Compartir
Publicidad
Publicidad
¿Es el SEAT León Cupra el mejor compacto deportivo? Lo probamos
Pruebas de coches

¿Es el SEAT León Cupra el mejor compacto deportivo? Lo probamos

Publicidad
Publicidad

La guerra de potencias en el segmento de los compactos deportivos parece no tener fin. Las apuestas de algunas marcas alemanas ya rozan los 400 CV, aunque todavía hay quienes se quedan algo rezagados y optan por una cifra de potencia más sensata. Es el caso del SEAT León ST Cupra 280 que hemos probado durante los últimos días, y que no por ello se queda atrás frente al resto.

El Cupra 280 está más cerca de los Subaru WRX STi, Renault Mégane RS Trophy, Opel Astra OPC (a la espera del próximo) o Peugeot 308 GTi, que de los premium alemanes o de algún que otro compacto nipón o americano, cuyas potencias superan con creces los 300 CV. ¿Es necesario estar en dicha guerra de potencia? ¿Bastan 280 CV en un compacto? Te lo contamos en detalle.

Antes de nada cabe apuntar que SEAT comercializa de cara a este año 2016 el León Cupra con un aumento de potencia de 10 CV, para un total de 290 CV. El llamado Cupra 290 se vende, como hasta ahora, en carrocerías de tres (SC o Sport Coupé) y cinco puertas, así como con la carrocería ST o familiar, que es la que hemos tenido nosotros entre manos. También está disponible con una caja de cambios manual o una DSG, ambas de seis velocidades.

SEAT León ST Cupra 280, prueba

Además de esos 10 CV extra, el Cupra 290 que llega ahora a los concesionarios es una décima más rápido en el 0 a 100 km/h, pero también incorpora cambios en el escape para ofrecer un sonido "más deportivo" y se ofrece el llamado Performance Pack, que incluye frenos Brembo con pinzas de cuatro pistones, llantas de 19 pulgadas en diseño específico y gomas Michelin Pilot Sport Cup 2.

Todo lo demás es, básicamente, idéntico al modelo saliente. Así pues, vamos a ver qué ofrece este León ST Cupra 280 para que lo consideremos uno de los mejores compactos deportivos del mercado.

Diseño interesante y discreto

Te puede gustar o no el diseño del SEAT León, pero lo importante es que, incluso en su variante más deportiva y potente, ofrece una buena dosis de discreción. Además de los diversos distintivos Cupra con la bandera a cuadros (en la calandra o en la zaga), entradas de aire ligeramente más generosas o las llantas (que de tí depende sean más o menos llamativas), ésta versión apenas llama la atención. Y eso, para los que nos gustan los lobos con piel de cordero, es un punto a favor.

SEAT León ST Cupra 280, prueba

Si a esto le sumamos que la unidad probada es la ranchera, en carrocería ST o Sport Tourer, podemos pasar desapercibidos allá por donde vayamos, pese a tener una altura rebajada en 2,5 centímetros delante y 2 centímetros detrás. Ahora bien, al que le guste exhibirse, siempre puede optar por unas llantas más espectaculares o un color más chillón, que seguro atraerá más miradas. Hay opciones para todos los gustos.

Quizá no estamos del todo de acuerdo con la tendencia que obliga a que casi cualquier tipo de vehículo tenga que llevar unas llantas enormes. En este caso son de 19 pulgadas, con neumáticos en dimensiones 235/35 R19, y creemos que tienen algo de culpa a la hora de hacer parecer que la suspensión es algo seca, cuando realmente el equilibrio de suspensión, del que luego hablaremos, nos ha parecido de lo más acertado.

Muchos verán un SEAT León ST cualquiera, pero bajo esa carrocería de ranchera al uso se esconde una auténtica bestia parda. No necesita más potencia, desde luego.
SEAT León ST Cupra 280, prueba

Interior a la altura

El habitáculo del SEAT León es uno de esos en los que te sientes a gusto. El diseño es atractivo, los materiales agradables a la vista y al tacto y los acabados están a la altura de lo que se espera de un coche de su clase y precio. El aspecto general es muy bueno, mejor que en casi todos sus competidores, y poco o nada tiene que envidiar a su primo, el Volkswagen Golf.

Además, siendo el Cupra, tiene detalles muy especiales como los listones de los umbrales de las puertas, el cuadro de instrumentos específico (con marcador hasta 300 km/h y, de nuevo, logotipo con bandera a cuadros), el volante achatado en su zona inferior o unos asientos deportivos con inscripción Cupra en los respaldos, que son muy aptos para conducción deportiva por sus generosas orejas y por lo bien que sujetan el cuerpo. Además están calefactados.

La habitabilidad interior es buena tanto en las plazas delanteras como en las traseras, y además el maletero ofrece una capacidad suficiente para viajar en familia. En este aspecto el Cupra es igual que cualquier otro León ST. Cabe destacar que bajo el piso del maletero hay una rueda de repuesto de tipo galleta (y no un kit reparapinchazos), si bien en contra hay que apuntar que los cinturones de seguridad no son ajustables en altura, al igual que en el Ibiza, por ejemplo.

SEAT León ST Cupra 280, prueba
SEAT León ST Cupra 280, prueba

Dos personalidades

En función de lo que dicte nuestro pie derecho, el SEAT León ST Cupra 280 tiene dos personalidades bien marcadas. La primera es la que sale a relucir cuando circulamos por ciudad, aparcamos o viajamos con la familia. Es un turismo suave, de suspensión cómoda, con una caja de cambios DSG muy agradable, con fuerza suficiente como para no tener casi que pisar más de pedio pedal del acelerador en ninguna circunstancia y bastante discreto en cuanto al ruido que emana de sus escapes. Ni siquiera al arrancar es escandaloso.

Ahora bien, cuando dejamos a los niños en el colegio o llegamos a nuestro destino de vacaciones y nos apetece dar una vueltecita por nuestra carretera de curvas favorita, nuestra inocente ranchera se convierte en un felino de afiladas garras. El motor 2.0 TSI, que ofrece 280 CV y, sobre todo, un par motor máximo de 350 Nm en un amplio rango de vueltas (entre 1.800 y 5.600 RPM), está llenísimo.

Su capacidad de empuje sorprende desde el momento en que hundes el pie derecho hasta el fondo. Notas como el eje delantero trabaja para encontrar tracción y has de sujetar el volante firmemente para mantener tu trayectoria. Y no es que se desmelene, pero tiene mucha potencia y gana velocidad con mucho ímpetu, por lo que tiende a cambiar ligeramente de trayectoria si no agarramos fuerte el volante. Sólo en asfaltos rotos se notan pérdidas claras de motricidad en marchas cortas.

SEAT León ST Cupra 280, prueba
Puedes irte de viaje con la familia o ir a comprar al Ikea (que maletero tiene), pero sobre todo, después de tus obligaciones te puedes dar un homenaje en una carretera de curvas y quedarte sorprendido. El León ST Cupra cumple en todo, y con nota.

El cambio DSG de seis marchas es suficientemente rápido en aceleraciones, pero no responde con la rapidez que nos gustaría cuando se cambia de velocidad de manera manual, ya sea a través de las levas incorporadas en el volante (de plástico) o mediante el selector de cambio, que por cierto hay que desplazar hacia la derecha si queremos colocar la caja de cambios en modo secuencial. Además, incluso en el modo más deportivo, cambia de marcha automáticamente en lugar de cortar la inyección.

En lo que a consumo se refiere, este Cupra 280 homologa 6,8 litros a los cien kilómetros (en ciclo combinado), si bien en un uso normal (con ciudad, carreteras secundarias y autovías), esa cifra puede rondar los 9 litros con facilidad (ver foto). En vías rápidas, y a velocidades legales, el consumo puede rebajar incluso los 8 litros. En definitiva, y siempre en función del uso que le demos, el depósito de 50 litros puede ofrecer una autonomía cercana a los 600 kilómetros.

SEAT León ST Cupra 280, prueba

Un bastidor delicioso

Además de ser cómodo para viajar (la amortiguación es variable), en carreteras de curvas las cualidades dinámicas del Cupra salen a relucir. Es muy estable, cambia de dirección con facilidad y tiene mucho aplomo, pero es que además permite un paso por curva rapidísimo. El carretera es complicado buscarle las cosquillas, pues sus límites parecen estar bastante lejos.

Uno de los puntos fuertes de este compacto frente a otros es la incorporación del diferencial VAQ en el eje delantero, que ayuda a digerir tal potencia en el tren que también se encarga de la dirección. No se trata del conocido XDS, que actúa sobre los frenos, pero tampoco es un autoblocante mecánico como los del Astra OPC o el Mégane RS con chasis Cup. Por tanto, no tiene los principales inconvenientes de estos dos (sobrecalientamiento de frenos y golpes de dirección, respectivamente).

En esencia, el VAQ es un embrague Haldex (como el que utiliza el grupo en sus versiones de tracción total) que reparte el par motor entre las dos ruedas del eje delantero. Apenas se nota su intervención (en un autoblocante al uso es muy evidente), pero logra conseguir la máxima tracción, en combinación con el ESP, con el que trabaja al unísono.

SEAT León ST Cupra 280, prueba
El diferencial VAQ casi no se nota, pero mejora la tracción, teniendo en cuenta la caballería que tenemos en el eje delantero. No achicharra frenos (como el XDS) ni notas golpes en la dirección (como con un autoblocante). Incluso tiene funciones de vectorización de par para ayudarte en el paso por curva.

¿Y qué pasa con el precio?

Pues lo cierto es que el nuevo SEAT León Cupra 290 tiene un precio de catálogo de 29.950 euros en carrocería de cinco puertas y con cambio manual, si bien la variante familiar o ST asciende a 30.700 euros.

Nuestra unidad de pruebas, en concreto, tiene un precio que roza los 40.000 euros, debido al equipamiento opcional que incorpora (como los asientos ya citados, los sensores de aparcamiento -unos 500 euros- o el control de crucero adaptativo -casi 400 euros-, entre otros).

SEAT León ST Cupra 280, prueba

Eso sí, el equipamiento de serie ya incluye faros full LED (que iluminan bien pero no tienen la potencia de unos bi-xenón), amortiguación adaptativa, diferencial VAQ, climatizador o las llantas de 19 pulgadas.

SEAT León ST Cupra: nuestra puntuación

8.1

Diseño exterior8
Diseño interior8
Calidad8
Habitabilidad8
Maletero9
Motor9
Seguridad8
Comportamiento8
Comodidad7
Precio8

A favor

  • Motor excepcional
  • Capacidad de aceleración
  • Comportamiento dinámico
  • Apariencia discreta
  • Muy polivalente

En contra

  • DSG lento en modo manual
  • No llega al corte de inyección
  • Consumo algo elevado
  • Cinturones no ajustables
  • Faros LED no muy potentes
El SEAT León ST Cupra 280 tiene dos personalidades bien diferenciadas, y nos gustan ambas. Por un lado es muy polivalente para un uso diario o para viajes, y por otro es una auténtica bomba gracias a su motor 2.0 TSI de 280 CV, que ofrece una aceleración y unas prestaciones que sorprenden por lo explosivo que resulta. Eso sí, si le pedimos mucho, el consumo se resiente, aunque también se puede contener si no abusamos del acelerador.

Además, la puesta a punto del chasis resulta ideal para una conducción deportiva, permitiendo una velocidad de paso por curva muy elevada, unos límites demasiado alejados como para jugar con ellos y buena capacidad de tracción. Por último, tiene un precio más que aceptable y un equipamiento generoso. ¿Es el mejor compacto deportivo del mercado? Es difícil ser tan tajante, pero desde luego si no lo es, poco le falta.


 

SEAT León ST Cupra 280

Ficha técnica

Versión probada   ST Cupra 280
Cilindrada1.984 cm³ Tipo de tracciónDelantera
Bloque motorCuatro cilindros en línea CombustibleGasolina
Potencia máxima (CV @ rpm)280 @ 5.600 - 6.500 Capacidad del depósito50 litros
Par máximo (Nm @ rpm)350 Nm @ 1.800-5.600 RPM Consumo urbano8,9 l/100 km
Masa en vacío1.440 kg Consumo extraurbano5,6 l/100 km
Velocidad máxima250 km/h Consumo mixto6,8 l/100 km
Aceleración 0-100 km/h6,1 segundos Capacidad maletero587 litros
TransmisiónDSG 6 velocidades Precio---

El coche para esta prueba ha sido prestado por SEAT. Para más información consulta nuestra guía de relaciones con empresas

Fotografía | Javier Álvarez
En Motorpasión | SEAT León Cupra 290, el más potente de la historia

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos