Probamos el nuevo Toyota Aygo X Cross: un utilitario convertido en un SUV urbano que destaca por su comodidad
Pruebas de coches

Probamos el nuevo Toyota Aygo X Cross: un utilitario convertido en un SUV urbano que destaca por su comodidad

Ya casi no quedan pequeños utilitarios en el mercado. Modelos por debajo de un Renault Clio, Ford Fiesta o de un SEAT Ibiza son cada vez más raros. Las marcas europeas han casi abandonado ese segmento (una tendencia iniciada en 2019), ahora dominado por las marcas asiáticas con los Hyundai i10, Kia Rio y Suzuki Ignis, por ejemplo. Toyota es otra de las marcas que no abandona. Y lo hace en clave SUV con el nuevo Toyota Aygo X Cross.

El Toyota Aygo X Cross sustituye en la gama Toyota al pequeño Aygo que ha dejado de fabricarse. Se trata de un modelo completamente nuevo que combina la plataforma acortada del actual Toyota Yaris con una carrocería de aspecto robusto y una suspensión elevada para darle ese aire SUV que tanto gusta.

Por cierto, si bien la nomenclatura del modelo en España es Aygo X Cross, el nombre exacto del modelo es Aygo X, pronunciado Aygo Cross (ya que en inglés se puede leer como “cross”, cruz).

En Toyota podrían haber optado por llamarlo directamente Aygo Cross, pero la presencia del X  es una evocación del X que forma parte integrante del diseño del antiguo Aygo. No estoy seguro que la clientela del coche tenga esa relación en mente y menos aún que le sea relevante. Sea como fuere, nos pudimos poner al volante del pequeño Toyota Aygo X Cross.

Disponible sólo como 5 puertas, el Aygo X Cross es más ancho, más alto y ligeramente más largo que el modelo saliente, pero pesa menos. El coche es 23 cm más largo que el Aygo, mide 3,70 m de largo, y tiene una distancia entre ejes 9 cm mayor (2.430 mm).


Largo

Ancho

Alto

Batalla

Maletero

Toyota Aygo X Cross

3.700 mm

1.740 mm

1.510 mm

2.430 mm

231 litros

Toyota Aygo X Cross

Es 5 cm más alto que su predecesor, pero sólo tiene 11 mm más de altura libre al suelo, lo que da un total de 146 mm. Estas generosas dimensiones se explican por su nueva plataforma, tomada del Yaris.

Sus enormes pasos de rueda que albergan ruedas con llantas de 18 pulgadas, los protectores inferiores de plástico y sus formas musculosas quieren transmitir una imagen de aventura.

Toyota Aygo X Cross

En todo caso, el diseño parece que gusta más que en el caso del Aygo anterior y, sobre todo, tiene más presencia y “abulta” más a nivel visual. Y es ahí donde está parte del éxito de los SUV, dan la sensación de ser un coche de segmento superior. En este caso, viéndolo, podría pasar por un coche del tamaño y segmento del Yaris. Sensación que desaparece al subir a bordo.

Un interior agradable, pero con poco espacio detrás

Toyota Aygo X Cross interior

Una vez a bordo, hay que reconocer que con respecto al Aygo, este Aygo X Cross ha mejorado en su presentación y en la calidad de los plásticos. El cuadro de instrumentos no es digital, pero el sistema de infoentretenimiento con pantalla táctil de 9 pulgadas, que incluye Apple CarPlay y Android Auto, está sin duda muy lejos de la básica radio básica que tenía la primera generación del Aygo de 2005.

Con un asiento 55 mm más alto que el de su predecesor, el Aygo X Cross ofrece al conductor una posición ligeramente más elevada que la de un urbano convencional, pero no lo suficiente como para dominar la marcha como en un verdadero SUV. El volante es regulable en altura, pero no en profundidad. Aun así, es fácil encontrar una buena posición de conducción gracias a los asientos con reposacabezas integrados regulables también en altura.

Toyota Aygo X Cross

La visibilidad, elemento básico en un coche urbano, es bastante buena en general, salvo en caso en los tres cuartos traseros del lado derecho. El imponente asiento pasajero y las pequeñas lunas traseras se dan la mano para obstruir la visión. Es un problema conduciendo, pero no para aparcar, gracias a la cámara de marcha atrás.

En términos de espacio, no hay milagros. Toyota ha favorecido las plazas delanteras más que las traseras. Si bien delante el habitáculo es todo lo amplio que pueda ser en un coche de 1,74 m de ancho, detrás se echa en falta más espacio para las piernas.

Toyota Aygo X Cross

Con un conductor de 1,76 m delante, las plazas traseras (sólo para dos, pues es un cuatro plazas) resultan bastante cortas para un adulto o un adolescente. Y con una sillita infantil, el conductor o el pasajero ya se puede ir acostumbrando a notar los pies de la criatura en su espalda.

El espacio disponible en un coche de esas dimensiones es el que es, pero la accesibilidad a las plazas traseras sí es mejorable. El ángulo de apertura de la puertas traseras es demasiado pequeño y la abertura es muy estrecha. No será lo más práctico a la hora de sentar a un bebé en su sillita, por ejemplo.

Toyota Aygo X Cross asientos traseros

Por último, mencionar que el Aygo X Cross aprovecha sus mayores dimensiones para ofrecer un maletero de mayor capacidad que el anterior Aygo, pasando de 168 a 231 litros. No está nada mal, es más que el Fiat Panda (225 litros), pero es inferior a los 260 litros del Suzuki Ignis, de dimensiones comparables.

Un modelo sorprendentemente cómodo

Toyota Aygo X Cross

Técnicamente, el Toyota Aygo X Cross es de lo más clásico y sencillo que se ha visto últimamente. Equipa un tres cilindros de 1.0 litro de cilindrada, sin turbo ni electrificación. Desarrolla 72 CV y 94 Nm de par motor. No hay que pedirle peras al olmo, pero resulta un motor suficiente para moverse con soltura por la ciudad y sus alrededores. Puede ir asociado a un cambio manual de 5 marchas o un cambio automático CVT (variación continua).

Si bien la transmisión CVT aporta suavidad y una ausencia total de tirones, muestra sus límites en carretera. En aceleraciones, el motor, que era de lo más silencioso en ciudad, se hace notar con vehemencia en las aceleraciones, al incorporarse a una autovía, por ejemplo. Sin mejorar las aceleraciones, pero sí el consumo, el cambio manual es más agradable en estas condiciones, pero su manejo, a veces torpe, hace que la conducción sea un poco menos fluida en ciudad.

Toyota Aygo X Cross

En ciudad, justamente, el Aygo X Cross hace gala de una excelente capacidad para borrar los resaltes y otras baches de las calles. Pocas veces un utilitario se ha mostrado tan cómodo. Al final, el confort general y la filtración parecen bastante correctos a pesar de las llantas de 18 pulgadas.

Por otra parte, hay que destacar que en carretera, el Aygo X Cross se muestra muy estable, con aplomo y una buena precisión de guiado, con un tren delantero bastante rápido y que mantiene la trayectoria en lugar de alargarla. No está nada mal para ser un utilitario con vocación tranquila.

Toyota Aygo X Cross

Sin embargo, a pesar de su excelente chasis, el Aygo X Cross no es un coche con el que poder hacer lagos viajes a menudo por culpa de su motor. Más allá de los 100 km/h, el volumen sonoro se hace muy presente y llegaría a ser molesto al cabo de poco tiempo.

La toma de contacto ha sido demasiado breve para poder realizar una prueba de consumo, sin embargo, el ordenador de a bordo arrojó una media de 6 l/100 km para el manual y 6,2 l/100 km con el cambio CVT, en ambos casos a buen ritmo. En situaciones más normales, el consumo debería situarse en menos de 6 l/100 km en ambos casos.

Precios y rivales del Toyota Aygo X Cross

Toyota Aygo X Cross

El Toyota Aygo X Cross parte de los 13.600 euros (sin financiación y con descuento de marca) para al acabado Play, el básico. Le siguen el Trendy, desde 14.600 euros (mismas condiciones) y el tope de gama, el Limited, desde 17.000 euros.

En frente, la oferta en la categoría de los utilitarios pequeños es bastante limitada. El Fiat Panda City Cross (desde 13.680 euros) y el Suzuki Ignis (desde 15.041 euros) son los modelos más cercanos al Aygo X Cross en un segmento cada vez más escueto.

Toyota Aygo X Cross

El Suzuki Ignis equipa un cuatro cilindros microhíbrido de 1.2 litros y 83 CV que le da algo más de brío en carretera con respecto al Aygo X Cross. Al ser microhíbrido, dispone de etiqueta ECO. Además, puede equipar la tracción integral en los acabados superiores y sus precios son competitivos. Tiene también un diseño con carácter y original.

El otro rival es el Fiat Panda City Cross. Es de concepción más antigua y se nota a bordo, equipa un motor de tres cilindros de 70 CV microhíbrido o uno de 0.9 litro y 85 CV (etiqueta C) con tracción integral.

Toyota Aygo X Cross

Sin embargo, a la hora de mirar por precios. El Toyota Yaris de 125 CV parte de los 15.500 euros, es más capaz y ofrece más espacio. También podríamos citar al Skoda Fabia que en el mismo rango de precios que el Aygo X Cross propone más espacio, más soltura en carretera y hasta tres motores: de 80 CV, 95 CV o 110 CV (hay una versión de 150 CV, pero se sale de presupuesto).

Toyota Aygo X Cross: nuestra valoración

Toyota Aygo X Cross

El Aygo X Cross ofrece un enfoque diferenciador en el segmento de los pequeños coches asequibles. Sus líneas afiladas, su estilo SUV y sus enormes ruedas (de hasta 18 pulgadas), hacen que la principal baza del coche sea su diseño.

Es un coche muy agradable de conducir en ciudad y en carretera, siempre y cuando no pasemos de los 100 km/h. Sí, carece de etiqueta ECO y se ha de conformar con la C, pero en muchos sitios de nuestro país eso no es un problema. Su verdadero problema es que sus precios se acercan al de utilitarios polivalentes más grandes y más capaces, como el Toyota Yaris o el Skoda Fabia.

Temas
Inicio