Compartir
Publicidad
Publicidad

La flota de vehículos autónomos de General Motors ya lleva 13 accidentes en 2017, y la culpa es nuestra

La flota de vehículos autónomos de General Motors ya lleva 13 accidentes en 2017, y la culpa es nuestra
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace cosa de tres meses, General Motors anunció que su flota de prototipos de Chevrolet Bolt EV equipados con tecnología autónoma ya estaba lista para rodar por Estados Unidos (San Francisco, Scottsdale y Detroit). No, no conducirían solos pues precisarían de un conductor sentando tras el volante durante las pruebas. Y menos mal.

El gigante de Detroit ha dejado caer a las autoridades Californianas, donde su flota de vehículos autónomos se ha doblado, que sus coches se vieron envueltos en nada menos que seis accidentes en septiembre, 13 en lo que va de año. Según Reuters, los accidentes (sin gravedad) los provocaron otros conductores; en el caso de San Francisco, un ciclista ebrio se llevó uno de los sensores al golpearse con el Chevy Bolt.

Los límites de la conducción autónoma son humanos

Chevy Bolt

El eterno debate de la conducción autónoma materializa miedos que parecen irracionales, pero que no lo son. Los fabricantes tienen prisa por establecer el año en el que los coches no precisen ni de volante ni de cinturones de seguridad, porque las infraestructuras estarán tan adaptadas a la tecnología autónoma que los accidentes serán cosa del pasado.

El problema está en que la tecnología autónoma aún se enfrenta a una barrera tecnológica y además social, evidenciando que aún no pueden convivir con el resto de vehículos. Lo vimos con Uber y sus aparatosos accidentes en Arizona, sin mencionar la primera víctima mortal a los mandos de un Tesla Model S.

uber

En el caso del accidente de Uber en Arizona con un Volvo CX90, la policía concluyó que la culpa había sido del otro vehículo implicado. En el caso del accidente mortal el pasado mayo de 2016 con un Model S, la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte de los Estados Unidos (NTBS) determinó que el conductor, que llevaba activado el Piloto Automático, presentó una gran incapacidad de reacción.

En el informe se recalcó una "excesiva dependencia en la automatización", sin olvidar que las limitaciones operativas del Model S desempeñaron un "papel importante".

tesla

En el caso de General Motors que nos acontece, los 13 accidentes que ha sufrido su flota de vehículos autónomos en 2017 no han sido graves ni los conductores involucrados han sufrido daños serios. La mayoría de los incidentes tuvieron que ver con la falta de atención del resto de usuarios de la vía:

  • Ford Ranger, semáforo en rojo, conductor hablando por el móvil. Resultado: colisión con la parte trasera de un Chevrolet Bolt.

  • San Francisco, un ciclista ebrio se dirige en dirección contraria hacia un Chevrolet Bolt. Resultado: el conductor trata de esquivarlo pero el ciclista acaba volando sobre el capó, sin acabar herido de gravedad, y llevándose uno de los sensores por delante.

Boltev Orion Assembly 2

Y así una larga lista en la que la mayoría de incidentes menores han sido con otros peatones, en semáforos o señales de Stop.

General Motors, que invirtó 1.000 millones de dólares en la compra de una start-up llamada Cruise Automation para desarrollar su tecnología autónoma, ha incrementado su flota en California de 40 a 100. Lo que implica que, cuantos más vehículos de pruebas haya circulando, más accidentes se reportarán.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos