Compartir
Publicidad

Audi entona el 'mea culpa' y acepta pagar una multa de 800 millones de euros por el Dieselgate

Audi entona el 'mea culpa' y acepta pagar una multa de 800 millones de euros por el Dieselgate
10 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El caso Dieselgate sigue su curso. Audi estaba siendo investigada por supuesta manipulación de emisiones por la Fiscalía de Munich: en base a las pruebas recabadas, el órgano acaba de emitir una orden administrativa contra la marca de los cuatro aros, que se traduce en una multa de 800 millones de euros. Esta sanción económica vendría a sumarse a la ya impuesta para Volkswagen a principios de verano y que se cuantificaba en 1.000 millones de euros.

Audi ha emitido un comunicado asegurando que acepta la multa impuesta, por lo que reconoce su responsabilidad en el escándalo de las emisiones, admitiendo que la manipulación fue deliberada mediante la instalación de un dispositivo que permitía falsear las emisiones en varios de sus modelos de gasóleo. El fabricante de Ingolstadt, también asegura que no recurrirá la sanción.

Sanción millonaria

Media CO2 generalista superior a premium

En base a la legalidad alemana, Audi deberá abonar 5 millones de euros de multa máxima por negligencia y ofensas contra la normativa, mientras que los 795 millones restantes se pagarán en razón de restitución de los beneficios obtenidos. No obstante, pese a entonar el mea culpa, no se librará de las investigaciones: actualmente hasta 20 cargos de la marca alemana están siendo inspeccionados por la Fiscalía.

La investigación señalaba a Audi como el centro de la trama de manipulaciones del grupo automovilístico, en el que también se han visto afectadas marcas como la propia Volkswagen, así como Škoda y SEAT. En los últimos meses, la marca ha sufrido la llamada a revisión masiva (60.000 unidades), a instancias de la Oficina Federal de Vehículos a Motor (KBA), tras confirmarse la utilización de un software ilegal en la gestión del AdBlue en el motor de 3.0 litros V6 diésel (equipado por los modelos Audi A6 y Audi A7).

A ello se suma la solicitud de la KBA de cara a Porsche, con otras 60.000 unidades afectadas del Porsche Macan Diesel S y Porsche Cayenne S Diesel, por manipulación de emisiones en los motores V6 de litros y V8 de 4.2 litros que montan ambos modelos respectivamente. No hay que olvidar que estos motores fueron suministrados por Audi y que la marca de Stuttgart ya había demandado a la de Ingolstadt por ello hace un año.

El cuento de nunca acabar

CEO Audi

El caso Dieselgate, está lejos de recibir carpetazo. A las últimas llamadas a revisión, se sumaba este verano el encarcelamiento de Rupert Stadler, acusado de tener responsabilidad directa en la manipulación de los vehículos diésel de la marca, así como por la venta ilegal al contar estos modelos con valores de emisiones falsificados.

Stadler, que permanece en prisión preventiva por riesgo de ocultar pruebas y a esperas de que se resuelva la apelación, era cesado de forma definitiva a principios de este mes de octubre, aunque había sido suspendido de sus funciones cuando fue detenido el pasado junio, siendo relavado por Markus Duesmann, hasta la fecha directivo de BMW.

La multa millonaria impuesta a Audi, se suma a la sufrida por Volkswagen, dictada por la Fiscalía de Braunschweig y que ascendía a 1.000 millones de euros por comercializar 10,7 millones de vehículos diésel manipulados. Al igual que en este último caso, Volkswagen asume el pago de 5 millones de euros, mientras que los 995 restantes deberán devolverse de los beneficios generados. Ambas cuantías, en comparación con la multa que tuvo que asumir Volkswagen en EE.UU. (unos 4.100 millones de euros) siguen quedándose pequeñas.

Por otro lado, el Tribunal Federal de Detroit (Michigan, Estados Unidos) presentaba en mayo de 2018 cargos criminales contra Martin Winterkorn, ex CEO de Volkswagen y la primera cabeza en rodar tras destaparse el escándalo, aunque es de esperar que no acabe en prisión, ya que Alemania no extradita a sus ciudadanos a países que no pertenezcan a la UE. Así se han blindado otros ex directivos del grupo automovilístico, que permanecen en Alemania evitando comparecer ante los tribunales norteamericanos.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio