, es extremadamente peligroso.
  • Si viajamos con mascotas como perros grandes, lo mejor es que viajen sujetos dentro del maletero, si este tiene el tamaño suficiente y tiene luna en el portón.
  • Si es posible, además se recomienda colocar una rejilla o red de separación entre el maletero y los asientos, e incluso entre la zona del maletero que destinemos al animal y la zona donde se ubiquen las maletas o equipaje.
  • Cuidado: los arneses que sólo sujetan al perro por el collar no son muy seguros (ni para la seguridad del animal ni para la de los ocupantes) y si el arnés tiene más de un punto de anclaje, el perro irá más seguro, se moverá menos y también habrá menos riesgo de que se maree.

En cualquier caso, es básico que nuestra mascota viaje bien ubicada y sujeta siempre con un sistema adecuado y homologado para tal fin.

Así evitaremos en la medida de lo posible que en caso de maniobra brusca o siniestro vial nuestra mascota se golpee y se haga daño (o golpee a los ocupantes del coche), salga despedido o incluso proyectado fuera del coche.

Además, como recuerda la DGT, todas las mascotas han de viajar con sus documentos pertinentes en vigor: chip identificativo obligatorio y la licencia administrativa en caso de que sea necesario, placa censal del ayuntamiento, cartilla sanitaria con las vacunas correspondientes al día, y/o seguro de responsabilidad civil en los casos en los que sea obligatorio.

Multas por llevar a nuestra mascota suelta en el coche

Gato

Dentro del vehículo, los animales deben ir convenientemente ubicados. En la normativa, se alude a ello en el socorrido artículo 18 del Reglamento General de Circulación, “Otras obligaciones del conductor”, que en el primer apartado establece que:

“El conductor de un vehículo está obligado a mantener su propia libertad de movimientos, el campo necesario de visión y la atención permanente a la conducción, que garanticen su propia seguridad, la del resto de los ocupantes del vehículo y la de los demás usuarios de la vía. A estos efectos, deberá cuidar especialmente de mantener la posición adecuada y que la mantengan el resto de los pasajeros, y la adecuada colocación de los objetos o animales transportados para que no haya interferencia entre el conductor y cualquiera de ellos”

Las infracciones a este precepto tendrán la consideración de graves y, aunque no lleven aparejada la pérdida de puntos, suponen una multa de 200 euros.

Además de las consideraciones en torno a los sistemas de retención para viajar con mascotas en el coche, hemos de recordar que para un animal el trayecto a bordo de un vehículo puede llegar a ser muy estresante. Sobre todo, si no están acostumbrados a viajar o a realizar trayectos largos.

Por ello debemos prever que nuestra mascota necesita descansar, casi tanto como lo necesitamos los conductores. Lo ideal es aprovechar las paradas que hacemos cada dos horas o cada 200 kilómetros como mínimo para descansar, para que nuestra mascota pueda estirar las patas.

En estos descansos, además de poder darles un breve paseo para que hagan sus necesidades también podemos aprovechar para darles algo de agua. No es aconsejable darles comida en las cantidades habituales hasta finalizado el viaje, puesto que el animal podría marearse al volver a estar en el coche.

Y cuidado: es muy importante sujetarlo con la correa antes de abrir la puerta del coche, o el perro puede tener la tentación de salir a corretear sin mayor precaución y acabar atropellado.

Temas
Inicio