Stellantis: Carlos Tavares no cerrará fábricas, pero avisa a los gobiernos para que decidan qué tipo de movilidad desean en el futuro

Stellantis: Carlos Tavares no cerrará fábricas, pero avisa a los gobiernos para que decidan qué tipo de movilidad desean en el futuro
11 comentarios

Carlos Tavares celebró ayer su primera rueda prensa como CEO del nuevo grupo Stellantis, nacido de la fusión entre el grupo PSA y el grupo Fiat Chrysler. En un escenario minimalista, de pie, delante de un decorado de mini-oficina compuesto por una estantería (cuyos libros versaban únicamente sobre Peugeot y Citroën), una pequeña lámpara y un monolito del Peugeot Design Lab, Carlos Tavares, vestido de gris, delineó este martes lo que será Stellantis.

El estilo del nuevo grupo es muy austero y lejos de la grandilocuencia que siempre caracterizó al antiguo grupo Fiat Chrysler. Además, todos los elementos de decoración son de origen PSA. Y en sí, ya es el primer mensaje de Tavares. La cosa se va a poner seria y quién manda en el grupo es la antigua PSA.

Stellantis el cuarto fabricante mundial de automóviles, según datos combinados de los dos antiguos grupos de 2019. Se trata un gran grupo con 14 marcas. El conjunto reunió a Abarth, Alfa Romeo, Chrysler, Citroën, Dodge, RAM, DS, Fiat, Jeep, Lancia, Maserati, Opel, Peugeot y Vauxhall.

Algunas fórmulas impactantes marcaron la rueda de prensa dada después de la primera cotización del nuevo grupo en Wall Street, Nueva York, al día siguiente de hacerlo en París y Milán.

Peugeot 3008

Y empezó por un pragmático "greater than bigger ", ser más grandes y mejores pero no más gordos, todo ello sin recortar las marcas ni la plantilla. Es decir, Stellantis, al igual que Renault, buscará ser más eficiente, aumentar los márgenes de beneficio de sus coches y no tener como meta fabricar el mayor número posible de coches, sino que sean rentables.

Los coches eléctricos podrían representar el 35% de las ventas en 2030.

De ahí que Carlos Tavares, por supuesto, quiera aprovechar las economías de escala que permite un grupo como Stellantis. Los 5.000 millones de euros de ahorro se obtendrán a través de estrategias de compra e inversión, el uso optimizado de motores y plataformas, la implementación de I+D, así como una atención constante a la eficiencia de la producción y a los equipos industriales. Es decir, la receta que aplicó PSA al tomar el control de Opel.

Y por supuesto, también se habló de coches eléctricos. Según Carlos Tavares, los coches eléctricos podrían representar el 35% de las ventas en 2030. También hay un aumento notable de la movilidad compartida (Stellantis está presente en el car sharing con Free2Move) al mismo tiempo que se debe mantener el desarrollo de los vehículos autónomos.

La importancia de la electrificación en el nuevo grupo

fiat 500e

Ya hay 29 vehículos electrificados (híbridos y eléctricos) en Stellantis. Habrá 10 más para finales de 2021. El objetivo es tener una versión electrificada de cada modelo que llegue al mercado. El grupo apunta a la neutralidad de carbono.

Y es que Tavares insiste en la importancia de controlar la huella de carbono de un automóvil durante todo su ciclo de vida, y no solo durante su uso. Advierte de las desagradables sorpresas del coche eléctrico, recordando que es empujado por los gobiernos. Aunque destaca que PSA cumple con la norma europea CAFE.

Hay una gran parte del valor añadido de un coche que no depende solo de su fabricación

Lo que nos lleva a otras declaraciones impactantes del nuevo CEO. Preguntado por el posible cierre de fábricas en Sudamérica, viendo el precedente reciente de Ford que cerró la puerta de sus instalaciones en Brasil de forma inmediata, Tavares explicó que si bien no tienen intención de cerrar, tampoco van a estar aguantando porque sí las trabas que se les puedan poner.

"Vamos a seguir asegurándonos que Latinoamérica tenga la suficiente autonomía para continuar operando. Pero los gobiernos deben decidir, ¿quieren tener una industria automotriz, sí o no? Estamos dispuestos a ofrecer una movilidad segura, limpia y accesible. Pero llega un momento en que los vientos contrarios son demasiado fuertes. Hay que entender que uno no puede ir superponiendo límites, trabas y normativas. Llega un punto en el que no se puede operar".
Alfa Romeo Cassino

En cualquier caso, Carlos Tavares aseguró que no hay cierre de fábricas previstos, ni en Sudamerica ni en Italia, donde las fábricas del antiguo grupo Fiat funcionan muy por debajo de su capacidad, como la de Alfa Romeo en Cassino.

Explicó que la rentabilidad de la empresa no se mide solo por los puestos de trabajo, que hay una gran parte del valor añadido de un coche que no depende solo de su fabricación. Por tanto, hay muchas palancas sobre las que actuar antes de eliminar puestos de trabajo. Es algo que ha conseguido con Opel y que querrá repetir con esta fusión.

Por otra parte, recordemos que el grupo tiene tres factorías en España, Figueruelas (Zaragoza), Vigo y Villaverde (Madrid) que dan trabajo directo a más de 15.000 personas. Entre las dos primeras suman una producción superior a los 900.000 vehículos al año, lo que las sitúan como uno de los puntos de referencia de Stellantis, que agrupa a 14 marcas con centros de producción en más de 30 países. En principio, ninguna de las tres fábricas corre peligro.

En Motorpasión | Probamos el Peugeot 508: un león con piel de berlina coupé que llega con hambre de A4, Clase C y Serie 3

Temas
Inicio