Compartir
Publicidad

Humanos contra coche autónomo: un vehículo Waymo intenta incorporarse a una autopista y acaba desistiendo

Humanos contra coche autónomo: un vehículo Waymo intenta incorporarse a una autopista y acaba desistiendo
49 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Un vídeo publicado por un usuario de Twitter ha evidenciado el gran problema al que se enfrentan las máquinas: adaptar su conducción automatizada a la de los humanos. En él podemos ver cómo un coche Waymo autónomo intenta incorporarse a una autopista pero acaba desistiendo. Nadie le facilita la incorporación.

La prueba de fuego: la impredecibilidad humana

La experiencia en el campo de la convivencia de los coches autónomos y los conductores humanos no está resultando precisamente alentadora. A los recientes accidentes mortales en los que Tesla y Uber se han visto involucrados hay que añadir una larga lista de encontronazos con conductores humanos. ¿Veredicto? La culpa la tenemos nosotros.

En el vídeo se pueden observar dos tímidos intentos por parte del vehículo autónomo de Google; pone el intermitente para incorporarse, y probablemente el sistema pondera dos variables para proceder a la maniobra:

  1. Recursos disponibles. En este caso, la longitud del carril.
  2. Gestión del tráfico.

En este caso, ni la longitud del carril ni la gestión del tráfico presentan escenarios fáciles; de hecho, ningún vehículo le facilita la maniobra. Así que sigue su camino.

Es cierto que el coche circulaba por un carril de trenzado (salida de la vía y entrada a la misma, combinadas en un solo carril), y eso facilita una escapatoria en caso de que el coche autónomo no se pueda incorporar. Pero ¿qué hubiera pasado si esto llega a suceder en un carril de aceleración?

Este tipo de maniobra, una incorporación a vía rápida, representa uno de los mayores retos para la tecnología autónoma por la dificultad de calcular distancias a esas velocidades y sobre todo, el comportamiento impredecible de las personas al volante.

uber

La mayoría de accidentes en los que la conducción autónoma se ha visto implicada con coches 'tradicionales' ha sido por no saber anticipar maniobras imperfectas. De hecho, compañías como Cruise Automation de General Motors o Waymo LLC están trabajando para sus vehículos conduzcan de manera más humana. Es decir, más imperfecta.

Y es que los coches autónomos hacen cosas tan locas como pararse por completo en las señales de Stop y conducir sin sobrepasar los límites de velocidad, y esto nos pone de los nervios. Los desarrolladores tienen ahora el objetivo de suavizar esa interacción, y que las máquinas conduzcan de manera más humana y, probablemente, más agresiva.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio