Compartir
Publicidad

Opel Corsa GSi, prueba (parte 1)

Opel Corsa GSi, prueba (parte 1)
Guardar
20 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En la generación actual del Corsa, no es ningún secreto que los motores básicos de gasolina son perezosos en relación a la competencia, aunque tienen un rendimiento muy bueno. El motor siguiente al 1.4 de 90 CV es un 1.6 Turbo de 150 CV, una versión descafeinada del motor del Corsa OPC de 192 CV.

Opel recupera el mítico nombre GSi para el Corsa, haciendo una versión que compatibiliza la practicidad del Corsa normal con la deportividad del Corsa OPC, pero bajando un escalón de dificultad. ¿Qué tiene de interesante esta versión? Veámoslo:

Exterior

El GSi sólo se comercializa en tres puertas. Exteriormente se distingue de los Corsa básicos por unos paragolpes y faldones laterales de aspecto más deportivo. Si nos fijamos en los neumáticos de 17 pulgadas son los mismos que monta de serie el Corsa OPC, unos 215/45 R17, con los mismos frenos del OPC. Mi unidad de prensa calzaba unos Dunlop SP Sport.

Opel Corsa GSi

La suspensión está rebajada 18 milímetros delante y 15 milímetros detrás, aerodinámicamente y dinámicamente es mejor aunque eso repercute negativamente en el confort. En la parte trasera tenemos el impactante logo GSi, con un tubo de escape cromado y no disimulado, y el alerón es más prominente.

Estos elementos ya nos anuncian que no nos estamos fijando en un Corsa 1.4 o un petrolero 1.3 CDTI. Existe una versión GSi CDTI, de la que hablaré más adelante. Para terminar, mencionaros que por 800 y pico euros se puede instalar el techo Panorama, muy interesante si donde vivimos los veranos no son especialmente abrasadores, o luciremos un moreno de lo más sexi pero con la marca del cinturón de seguridad…

Interior

Opel Corsa GSi

Por dentro se respira un poco más de deportividad que en el Corsa normal. Si obviamos la decoración adicional del OPC y que los asientos son más normalitos, son muy parecidos. Echo de menos cualquier identificación “GSi” en el habitáculo, no se ve por ninguna parte, ni en las alfombrillas. El volante no está recortado por abajo, es como el volante normal pero coloreado en su parte inferior. Tampoco tiene el “punto de mira” del OPC (ver detalle).

Los pedales están recubiertos de un material que imita los de aleación, visualmente dan el pego. Además de que dan un aspecto más atractivo, facilitan la realización de técnicas como el punta-tacón cuando estamos exprimiendo su mecánica, de la que también hablaré a su debido tiempo. El pomo del cambio es de la misma forma del OPC, pero sinceramente, me quedo con el pomo básico.

Opel Corsa GSi

Los asientos tienen una tapicería denominada “Oxygen/Elba” en colores gris y rojo sangre, como los cinturones. El respaldo es un poco más duro de la cuenta, así que para obtener una postura de conducción más cómoda hay que inclinar el asiento un poco para atrás. Cuando lo conducía me sentía dentro de un caza, sólo me faltaba el casco con mascarilla de oxígeno y el lanzamisiles.

De serie no tiene el reposacabezas central trasero, así que este coche tenemos que considerarlo como un coupé de palo. Podemos llevar un pasajero ahí a riesgo de que se desnuque como nos den un golpe de cierta importancia por detrás, yo lo dejo caer. La homologación es de cinco plazas.

Opel Corsa GSi

Si el conductor y el acompañante quieren ir cómodos, reclinarán el asiento, reduciendo un poco el espacio disponible para las piernas de los ocupantes traseros, así que pierde un poco de habitabilidad respecto al Corsa 3p convencional. En esta versión sí hay revisteros, cosa que no ocurre con el OPC, debido al diseño de sus asientos. El asiento del copiloto no puede regularse en altura, ya debería…

Adolece de ese mal extendido en los tres puertas, y es que los asientos delanteros no tienen memoria, no recuperan la posición en la que estaban. La sujección lateral es más que suficiente en las plazas delanteras, pero pobre en las traseras, aunque un sensiblemente mejor que los asientos normales. Para el pasajero central la sujección lateral es nula.

Opel Corsa GSi

Cuatro adultos de estatura no superior a 1,75 m se embuten bien en el habitáculo, no sobra mucho más sitio. Un tercer pasajero atrás iría un poco estrecho y por el diseño de las plazas laterales, o tiene cintura de avispa o no irá muy cómodo. Sus pies no caben encima del túnel central a menos que estemos hablando de un niño pequeño.

Al igual que el resto de la gama Corsa la calidad del acabado es buena, aunque falla en algunos aspectos, como que hay cables a la vista o que cuesta Dios y ayuda cerrar la guantera con todos los manuales, chaleco y bombillas de repuesto dentro. Habrá que dejar algo fuera o nos acabaremos cargando algo.

Opel Corsa GSi

En cuanto a comodidad me parece un término medio sensato entre los confortables Corsa básicos y el OPC, pensado para ofrecer sensaciones, no para hacerse largos cruceros envuelto entre algodones. La suspensión es más dura que en los básicos, pero no tanto como en el OPC. Habrá que vigilar los resaltos urbanos para no pegar algún que otro bote.

Por lo demás, cuenta con los mismos detalles de practicidad que el resto de la gama Corsa, como tarjetero, un compartimento para la billetera, toma auxiliar de sonido, monedero, posavasos, etcétera. También hereda los defectos, como la concentración de botones en la consola central, seguros que no se echan solos o el diseño del mando de las luces.

La mayor fuente de sonoridad proviene de los neumáticos, ya que están enfocados hacia las prestaciones. El motor no es ruidoso a menos que vayamos a toda leche. En cuanto a climatización, es monozona como en el resto de la gama. La desconexión del A/C, lejos de ser inmediata, implica un par de segundos como poco y mirar a la pantalla multifunción: distrae.

Opel Corsa GSi

El maletero tiene una capacidad mínima de 285 litros, ampliables a 1.050 si abatimos los asientos traseros. He comprobado que se puede cargar un objeto de hasta 2 metros de longitud en esa configuración, aunque habrá que echar los asientos delanteros un poco hacia delante. No tiene rueda de repuesto.

Cualquier cosa que sobrepase eso obligará a hacer Tetris o coger una motosierra. Me temo que no cuenta en opción con el práctico portabicicletas que se diseñó para el Corsa, es una pena. De todas formas, teniendo 150 caballos ¿para qué quieres una bici? Habrá que conformarse con eso.

El que quiera entretenimiento puede comparar la galería del Corsa 5p con la del Corsa GSi y la del Corsa OPC, o mirar lo que dijimos en su día del interior del Corsa 5p y el Corsa OPC.

En MotorPasion | Opel Corsa GSiParte 2, Parte 3 y Parte 4

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos