Un radar caza a 184 km/h a un conductor que se libra de la multa gracias a una violenta borrasca

Un radar caza a 184 km/h a un conductor que se libra de la multa gracias a una violenta borrasca
20 comentarios

Salvado por la tormenta: así podría resumir este automovilista el calvario que ha vivido durante este 2020. A principios de año, este conductor fue cazado por un radar fijo de la DGT circulando a 184 km/h por una zona limitada a 60 km/h por obras, un exceso de velocidad que lo enfrentaba a un posible delito contra la seguridad vial.

Pero un juez acaba archivar el caso y se ha librado tanto de la multa como de las penas por delito de tráfico. ¿El motivo? La lectura del radar había sido alternada a consecuencia de la borrasca Gloria.

Este ciclón extratropical de largo recorrido que se formó en el Atlántico y afectó también a España en enero de este año ha salvado a este conductor de quedarse sin carnet de conducir y de elevadas sanciones económicas.

Y es que, según recoge El Heraldo, cuando recibió la denuncia, defendió que jamás había circulado con su furgoneta a una velocidad semejante y que el radar debía estar estropeado. Este cinemómetro, ubicado en la N-232 en el punto kilométrico 293,8 y a la altura de Mallen (Zaragoza), considerado tramo peligroso por obras, hizo la pertinente foto a este vehículo tras detectarlo a una velocidad de 184 km/h.

La lluvia y la nieve afectaron la lectura del radar

Un radar caza a un conductor a 184 km/h pero se libra de la multa gracias a una violenta borrasca

Pero el conductor no iba a esa velocidad captada por el radar y así lo ha determinado el juez tras recibir un informe de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), que ha sido la prueba definitiva que ha demostrado que el dispositivo hizo una lectura incorrecta.

Pero empecemos por el principio. A priori, la fotografía y velocidad medida por un velocímetro es una prueba irrefutable. Lo primero que hizo este conductor es señalar que el radar podía estar estropeado, pero Tráfico comprobó que el dispositivo estaba en regla y que había pasado los controles pertinentes.

Poco recorrido veía en su causa, hasta que recordó que por aquellas fechas, 20 de enero de 2020, la tormenta Gloria pasó por tierras aragonesas, por lo que la región fue asolada por fuertes lluvias. Por ello, el automovilista señaló a su abogada que solicitara un informe de la Aemet.

Así, este organismo meteorológico confirmó que efectivamente, entre las 21:00 y 22:00 horas de aquel día, que fue cuando el radar emitió la pertinente denuncia, en esta zona estuvo lloviendo ininterrumpidamente e incluso llegó a nevar.

Radar Control De Velocidad Cartel

Con esto en la mano, el juzgado solicitó una nueva prueba pericial para comprobar si la lluvia y la nieve podría haber alterado la lectura del radar. Y así fue: el perito determinó, según puede leerse en el informe, que "la lluvia, la nieve y el granizo pudieron dispersar geométricamente la luz del láser del velocímetro y provocar un error de lectura".

Resuelto el misterio, se ratificó que el conductor no mentía cuando aseveraba no haber circulado a esa velocidad. Y de buena se ha librado: superar en más de 80 km/h la velocidad permitida en vía interurbana supone un delito contra el tráfico que acarrea penas de prisión de entre tres y seis meses, multas entre 6 meses y un año, realización de trabajos comunitarios y la retirada del carnet de conducir entre uno y cuatro años.

Y además, al superar los 131 km/h en una zona limitada a 60 km/h, está tipificado como infracción muy grave que se pena vía administrativa con una multa de 600 euros y la retirada de seis puntos.

A diferencia de otros casos de irresponsables al volante que gustan de exceder el límite de velocidad, como este conductor que se grabó sin pudor a 202 km/h (y lo publicó en Instagram) o este otro cazado a 216 km/h con un Ferrari en Cataluña, este automovilista no cometió delito alguno.

En Motorpasión | La DGT, a por todas con nuevos 'radares' y multas: cámaras de 50 imágenes por segundo para detectarlo todo

Temas
Comentarios cerrados
Inicio