Publicidad

Probamos la Ford Ranger Raptor: una salvaje pick-up que puede con todo y está pensada para off-road a gran velocidad
Pruebas de coches

Probamos la Ford Ranger Raptor: una salvaje pick-up que puede con todo y está pensada para off-road a gran velocidad

Publicidad

Publicidad

Con cientos de miles de ejemplares vendidos anualmente en Estados Unidos de su familia F-Series, algo sabe Ford de fabricar pick-ups, y aunque es cierto que en Europa la oferta se limita únicamente al Ford Ranger, ahora hay una nueva versión de Ford Performance que resulta muy interesante.

Hablamos del nuevo Ford Ranger Raptor, la versión más robusta, resistente y de mayor rendimiento de la gama de esta pick-up europea. Lo mejor de todo es su puesta a punto y una suspensión ideada para aguantar lo que se le ponga por delante. Nosotros acabamos de probar el modelo en Marruecos, dentro y fuera del asfalto, y te contamos todos los detalles.

Una década después del lanzamiento de la brutal Ford F-150 Raptor en Estados Unidos, con un enorme motor V8 en su primera generación y después ya con el actual V6 Ecoboost, llega la hermana pequeña desarrollada en Australia y pensada casi como una pick-up de competición al estilo Baja.

Ford Ranger Raptor, toma de contacto
Ford Ranger Raptor, toma de contacto

Estamos ante una bestia que, a pesar de ser la pick-up "pequeña" de Ford, mide 5,37 metros de largo, 2,03 metros de ancho y 1,87 metros de altura. Además, pesa la friolera de 2.510 kilogramos y anuncia una capacidad de remolque de hasta 2.500 kilogramos. Así pues, mide 4,4 cm más que una Ranger convencional y, sobre todo, es casi 17 centímetros más ancha.

La Ranger más bestia de la oferta

En este caso el motor es una opción mucho más coherente para el mercado europeo, es decir, un 2.0 litros EcoBlue biturbo diésel de cuatro cilindros que también se ofrece en otras versiones del Ranger, con 213 CV de potencia, un par motor máximo de 500 Nm y asociado a la caja automática de diez velocidades de la casa. ¿Suficiente? Ahora veremos.

Lo que sin duda es lo más interesante de este Raptor es la serie de cambios que ha llevado a cabo Ford Performance para hacerlo extremadamente capaz fuera del asfalto, como su bastidor de largueros y travesaños reforzado mediante aceros de alta resistencia o una suspensión de altos vuelos. Todo ello "heavy duty", según Ford.

Ford Ranger Raptor, toma de contacto
Ford Ranger Raptor, toma de contacto

Hablamos de nuevos brazos de aluminio para la suspensión delantera o un esquema de eje rígido trasero de muelles con timonería o paralelogramo de Watt, cuya función es limitar al máximo los movimientos laterales. Ahora la Ranger Raptor tiene unas vías ensanchadas en 15 centímetros (1,71 metros en ambos ejes) y la altura de la carrocería es 5,1 centímetros mayor que en un Ranger normal.

Los nuevos amortiguadores (de 6,35 cm de diámetro) firmados por el especialista Fox Racing (como en la F-150 Raptor) son de amortiguación variable en función de su posición, lo que facilita efectividad -duros cerca de los topes- y también comodidad sobre asfalto. Los delanteros tienen un 32 % más de recorrido y los traseros un 18 % más. Estos últimos, además, tienen botella separada.

Las llantas de 17 pulgadas lucen un diseño también interesante, van pintadas de negro y calzan neumáticos BFGoodrich All-Terrain T/A KO2 en dimensiones 285/70 R17, desarrollados específicamente para este Ranger Raptor y muy capaces sobre tierra, barro, arena o nieve. En cuanto a los frenos, recurre a discos ventilados de 332 mm en ambos ejes y pinzas de dos pistones delante y uno detrás.

Ford Ranger Raptor, toma de contacto
Ford Ranger Raptor, toma de contacto

Las protecciones exteriores y de bajos no son mera estética. El cubrecárter, por ejemplo, es de acero y tiene un grosor de 2,3 milímetros (un 60 % más que en el modelo de serie) para mantener a salvo componentes clave del vehículo. El motor y la caja de transferencia también tienen sus propias cubiertas protectoras.

El Ford Ranger Raptor anuncia una altura libre al suelo de 28,3 centímetros, así como una capacidad de vadeo de 85 centímetros. En cuanto a cotas todoterreno, su ángulo de ataque es de 32,5 grados, y tanto el ventral como el de salida son de 24 grados.

A diferencia de todoterrenos puros como el Merceces-Benz Clase G o el Toyota Land Cruiser, esta Ranger Raptor no tiene tres diferenciales bloqueables, sino únicamente uno, en el eje posterior, y no cuenta con diferencial central. Su sistema de tracción total es conectable manualmente (2H, 4H y 4L) e indicado para uso todoterreno, pero no en carretera.

Ford Ranger Raptor, toma de contacto
Ford Ranger Raptor, toma de contacto

Dunas, arena, piedras... y asfalto

Hay que reconocer que hace falta ver esta bestia en vivo para darse cuenta de su tamaño y lo imponente de su diseño. Nada más aterrizar en Esauira, Marruecos, nos espera una flota de Ranger Raptor en colores azul Performance y gris Conquer. Lo primero que nos choca es la altura del bicho y, sobre todo, su anchura. Es realmente muy, muy ancho. Y atractivo a partes iguales.

El habitáculo cuenta con asientos de cuero y ante con bordados Raptor que resultan bastante cómodos y sujetan bien el cuerpo, un volante Raptor con marca central de color rojo e incluso gráficos específicos para el cuadro de instrumentos. Las levas, por ejemplo, tienen un gran aspecto, son de material metálico y su tacto es también bastante bueno.

Una vez en marcha llama la atención la elevada posición de conducción y la buena visibilidad que facilita estar tan alto sobre la carretera. Como es lógico, el comportamiento de esta Raptor es acorde a su tamaño y peso. La dirección tiene cierta holgura pero tiene algo de peso, y aunque la carrocería balancea bastante, resulta agradable de conducir en carretera y se deja llevar a ritmo alegre.

Ford Ranger Raptor, toma de contacto
Ford Ranger Raptor, toma de contacto

El motor 2.0 litros biturbo no es ninguna fiesta, pero cumple con su cometido, mientras que el cambio de diez velocidades, cómodo y rápido, resulta ideal en este coche. El cuatro cilindros ofrece más par que el anterior 3.2 TDCi y, aunque la aceleración que permite para el Raptor no es fulgurante (0-100 km/h en 10,2 segundos), es lo suficientemente buena como para que el coche se mueva con soltura, a pesar de sus 2,5 toneladas. No es tan bestia como la F-150 Raptor, pero enamora igual.

Este bloque turbodiésel homologa un consumo medio de combustible de 8,9 litros a los cien kilómetros, si bien es complicado bajarlo de 10 u 11 litros en una conducción sosegada por carreteras secundarias. Ahora quizá tiene más sentido este modelo que una F-150 Raptor con motor V6 de gasolina, ¿verdad? En cualquier caso, y a pesar de utilizar el equipo de audio para mejorar el sonido interior, el bloque suena bastante bien para ser un diésel; bronco y grave.

La suspensión se merienda las irregularidades de tal manera que desde el interior apenas se nota cuando sacamos dos ruedas por la cuneta de tierra. Y una vez fuera del asfalto, la sensación es muy parecida. A velocidades bajas o afrontando tramos pedregosos, no hay diferencia con respecto a un todoterreno convencional, pero a medida que ganamos velocidad, la cosa cambia.

Ford Ranger Raptor, toma de contacto
Ford Ranger Raptor, toma de contacto

Es en caminos rápidos o en una playa de arena donde esta Ranger Raptor brilla con más fuerza. Buena capacidad de tracción, una suspensión que puede con todo (llegamos incluso a levantar las cuatro ruedas del suelo, con un aterrizaje sorprendentemente suave), neumáticos aptos para este tipo de terrenos, etc... Sorprende mucho cómo despacha el coche todo tipo de piedras y baches sobre caminos bastante rotos sin demasiado problema.

El llamado Terrain Management cuenta con seis programas de conducción (Normal, Sport, Grass/Gravel/Snow, Sand/Mud, Rocks y Baja), seleccionables a través de los mandos del volante, algunos indicados para carretera y otros para diferentes tipos de terrenos. Quizá el más interesante sea el llamado Baja, en honor a la mítica carrera mexicana Baja 1000 y pensado para conducción off-road a gran velocidad.

Así pues, esta Ford Ranger Raptor es una pick-up que va pidiendo guerra y que te invita a ir más y más rápido fuera del asfalto. No se nos ocurre ningún otro modelo del mercado que tenga este mismo enfoque. Aunque sí hay todoterrenos más capaces, no hay ninguna propuesta tan bestia ni tampoco pensada como una versión Baja, con la velocidad en mente y dispuesta a soportar todo el castigo necesario.

Ford Ranger Raptor, toma de contacto
Ford Ranger Raptor, toma de contacto

Ahora bien, todo esto tiene un precio, y la Ranger Raptor no es precisamente barata en nuestro mercado. Su precio es de 63.050 euros, impuesto de matriculación incluido (14,75 %), más del doble que una Ranger Wildtrak básica, que es el tope de gama de la oferta convencional.

Y, ¿qué más incluye por ese precio? Pues desde sistema multimedia SYNC3 o pantalla táctil de 8 pulgadas, hasta cámara de marcha atrás, acceso y arranque sin llave, faros Xenón y pilotos LED, climatizador dual, asistente de mantenimiento de carril, control de crucero, reconocimiento de señales, frenada automática de emergencia, asistente de descenso, etc...

Los gastos asociados a esta toma de contacto han sido asumidos por la marca. Para más información, consulta nuestra guía de relaciones con empresas.
Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir