Compartir
Publicidad
Cómo conducir con nieve o hielo de forma segura
Seguridad

Cómo conducir con nieve o hielo de forma segura

Publicidad
Publicidad

Todos los inviernos pasa lo mismo, un día viene el mal tiempo y nos pilla desprevenidos. Los consejos que se dan una y otra vez no siempre se recuerdan y a veces ocurren episodios desagradables que ocupan todas las portadas pero en realidad son perfectamente evitables. Por eso vamos a refrescaros de nuevo la memoria sobre conducción con nieve, sobre hielo o incluso ambas, que también es muy típico.

Las cosas comienzan a ponerse feas por debajo de 7ºC, cuando los neumáticos convencionales empiezan a perder sus prestaciones por el frío. Todos sabemos que en la Fórmula 1 la temperatura de la rueda es vital, pero no hace falta estar en competición, pues en carreteras públicas también influye y mucho en tu seguridad.

Nada nuevo bajo el sol

Sobre estas líneas, un programa de televisión de los años 70 que sólo los más veteranos de recordarán, 'La Segunda Oportunidad'. Lo que se puede ver en sus 10 minutos de duración no es que haya cambiado mucho en 35 años, quitando los coches más modernos, los teléfonos móviles y las pintas de la gente.

Los consejos de este programa siguen siendo válidos hoy día. Con la calzada fría ya hay que empezar a extremar las precauciones, de hecho, muchos coches avisan al conductor con un pitido si la temperatura es inferior a 4ºC. Sí, para eso sirve esa alerta. A 0ºC o menos, si hay mucha humedad o hubo precipitaciones, el riesgo es máximo.

E220d 4matic All Terrain Designo Hyacinth Red Metallic

Las autoridades, en previsión de nevadas o heladas, suelen esparcir sal, salmuera o productos equivalentes en la calzada. Es una forma efectiva de limitar la acumulación de nieve y la creación de placas de hielo pero también hace la calzada más resbaladiza. Empezar a conducir como si estuviese diluviando es una buena forma de empezar.

Usemos el neumático que usemos, a medida que baja la temperatura aumenta el riesgo. La meteorología combinada con la sal o la porquería que ya tiene el asfalto y crear un cóctel muy peligroso. Muchos conductores tienen en su historial un susto de los gordos relacionado con esta combinación.

Evaluación, anticipación y prevención contra la nieve y el hielo

Nissan Ice Driving Experience Laponia Motorpasion

Una vez que las cosas han empezado a complicarse, si la carretera empieza a acumular nieve hay que extremar las precauciones. Hay que reducir en la medida de lo posible el uso del cambio de marchas, utilizar marchas largas, sacar el calcetín de terciopelo para el pie derecho y en los modelos automáticos darle al botón "Snow" o "Winter" (si lo tiene), que suaviza los programas. Cuanto más larga sea la marcha, menos fuerza hacen las ruedas y habrá menos riesgo de pérdida de adherencia.

La utilización del pedal de freno debe hacerse como si no tuviésemos ABS instalado, sin pisarlo a fondo y dosificándolo prudentemente, con suavidad y si es posible usando el freno motor en lugar del equipo de frenos convencional. Es importante por tanto maximizar las distancias de seguridad por encima de lo que lo haríamos normalmente, el coche no va a frenar igual, ni con la misma precisión y en caso de pérdida de agarre necesitamos espacio para corregir la situación.

Lamborghini Miura

También hay que ser mucho más cuidadosos con el uso del volante, evitando los golpes de dirección y la conducción agresiva. Ni siquiera hace falta una conducción errática para recibir una sobredosis de subviraje sobre asfalto deslizante, por lo que los movimientos deben ser tan sutiles como si en el maletero llevásemos dinamita.

El peor enemigo que tenemos en invierno, por encima de la nieve, es el hielo, que es tan resbaladizo como el aceite y puede significar pérdida de control total, llevemos las ayudas electrónicas que llevemos. Salvo que sea imprescindible (casi nunca), no quitaremos las ayudas electrónicas, tienen su efectividad aunque los neumáticos agarren mucho menos y pueden ser la diferencia entre una situación complicada y otra mucho peor.

Podemos encontrar hielo escondido bajo la nieve o en zonas donde no da el sol en los cortos días de invierno. Si hay agua, menos de 4ºC y sombra, puede haber hielo. Es fácil encontrarlo agazapado en la capa inferior de la nieve si no se ha retirado ésta durante un periodo largo de tiempo o si se ha convertido (práctica o totalmente) en hielo a base de pisarla.

Lo mejor que podemos hacer frente al hielo es mantener la calma y no tratar de cambiar la situación con decisiones de último momento. La prevención es la mejor manera de combatir las placas de hielo y, en caso de encontrarnos con una, ya deberíamos haber reducido la velocidad sensiblemente y aumentar la distancia de seguridad para que, si perdemos el control, podamos detener el vehículo en la distancia que sea necesaria.

Cadenas y neumáticos de invierno son los grandes aliados en invierno

Hielo Coche 3

En el caso de tener una capa de nieve respetable, recibir el aviso de obligación de uso de cadenas por parte de las autoridades o encontrarnos en una situación complicada (además de nieve, hielo o incluso barro si se diera el caso) habrá que usar las famosas cadenas o cualquiera de sus alternativas homologadas.

No llevarlas siendo obligatorio su uso nos pueden multar si nos quedamos tirados y no llevamos contramedidas, y además con razón. Aquello de "nadie me avisó de que tenía que llevarlas" no nos sirve. Ocupan poco en el maletero, son más fáciles de poner de lo que te imaginas y te pueden salvar de quedarte atrapado en medio de ninguna parte en pleno invierno durante horas.

Experiencia Nissan en Laponia: patinando sobre hielo

¿Y si han cortado una carretera y tú llevas cadenas? Bueno, eso significa que la vía está totalmente impracticable, ya sea porque el manto de nieve imposibilita el avance de los vehículos, por que hay placas de hielo muy peligrosas, porque hay coches atrapados y hasta que no se retiren es mejor no seguir empeorando el problema o por cualquier otra situación. ¿Opciones? Tres: buscar una alternativa, esperar o darte la vuelta.

Además de las cadenas tenemos la opción de utilizar neumáticos de invierno, que son ruedas diseñadas especialmente para mejorar el agarre y la evacuación de agua (o nieve) además de contar con compuestos que no reducen sus prestaciones con temperaturas próximas o inferiores a 0ºC. Se identifican con las siglas M+S en su flanco (nieve y barro por sus siglas en inglés) y sustituyen a las cadenas.

En el vídeo superior podemos ver las dificultades que un conductor cualquiera se puede encontrar conduciendo con neumáticos de verano sobre no demasiada nieve. El coche es muy difícil de detener y acelerar en primera sin tacto se vuelve un calvario con el que apenas se avanza.

Los neumáticos de invierno, al menos hasta que hay un par de dedos de nieve, se asemejan a conducir con lluvia con neumáticos de verano. La carretera no agarra igual y lo sabemos, y ampliamos las precauciones. Lo que no se tiene es esa sensación constante de ir vendidos.

Con neumáticos de invierno cualquier coche mejora sus capacidades de agarre sobre condiciones complicadas. Donde el mismo coche con neumáticos convencionales estaría luchando por encontrar el agarre, los M+S logran mantener la compostura y salir airosos.

Subaru Snow Drive 2016

Además de traccionar mejor a la hora de avanzar, los neumáticos de invierno logran ser mucho más efectivos frenando, manteniendo el coche en el sitio y conservando la estabilidad en las curvas. Ojo, no hacen maravillas. Esto no quiere decir que podamos conducir a lo loco sobre carreteras nevadas si llevamos neumáticos específicos, pero sí que ayudan a pasar el mal trago y además no pasaremos el trance de tener que parar a instalar las cadenas en pleno temporal.

Otras de sus ventajas es que a diferencia de las cadenas no veremos limitada la velocidad a la que podemos circular en condiciones normales (50 km/h con cadenas), no sufren daños por conducir con ellos sobre asfalto seco y tendremos la tranquilidad constante de que estaremos más seguros en caso de una complicación repentina de la meteorología.

Otros consejos para conducir en invierno

Al margen de la opción que utilicemos para las ruedas y de lo bien equipados que vaya nuestro coche, en invierno siempre es recomendable llevar ropa de abrigo en el coche, mantas, el depósito a tope, algo de comida (aunque sean barritas de muesli en la guantera), agua, batería en el teléfono y cargador por si las cosas se ponen feas. Recuerda aquello de que es mejor no tener que echar nada en falta.

Las bajas temperaturas también ponen en jaque las baterías, especialmente si tienen ya uso, lo que unido a un exceso de trabajo si al coche le cuesta más arrancar con frío se puede convertir en que una mañana el coche no consiga encenderse. Comprobar el estado de carga, abrigar el compartimento de la batería y tener un cargador en casa para enchufar la batería para tenerla lo más a tope posible son buenas ideas.

El estado de los neumáticos también es muy importante. Si la profundidad mínima importa en seco, en invierno lo aconsejable es que el dibujo de los neumáticos tenga al menos 4 mm para poder hacer bien su trabajo, ya sean de invierno o de verano, no importa. Además deberemos comprobar que no tengan un desgaste irregular, lo que denota una mala pisada de las ruedas.

Consejos Invierno Coche 1

A la hora de dejar el coche aparcado, no hay que echar el freno de mano al máximo porque si cae mucho la temperatura y se congela costará horrores quitarlo. Podemos ayudarnos de dejar una marcha engranada para mayor seguridad. Los limpiaparabrisas también pueden quedarse congelados, mejor dejarlos desplegados o separados de la luna con un cartón o una manta gorda, así aprovechamos y no nos tocará tener que rascar la luna.

En la era de la información no hay excusa, los días complicados hay que consultar el estado de las carreteras, ver vídeos de cómo se ponen cadenas y coger el gran olvidado: el manual de instrucciones del coche. Y por último pero no menos importante, si tienes la posibilidad de no coger el coche, igual es mejor que no lo hagas.

En Espacio Toyota | Vídeo: Cómo conducir en la nieve
En Circula Seguro | Conducir en invierno
En Motorpasión | Neumáticos de invierno: más seguridad en tu coche

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos