Ha vuelto a pasar: los robotaxis autónomos vuelven a rebelarse y paralizan San Francisco

Ha vuelto a pasar: los robotaxis autónomos vuelven a rebelarse y paralizan San Francisco
5 comentarios

Los conductores de San Francisco (California, EE.UU.) empiezan a estar hartos de los taxis autónomos de Cruise, perteneciente a General Motors. Hasta tres incidentes tuvieron lugar casi simultáneamente la semana pasada, todos con estos robotaxis quedándose parados y bloqueando ya fuera un carril o toda una calle.

Se suman a otros registrados desde que comenzaran a operar en esta ciudad californiana a finales del pasado mes de junio. Como una reunión improvisada hasta siete estos coches sin conductor impidiendo el paso en una calle.

De momento, son precisamente los taxis los únicos vehículos autónomos que ya son realidad en la vía pública, quedando aún lejos que este tipo de tecnología llegue al mercado particular por las muchas barreras que aún debe superar, siendo la principal la imprevisibilidad.

Hasta cuatro taxis varados

Un usuario de Reddit publicó un vídeo retratando a dos taxis de Cruise parados en medio de una vía, cerca de la intersección de la calle Sacramento con la calle Leavenworth el jueves 22 de septiembre por la noche.

Ambos con las luces de emergencia encendidas, obstruían la calle por completo, al ser de un solo carril. No está claro si el primero se detuvo por un problema técnico y el segundo simplemente hizo lo propio al cerrarle el paso "su compañero".

Otro taxi autónomo de la compañía hizo lo propio bloqueando parte de un carril de autobuses, quedándose a pocos centímetros de un autobús. También ocurrió el pasado jueves, sobre las 22:30 según recoge el medio SFGate. Una usuaria subió una foto de este episodio con el vehículo autónomo varado.

No fueron los únicos, un tercer taxi de Cruise también se quedó parado en otra calle estrecha bloqueándola. Lo grabó en vídeo Dan Thorn, reportero de KRON4 News, que lo publicó en su cuenta de Twitter, relatando que no había nadie en el coche, ni obviamente conductor pero tampoco pasajero. Por ello un autobús de transporte público tuvo que variar su ruta.

En este caso llama la atención además que el sistema de sonido del taxi autónomo estaba activado, con el volumen bastante alto, pues puede oírse en el vídeo pese a estar los cristales cerrados.

Thorn llamó al teléfono de asistencia que aparecía en el display del automóvil y el equipo de la compañía tardó 20 minutos en llegar para resolver la situación y mover el coche.

Pese a actualizar el software, la flota de Cruise sigue dando problemas

Varios taxis autónomos de Cruise bloqueando toda una calle

Según ha señalado un portavoz de la compañía a SFGate, que consultó a la empresa por los tres incidentes, las paradas se debieron a un problema técnico. En los tres casos los equipos de Cruise no se personaron para solventar el problema hasta pasados 20 minutos. Lo que supuso el bloqueo de dos calles al completo, y el de un carril bus.

El representante de la firma perteneciente a General Motors, explicó que cuando los robotaxis de Cruise detectan que no son capaces de avanzar con seguridad, se detienen y encienden las luces de emergencia. Justo lo que hicieron estos cuatro coches en total.

"Los ponemos de nuevo en funcionamiento de forma remota o los recogemos lo antes posible", señala.

Cruise tuvo que retirar hace no mucho hasta 80 de estos taxis autónomos para actualizar su software, tras un choque de uno de ellos contra otro coche y que se saldó con heridos.

Este incidente fue investigado por la National Highway Traffic Safety Administration (NHTSA), que alertó de que el software de los coches podría "predecir incorrectamente" la ruta de un vehículo. La compañía aseguró que tras la actualización el problema habría quedado resuelto.

Robotaxi autónomo de Cruise

El CEO de Cruise, Kyle Vogt, ha señalado que la apuesta de la firma es seguir manteniendo la supervisión humana de los taxis autónomos, pero de forma remota. A fin de cuentas, es rentable prescindir de conductores. No obstante, llama la atención que en al menos uno de estos casos fuera uno de los afectados el que tuviera que alertar a la compañía.

Cruise lleva operando solo tres meses (y únicamente de noche entre las 22:00 y las 6:00), pero no deja de registrar este tipo de incidentes, incluyendo una ocasión en el que uno de estos Chevrolet Bolt obstaculizó el paso a un camión de bomberos que acudía a solventar una emergencia.

En definitiva, estos casos ponen en entredicho la viabilidad de estos taxis autónomos. Y es que Cruise no es la única, también Waymo, la otra empresa que ofrece este servicio con coches autónomos precisamente en San Francisco, ha tenido que desatascar hasta 50 de sus coches colapsando una calle.

Temas