Compartir
Publicidad

La Segunda Oportunidad y el culto a la seguridad vial

La Segunda Oportunidad y el culto a la seguridad vial
Guardar
29 Comentarios
Publicidad
Publicidad

A los nacidos en los años 80 esta serie puede que ni les suene, pues se emitió entre 1977 y 1978. Cuando era un crío y estaba husmeando entre algunas cintas VHS de mi abuelo, descubrí este tesoro, la primera serie sobre seguridad vial que se hizo en España y que fue un mito de la época.

Me la he visto varias veces, y no me he cansado aún de ella. Os contaré su historia, además podréis ver unas fotografías que seguramente son inéditas y a que más de uno le va hacer saltar la lagrimita.

“La Segunda Oportunidad” puede compararse al trabajo de Félix Rodríguez de la Fuente en “El hombre y la Tierra”, pero en vez de biología es sobre automoción, enfocado a la seguridad vial, algo desconocido casi en su totalidad por la sociedad de aquellos años, y también gente de la actualidad desgraciadamente.

Antecedentes

En los años 70 un periodista poco conocido llamado Paco Costas trabajó en una pequeña sección del programa de Tito Cervera Tico Medina llamado “Todo es posible en domingo”, y después dirigió y presentó “Cuatro tiempos”, un semanal en blanco y negro que versaba sobre motor. Fue una especie de “Más que coches” en aquellos años: pruebas, seguridad, mantenimiento…

Costas además tenía por entonces un concesionario de SEAT en Ávila, y un día vino a visitarle un tal Alain Petit, que necesitaba una ayudita publicitaria para su espectáculo. Este cascadeur francés se dedicaba destruir coches contra muros, saltos imposibles, incendios… siempre embutido en su traje y con un casco.

La labor del programa “Cuatro tiempos” no era nada arriesgada, pero con semejante sujeto se podía conseguir algo realmente grande. Se juntó con Fernando Navarrete y Tomás Zardoya y pensaron en hacer un programa sobre automóvil totalmente revolucionario. Con la idea y un especialista loco movieron hilos para empezar la serie.

Querían contar la realidad sobre los accidentes de tráfico, una plaga en aquellos años, con muchos menos coches que ahora y unas carencias en seguridad tremendas, no menores que las de los españoles de la transición democrática.

Accidente de Culpable, el hombre

Se hizo en primer lugar un programa piloto llamado “Culpable, el hombre”, de 30 minutos y emitido en televisión en hora de máxima audiencia. Tenía más accidentes que las películas de acción de entonces. Fue un rotundo éxito.

La serie

El hombre es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra. De todas formas, qué bueno sería contar en ocasiones con una segunda oportunidad.

La cabecera de la serie, que comenzaba con esas palabras, es inolvidable. Se empleó un Daimler XJ Mk. I automático de procedencia británica que por motivos administrativos no se podía utilizar. Guiado por un cable de acero bien tenso, cogió carrerilla sin conductor hasta unos 135-145 km/h, cuando impactó contra una piedra de unas 20 toneladas. El coche quedó literalmente hecho un amasijo de hierros.

Accidente de la Segunda Oportunidad

La serie constaba de capítulos de unos 10 minutos que seguían una estructura común: presentación, accidente, segunda oportunidad y conclusión. En los créditos solían verse tomas falsas, algunas impactantes, otras incluso hilarantes.

Después de hacer llegar al espectador un aspecto concreto de la seguridad vial, se veía un accidente rodado en múltiples ángulos. Una vez consumada la catástrofe, se le concedía al protagonista una segunda oportunidad, que consistía en reproducir el accidente en cámara inversa, como un Edición > Deshacer. Hecho esto, se explicaba cómo había que hacer las cosas.

Los consejos que salían en la serie hoy día nos parecen de perogrullo y sentido común, y a más de uno le extrañará que apenas haya referencia alguna al cinturón de seguridad, los límites legales de velocidad o el alcohol. Había que empezar por los cimientos y hacer llegar al español medio lo evidente y que puede no parecerlo, como no frenar violentamente en una curva, anticiparse o mantener su vehículo.

Equipo de la Segunda Oportunidad

No se puede hablar de esta serie sin mencionar al equipo que formó parte de ella, entre los cuales hay que hacer una mención especial a Julio Mengod, el compositor de la banda sonora, o a Reyes Abades, el encargado de los efectos especiales. Se llegó a recurrir a dinamita, cócteles Molotov o serruchos.

En varios capítulos Alain Petit estuvo a punto de matarse, pero era parte de su trabajo. En otros episodios no fue posible su presencia por motivos de seguridad y le reemplazaron muñecos que sufrieron un cruento destino. La colaboración con la Guardia Civil y ADA fue imprescindible para poder rodar.

La serie consta de 30 capítulos: “Culpable, el hombre”, presentación, 24 capítulos, resumen, “Culpable, la sociedad”, “Culpable, la máquina” y “Culpable, el medio”. Este último nunca fue emitido y desapareció de los archivos de TVE sin dejar rastro. ¿Por qué sucedió esto? Ponía en evidencia, entre otras cosas, los pasos a nivel sin barreras.

Paco Costas y Alain Petit

Para ello, embistieron con una locomotora diesel de 110 toneladas a un SEAT familiar en una vía muerta. El impacto fue a unos 60-70 km/h y arrastró al vehículo unos 700 metros. Es una pena, pues fue el capítulo más espectacular y de hecho el más caro de la serie: 7 millones de pesetas de la época. No se sabe quién hizo desaparecer el rollo de 35 milímetros ya montado.

En total la serie costó aproximadamente unos 55 millones de pesetas y se dejó de rodar por ser “un derroche económico” según los responsables superiores al triunvirato formado por Costas, Navarrete y Zardoya. Se emitió en horario de máxima audiencia, después del telediario 2ª edición, a razón de uno por semana cada viernes.

Tras su emisión se publicó un libro con el mismo nombre, que en pocas páginas contaba anécdotas sobre el rodaje, seguridad vial e incluso una crónica de un viaje a Japón, la cúspide de la civilización moderna. La fotografía de dos Dodge Barreiros envueltos en llamas ilustraba la portada.

Accidente de la Segunda Oportunidad

Esta serie es poco recomendable para los amantes de los clásicos, ya que verán una auténtica ración de Dolorpasión™. Las víctimas de la serie fueron entre otros SEAT 600, Dyane 6, Renault 4, Dodge Barreriros, Peugeot 404 Coupé, Citroën DS, SEAT Sport Coupé... El gasto en coches fue una de las causas del alto gasto que supuso la serie.

A día de hoy…

“La Segunda Oportunidad” fue un rotundo éxito en España y fuera de sus fronteras, ganando numerosos premios y repuesta numerosas veces en televisión. La serie permeció semiolvidada hasta que en 2006 ayudé a Paco a subir la serie a Youtube progresivamente, único medio de verla actualmente. Aún faltan por subir el resumen final y los cuatro especiales “Culpable, el …”.

Televisión Española (TVE) está comenzando un paulatino proceso de digitalización de series míticas de la casa, entre las cuales espero no se olviden de esta magnífica serie. Tan pronto como esté disponible os lo haremos saber. Hay una cosa que no ha cambiado desde 1977: los coches evolucionarán mucho, pero jamás tendremos esa segunda oportunidad.

Fotografía | Archivo de Paco Costas
Vídeo | La Segunda Oportunidad (cabecera, presentación y 24 capítulos)
En Motorpasión | La Segunda Oportunidad: un programa clásico de TVE

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos