Compartir
Publicidad
Publicidad
Peugeot RCZ R, prueba (parte 2)
Pruebas de coches

Peugeot RCZ R, prueba (parte 2)

Publicidad
Publicidad

Para llegar a la carretera que quería, antes hay que hacer un tramo de autovía. La carretera estaba encharcada, había que llevar bien sujeto el volante y ser cuidadoso con el acelerador y el freno porque los aquaplanning amenazaban de forma constante. En sólo unos minutos, y con el resplandor de los relámpagos como únicos acompañantes, me planté en la carretera de curvas a la que acudo sólo cuando tengo un buen deportivo entre manos, como creía que era el Peugeot RCZ R.

A lo lejos desde la montaña veo la ciudad encendida, y un silencio sólo roto por el golpear de la lluvia contra la carrocería crea un ambiente realmente místico. Lo bueno de hacer la carretera de noche, es que sabía perfectamente si venía alguien en sentido contrario por sus luces. Tengo buena visibilidad y veo que en varios kilómetros a la redonda no me voy a cruzar ni voy a adelantar a ningún otro coche, así que me despreocupo de eso.

Metro primera y salgo tratando de sacar el máximo partido a los 270 caballos. Tiro un poco de más de embrague, y el coche sale disparado hacia adelante traccionando con una dignidad impresionante si tenemos en cuenta lo húmedo que estaba el asfalto. Meto segunda con un preciso movimiento de la mano derecha y en nada de tiempo ya hemos superado los 100 km/h, algo que desde parado es capaz de hacer en solo 5,9 segundos.

Peugeot RCZ R Prueba 18

La primera curva es una rápida muy abierta hacia la derecha, que decido encarar “a tabla”. El coche se mantiene firme en la trayectoria que marco con la dirección, demostrando una estabilidad destacable. A continuación llegamos a una serie de curvas enlazadas en bajada. Piso un poco el freno antes de la primera, para después encarar las siguientes con acelerador constante.

El coche demuestra gran agilidad, y sólo si eres demasiado brusco con la dirección antes de que el peso se haya desplazado de un lado a otro, notarás algún tipo de movimiento. A la salida de las curvas, la tracción es igual de buena que en aquella primera toma de contacto en el Circuito del Jarama, y eso que la incesante lluvia y los escasos ocho grados de temperatura debían estar llevando el índice de agarre del asfalto a mínimos hasta peligrosos.

El secreto está en que en Peugeot Sport se han decantado por un diferencial de deslizamiento limitado Torsen para asegurarse que los 270 caballos de potencia no son demasiados para que el coche acelere con dignidad. Las pérdidas de motricidad son mínimas, inapreciables para cualquier conductor normal sin dotes de piloto. El diferencial se encarga de repartir constantemente el par entre las dos ruedas del eje delantero, que literalmente parece pegado al asfalto con cola.

Peugeot RCZ R Prueba 16

El motor se muestra muy lleno en toda la banda de revoluciones, y sorprendentemente lineal para tratarse de un sobrealimentado por turbo. Curiosamente estiras cada marcha y no notas ningún pico cuando el turbo sopla al máximo, lo cual le convierte en un motor muy agradable de utilizar en el que no es necesario jugar demasiado con el cambio de marchas para rodar en el régimen óptimo.

Los limpiaparabrisas funcionan a tope, y casi no puedo ver la distancia que hay hasta la siguiente curva por la densa lluvia. Cuando llego me doy cuenta de que voy un poco más rápido de lo recomendable, así que piso con más fuerza de lo normal el pedal de freno, que tiene un tacto duro pero excelente.

Mientras me muevo en el umbral del bloqueo de ruedas delanteras, el coche se detiene sin el más mínimo nerviosismo del chasis. Sigue la línea que le hemos marcado con la dirección, que por otro lado es una delicia en cuanto a precisión y tacto.

Peugeot RCZ R Prueba 9

La adrenalina que transmite este coche es muy alta, comparable a la de pocos o ningún coche de su segmento. Permite todo tipo de perrerías, incluso errores de principiante como frenar en curva con dirección ya metida. La trasera parece no inmutarse ante nada, algo que en circuito no nos pareció tal. En el Circuito del Jarama el coche nos pareció algo más juguetón en la parte trasera, pero también es cierto que el ritmo en pista y con el trazado seco era muy, muy superior al actual.

Creo que podría pasarme toda la noche haciendo pasadas de un lado al otro en ese tramo de montaña. La tormenta que nos acompañaba parece alejarse y es el momento de volver a casa para que nadie se entere de este affaire que hemos tenido el RCZ R y yo.

Vuelvo a casa enamorado de su comportamiento, como cuando te enamoras de la chica guapa de la discoteca. No puedo sacarme de la cabeza la facilidad con la que ese coche traza las curvas, cómo el autoblocante reparte la potencia al acelerar convirtiéndolo en uno de los mejores deportivos de tracción delantera que he probado nunca.

Peugeot RCZ: nuestra puntuación

8.1

Diseño exterior8
Diseño interior8
Calidad8
Habitabilidad7
Maletero8
Motor9
Seguridad9
Comportamiento10
Comodidad6
Precio8

A favor

  • Comportamiento deportivo
  • Tacto del cambio
  • Acabados interiores
  • Consumos contenidos

En contra

  • Confort de marcha
  • Pocas opciones
  • Precio vs rivales
  • Plazas traseras pequeñas
Con un precio de 42.900 euros, el RCZ R no es ni mucho menos un coche asequible, ni pretende serlo. Lo que quieren en Peugeot con este modelo, es ver cómo un mínimo de verdaderos “quemados” de los coches se decantan por uno de sus coches dejando marquitis alemanas a un lado. En ese sentido, quien se atreva a optar por un Peugeot RCZ R puede estar seguro de que tendrá uno de los coches, por no decir el coche, más efectivo de su segmento. En tracción delantera no hay nada comparable en formato biplaza (sin haber probado la nueva generación del Audi TT-S), y en tracción trasera hay que ir muy fino con los BMW Z4 o incluso Porsche Cayman para conseguir superar al de París.

Con sigilo, como ha llegado el Peugeot RCZ R a su segmento, guardo el coche en el garaje y subo a casa. Sin hacer el más mínimo ruido, vuelvo a la cama y en nada me quedo dormido, mientras sueño cómo un Audi TT-S de nueva generación trataba de seguirme el ritmo en aquella carretera que acabábamos de recorrer hacía unos minutos…


 

Peugeot RCZ R Prueba

Ficha técnica

Versión probada   RCZ R
Cilindrada1.598 cm³ Tipo de tracciónDelantera
Bloque motor4 cilindros en línea CombustibleGasolina
Potencia máxima (CV @ rpm)270 a 6.000 Capacidad del depósito55 litros
Par máximo (Nm @ rpm)330 a 1.900 Consumo urbano8,4 l/100 km
Masa en vacío1.355 kg Consumo extraurbano5,1 l/100 km
Velocidad máxima250 km/h Consumo mixto6,3 l/100 km
Aceleración 0-100 km/h5,9 segundos Capacidad maletero320 litros
TransmisiónManual de 6 velocidades Precio42.900 euros

El coche para esta prueba ha sido prestado por Peugeot. Para más información consulta nuestra guía de relaciones con empresas

Fotografía | Javier Álvarez
En Motorpasión | (parte 1, parte 2)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos