Compartir
Publicidad

Así es como Carlos Tavares consiguió que Opel fuese rentable en su primer año en la familia PSA

Así es como Carlos Tavares consiguió que Opel fuese rentable en su primer año en la familia PSA
55 Comentarios
Publicidad
Publicidad

General Motors vendió Opel al grupo PSA en 2017. Opel formó parte del gigante estadounidense durante 88 años, pero en prácticamente las dos últimas décadas GM no fue capaz de devolver Opel a la senda de la rentabilidad (y perdió 20.000 millones de dólares en el intento). Al final, en GM, tiraron la toalla para centrarse en Estados Unidos y China vendiendo Opel a PSA. Y en tan sólo un año, va PSA y consigue que Opel gane dinero. ¿Cómo lo han logrado?

Opel ganó 502 millones de Euros en la primera mitad de 2018 (los primeros beneficios de Opel desde 1999). Opel tiene ahora el mismo margen de beneficio que Volkswagen (la marca, no el grupo), la cual tiene el doble de cuota de mercado y sus ventas a nivel global son cinco veces superiores a las de Opel.

Carlos Tavares, el CEO del grupo PSA, consiguió apaciguar los sindicatos y vio la manera de poder fabricar a menor coste coches asequibles en uno de los países con los costes salariales más altos de Europa.

Fabrica Opel

Al igual que hizo en PSA al tomar las riendas del grupo francés, en Opel buscó primero apaciguar los empleados y los sindicatos al evitar cerrar fábricas nada más llegar. Lo que sí hizo es conseguir un acuerdo con la plantilla para pasar de 40 horas semanales de trabajo a 35 horas y eliminando 3.700 puestos de trabajo mediante incentivos para la baja voluntaria, reconversiones y prejubilaciones.

Tavares también redujo la producción de automóviles. En Russelsheim, por ejemplo, se pasó de 55 coches a la hora a 42 unidades a la hora. Las ventas de Opel han caído un 6,2 % en la primera mitad del año, pero en cambio decidió centrarse en los coches que el público sí compraba. Y es que el objetivo no es ser el que más vende, sino ganar dinero.

Simplificar los modelos

Otra de las razones es, evidentemente, la posibilidad de repartir el coste de un nuevo producto entre varias marcas ya que comparten mecánica, desarrollo, etc. Es el caso por ejemplo de los Opel Crossland X y Grandland X que utilizan ahora motorizaciones del grupo PSA y ya no de GM. (Es verdad que estos modelos fueron desarrollados en colaboración con PSA pero ese acuerdo era muy anterior a la compra).

Opel Grandland X

Al tomar posesión de Opel, Carlos Tavares y su equipo se pusieron a comparar los métodos de trabajo de Opel con los de Peugeot y Citroën. Descubrieron que había un exceso de referencias para un mismo elemento en un coche. Por ejemplo, el Opel Corsa podía equipar hasta 57 sistemas de infoentretenimiento diferentes y hasta 16 limpiaparabrisas diferentes, en función del nivel de equipamiento, del mercado, etc. Ahora lo han reducido a tan solo 10 posibles sistemas y nueve limpiaparabrisas. El ahorro en proveedores que supone para Opel es enorme.

Los retos de Tavares

En el automóvil, como en cualquier industria y empresa, el éxito no es solo de una persona, aunque ciertamente el capitán de la empresa determina la dirección en la que hay que ir. También hay que partir de una buena base. Sin menospreciar la labor de Tavares y su equipo, la realidad es que Opel iba por buen camino al tener los productos adecuados que el público deseaba, como el Opel Mokka X e incluso el Opel Insignia (tercera berlina más vendida de Europa), a los que se unieron pronto los Crossland X y Grandland X. De hecho, de agosto a diciembre de 2017 había perdido tan solo 179 millones de Euro, signo de que iban por buen camino.

Fabrica Opel 02

Sin embargo, tras esta primera victoria, Tavares deberá consolidar una empresa todavía muy frágil y dependiente del mercado europeo. Primero Opel debe mejorar su imagen, la cual fue descuidada en los últimos años por GM. También deben decidir qué van a hacer con Vauxhall. Al mismo tiempo PSA debe recuperar su retraso en el campo de los coches eléctricos, pues está muy por detrás de Renault-Nissan y Volkswagen.

El siguiente paso es terminar de crear sinergias entre Opel y las marcas francesas del grupo. El próximo Opel Corsa, cuya fabricación seguirá siendo en Figueruelas (Zaragoza) y en exclusiva para Europa, será el primer modelo fruto de la integración de Opel en PSA y compartirá plataforma, motores y numerosos elementos con modelos de Peugeot, Citroën y DS. Además, contará con versión 100 % eléctrica.

Por último, Carlos Tavares quiere que PSA vuelva a largo plazo a mercado estadounidense. Eso sí, todavía no se sabe con cual de las cuatro marcas se haría ese retorno a un mercado que Peugeot abandonó en 1991 vendiendo ese año algo más de 2.000 unidades del 405.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio