Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

¿Humo en el escape? Lo que el color nos revela de la avería

¿Humo en el escape? Lo que el color nos revela de la avería
1 comentario

Como decía aquel: Por el humo se sabe donde está… el fallo. Así es, analizando el color del humo que sale por el tubo de escape es posible detectar con tiempo posibles averías y de esta manera atajarlas antes de que sea demasiado tarde.

¿Por qué se produce humo?

Siempre que haya humo significa que se ha producido una combustión anterior o una aplicación de calor que provoca su evaporación. Sobre la combustión en los vehículos nos encontramos con tres puntos importantes a analizar: ¿Qué se quema?, ¿cómo se quema? y ¿qué tratamiento se hace de los residuos?

Cuanto más completa sea la combustión, las partículas y subproductos del escape en suspensión serán menores y menos nocivos

Estas serían las tres fases a tener en cuenta, en el primer caso, cuando hablamos de automoción nos referiremos a gasolina o gasoil, en principio a parte de las diferentes calidades y aditivos del combustible, esto puede ser igual para todos.

Las diferencias comienzan a partir del segundo punto, el paso de los años acarrea en los vehículos desgaste mecánico, averías o mal funcionamiento de algunos sistemas, tanto en la fase de combustión como en la fase de tratamiento de los gases de escape.

Cuando los sistemas empiezan a fallar, la combustión deja de ser perfecta, o al menos todo lo perfecta que el fabricante busca que sea, es cuando nos encontramos que el humo que sale por el tubo de escape es más espeso, azulado, blanco, negro, etc. Vamos a repasar cada uno de ellos y a que se puede deber.

El humo azul, problemas de aceite

Un humo azulado y con un olor muy desagradable es producido por combustión del aceite, este puede entrar en la cámara de combustión, una espacio que en los motores de cuatro tiempos está diseñado para quemar combustible con aire y no aceite, por lo tanto habrá productos que no se quemen y salgan por el tubo de escape.

En esta situación hay que examinar por donde entra el aceite a la cámara de combustión y por qué lo hace. La misión del aceite es la de lubricar todas las partes móviles del motor ya que la fricción entres ellas es inaceptable, por este motivo el circuito de aceite está sometido a presión. Por lo tanto el aceite se cuela por todos los sitios, y si encuentra holguras también.

Esas holguras se pueden encontrar en los propios pistones de los cilindros, cuyos segmentos no ajustan del todo, por la propia junta de culata o por las guías de las válvulas. También el uso de aceites con viscosidad inadecuada, demasiado baja, puede ser la causa del problema.

Humo Escape Traficoytransito A. Galdón: Imagen de elaboración propia

Holguras y aceites inadecuados principales causantes del humo azul

En función de cuando detectemos mayor densidad de humo azul podemos sospechar de diferentes partes del motor, si el humo es constante puede ser la junta de culata o la compresión de los pistones, si es al acelerar o al ralentí podríamos sospechar del turbo o si es cuando retenemos el motor las causas pueden estar en las guías de las válvulas.

Otro aspecto que puede influir en una mala lubricación del motor es circular frecuentemente a bajas revoluciones, además se propicia una mayor acumulación de carbonilla en elementos como la válvula EGR, el catalizador o el filtro de partículas, especialmente en los vehículos diésel.

Esto además puede conllevar problemas a la hora de pasar la ITV, inspecciones en las que el análisis de gases cobra más importancia año tras año.

Humo negro, mezcla rica

La mala combustión por un exceso de carburante está detrás del humo negro. La proporción de aire y combustible debe ser óptima, de no ser así vamos a tener problemas que notaremos en nuestra propia conducción como falta de potencia, el coche se ahoga, exceso de consumo o tirones.

humo negro escape

En algunos casos el humo negro se produce en casos puntuales, como cuando damos un fuerte acelerón debido que se inyecta una sobredosis de combustible por una necesidad inmediata de potencia, pero si la salida de humo negro se convierte en habitual, es un problema que hay que atajar cuanto antes.

Una proporción de combustible mayor provoca que parte del mismo no sea quemado correctamente, ese combustible sin quemar va a salir al exterior, esto se puede deber a varios factores.

La causa más común es la falta de aire, dependiendo del tipo de vehículo las causas son muy diversas, aunque puede deberse a filtro del aire sucio o a otros fallos en los componentes de la admisión.

Cuando la mezcla es demasiado rica se consume más combustible y se contamina más

Cuando la mezcla es demasiado rica se consume más combustible y se contamina más

En vehículos diesel en gran parte de las ocasiones el problema está en la válvula EGR que es la encargada de hacer recircular los gases de escape para que estos vuelvan a ser quemados en la cámara de combustión. Si esta válvula no cierra o abre cuando debe el gasóleo no se quemará por completo.

El problema también se puede deber a algún inyector que si no pulveriza de forma homogénea no se logra mezclar adecuadamente con el aire, produciendo que alguna parte del combustible no se queme.

Por último un elemento que también puede propiciar el humo negro es el propio caudalímetro, que es el elemento que determina la cantidad de combustible que se debe inyectar en cada momento, si este es “engañado” por alguna toma de aire no controlada en la admisión, ordenará introducir más combustible cuando no es necesario.

Humo blanco, del agua al ¡tocado y hundido!

El humo blanco, puede ser o poco preocupante o muy preocupante en función de cuándo y en qué circunstancias se produzca.

humo blanco escape

Tanto en motores diesel como en gasolina, el humo blanco es habitual al arrancar cuando el ambiente es frio ya que se expulsa vapor de agua y al contraste con la temperatura exterior se produce este humo por vapor. Normalmente va a desaparecer al poco tiempo.

Las reparaciones por problemas de junta de culata son muy costosas

En vehículos diesel, si esta salida de humo se prolonga demasiado podemos estar ante problemas relacionados con el sistema de inyección, o los problemas con los propios calentadores.

La causa más común y la que peores consecuencias puede tener si no se ataja a tiempo, es que el problema del humo blanco se deba a que está entrando refrigerante a los cilindros, y lo hace a través de la junta de culata o algo peor, una grieta en el bloque motor.

junta de culata rota

Esto es grave por muchos motivos, la avería puede dejarte tirado en cualquier sitio y la reparación es cara, por lo que al primer síntoma lo mejor es llevar el coche al taller, a medida que pasa el tiempo la avería y las consecuencias son peores.

Prevenir, mejor que curar

Como ya hemos comentado en anteriores ocasiones, el mantenimiento es vital para evitar males mayores, el estado de los componentes del vehículo y su comportamiento nos avisa a tiempo para atajar los problemas. Cuando ya es demasiado tarde nos encontramos con problemas, contratiempos y grandes facturas.

Imágenes | iStock: KatarzynaBialasiewicz; Smederevac; Stefan_Redel; Toa55;  

Publicidad

También te puede gustar

Inicio

Explora en nuestros medios