Publicidad

Opel Corsa GS Line, traje deportivo con extra de nostalgia inspirado en el mítico Corsa GSi de los 80

Opel Corsa GS Line, traje deportivo con extra de nostalgia inspirado en el mítico Corsa GSi de los 80
12 comentarios

Publicidad

Publicidad

La sexta generación del Opel Corsa, que por primera vez se ha adentrado en los caminos de la electrificación, llega con otra sorpresa (a medias) bajo el brazo: el acabado GS Line, que también ha debutado en el Salón de Frankfurt 2019. Si bien no se trata de una variante deportiva, se distingue por inspirar su estética en el primer Corsa GSi de la historia, el mítico Corsa A GSi de la década de los 80.

Han pasado exactamente 31 años desde que el Opel Corsa A GSi fuera presentado al mundo y lo hizo precisamente en Frankfurt. Así, la marca del rayo ha querido rendir homenaje a aquella primera versión deportiva del utilitario, aunque desde un punto de vista puramente estético, con el acabado GS Line.

Y ello también se materializa en el evocador vídeo promocional que lo presenta, de marcado corte retro y que bebe de las gráficas de los videojuegos de los años 80, cubo de Rubik incluido.

A la nueva generación del Corsa, que ya hemos tenido ocasión de probar, aún le queda mucho camino en el mercado: así, aunque Opel no menciona que el nuevo Corsa estrene en un futuro variantes deportivas, ya sea con apellido GSi u OPC, bien podrían llegar según vaya avanzando su comercialización. No en vano, el último de los Corsa GSi se estrenó el año pasado, como cierre de la quinta generación.

Sea como fuere, los pedidos de este Opel Corsa GS Line ya están abiertos en nuestro mercado y su precio parte de los 22.300 euros sin descuentos aplicados. El GS Line sólo puede seleccionarse con el propulsor más potente de la familia del nuevo Corsa, el gasolina turboalimentado de 1.2 litros y 130 CV, y asociado al cambio automático de ocho velocidades.

Homenajeando al primer Corsa deportivo

Opel Corsa GS Line, acabado deportivo como homenaje al primer Corsa GSi

Los paralelismos entre aquel primer Corsa GSi y el Corsa GS Line se hacen patentes tanto a nivel de estética exterior como de habitáculo. Así, este acabado deportivo hace gala de una carrocería de tipo bitono, con el techo en color negro y el resto en el rojo chile que vestía el Corsa A GSi.

Además, como la primera versión deportiva del Corsa, incorpora asientos deportivos de serie y se distingue por añadir defensas de tipo sport, tanto en el frontal como en la zaga. De igual manera, el extra deportividad del Corsa GS Line viene de la mano de una doble salida de escape cromada, las llantas de diseño específico y los pedales deportivos en aluminio.

Opel Corsa GS Line, acabado deportivo como homenaje al primer Corsa GSi

Sin embargo, como es lógico, Opel no ha optado por lanzarlo al mercado con la variante gasolina de 1.2 litros y 100 CV, los mismos que ofrecía el A GSi, sino por su opción de mayor entrega: el también 1.2 litros turbo de aluminio con tres cilindros e inyección directa que eleva su potencia hasta los 130 CV, con un par máximo de 230 Nm.

En lo que toca a prestaciones, el Opel Corsa GS Line acelera de 0 a 100 km/h en 8,7 segundos y su velocidad máxima se fija en 208 km/h, por lo que mejora las del último Opel Corsa GSi estrenado a finales de 2018, que hacía el 0-100 en 8,9 segundos y fijaba su punta en 207 km/h. Hay que recordar que aquel Corsa GSi nacido en los años 80 hacía gala de una máxima de 188 km/h y aceleraba desde parado hasta los 100 km/h en 9,5 segundos.

La saga Corsa GSi: de 1988 a 2018

Opel Corsa GS Line, acabado deportivo como homenaje al primer Corsa GSi

El Opel Corsa A GSi, siglas que derivan de Gran Sport inyección, fue desvelado en 1988. La primera variante deportiva del Corsa equipaba un propulsor de 1.6 litros de inyección directa y 100 CV de potencia y paraba la báscula en los 820 kilos.

Para mejorar su dinámica sobre el asfalto respecto al Corsa convencional, Opel ajustó el chasis del utilitario, además de incorporar unos frenos de disco ventilados de mayores dimensiones en el eje delantero. Las suspensiones, también fueron retocadas, disponiendo de muelles más rígidos y con reglaje específico, a fin de que respondiera mejor en las curvas a velocidades más elevadas.

Opel Corsa Gsi
Opel Corsa Gsi

A nivel estético, más allá de su roja carrocería y de sus defensas de corte sport, incluyendo esa franja trasera en negro enmarcada por los faros, el Corsa A GSi montaba neumáticos más anchos sobre aquellas míticas llantas deportivas en metalizado claro que todos los que hemos nacido en los 80 recordamos.

El Corsa A GSi estuvo en producción cinco años, entre 1988 y 1993, y salieron de la línea de montaje un total de 10.000 unidades de aquella primera generación. Así, fue sustituido por el Corsa B GSi de 16 válvulas y 109 CV, para después pasar al Corsa C GSi de 125 CV.

En 2007 llegó la cuarta variante, que se estrenó en la turboalimentación con un propulsor de 1.6 litros y 150 CV, para después desembocar en el GSi renacido a finales de 2018, que se convertía en el quinto en discordia.

Mientras esperamos a que la tradición continúe en esta sexta generación, si es que lo hace, el acabado GS Line se convierte en un buen aperitivo para amenizar la espera. ¿Tendremos también en el menú un poderoso OPC? Parece que el río suena...

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir