Uno de los Porsche 917K Gulf de Le Mans '70, a subasta: podría superar los 18 millones de dólares

Uno de los Porsche 917K Gulf de Le Mans '70, a subasta: podría superar los 18 millones de dólares
9 comentarios

La habitual subasta de RM Sotheby's enmarcada en la Monterey Car Week tendrá este 2021 un protagonista de lujo: nada más y nada menos que uno de los legendarios Porsche 917K que compitieron en las 24 Horas de Le Mans en 1970.

Considerado como uno de los mejores coches de carreras de todos los tiempos, si no el mejor, esta unidad del 917K se subastará entre el 13 y el 14 agosto en la cita californiana.

En concreto se trata de uno de los tres del equipo JW Automotive Engineering / Gulf Racing y además tiene el honor de aparecer en el metraje de la película 'Las 24 horas de Le Mans' protagonizada por Steve McQueen.

Si bien RM Sotheby's no indica precio estimado, se espera que sea astronómico, oscilando entre los 16 y 18,5 millones de dólares (unos 13,1 y 15.2 millones de euros al cambio). No en vano en 2017, precisamente en Pebble Beach, uno de sus hermanos se vendió a golpe de mazo por 14 millones de dólares.

Con decoración Gulf única

Porsche 917K Gulf (1970), a subasta

Aunque un Porsche 917K cruzó la meta primero en las 24 de Horas de Le Mans de 1970, no fue nuestro hoy protagonista: aunque no necesita presentación lo hizo el coche con dorsal 23 y perteneciente al equipo Porsche Konstruktionen - Salzburg con Hans Herrmann y Richard Attwood a sus mandos.

De hecho, ninguno de los Porsche de la escuadra británica JW Automotive Engineering  / Gulf Racing acabó la carrera. Y concretamente este 917K, con Mike Hailwood y David Hobbs al volante y con dorsal 22, no pasó de las 49 vueltas, aunque en algún momento de la carrera llegó a colocarse en tercer puesto en la provisional.

Sea como fuere, estuvo en pista únicamente cinco horas antes de que el empapado asfalto hiciera de las suyas y Hailwood perdiera el control.

La doble numeración de chasis (917-031/026), se debe a que este Porsche 917K nació como 026, pero tras accidentarse en aquella carrera fue reconstruido en carrocería descapotable Spyder (031) para competir en el Campeonato Europeo InterSerie de 1972.

Porsche 917K Gulf (1970), a subasta

No obstante hace una década fue sometido a una completa restauración para retomando su configuración original, incluyendo la decoración Gulf. La cual, por cierto, fue y es diferente a la de sus dos hermanos, pues todo su techo va pintado en naranja, en combinación con el azul claro de la carrocería, en vez de lucir la conocida franja naranja longitudinal en contraste.

Según reza la ficha de RM Sotheby's, desde que dejara las carreras en 1974, únicamente ha tenido tres propietarios: formó parte de la Colección Chandon hasta 1988, que fue cuando el coleccionista Mike Amalfitano se hizo con sus servicios. Posteriormente pasó a manos del actual, que solicitó su restauración para devolverlo a su impronta original.

Porsche 917K Gulf (1970), a subasta

Un trabajo en el que "no se reparó en gastos" que diría John Hammond y que como se aprecia en las fotografías, es excelente, pues luce como si no hubieran pasado más de 50 años.

Por lo demás, estamos ante todo un Porsche 917, siendo uno de los 25 fabricados y uno de los 12 con especificación K. Este apellido englobaba a los conocidos como "cola corta", de 4,12 m de longitud en vez de 4,78 m. Su carrocería es de fibra de vidrio y se asienta sobre un chasis de aluminio.

Porsche 917K Gulf (1970), a subasta

Además, los Porsche 917K también cobraban vida gracias al conocido bloque V12 atmosférico bóxer, pero revisado pues pasó a cubicar en su caso 4.9 litros. También era más potente, pues su entrega se elevó más allá de los 600 CV, además de firmar los 563 Nm de par, e iba gestionado por un cambio manual de cinco velocidades en vez de cuatro.

En poco más de dos meses conoceremos la obscena cantidad a la que baja el mazo en la subasta, pero no cabe duda de que se coronará como una de las ventas automovilísticas más señaladas, y millonarias, del año.

En Motorpasión | Supercar Owners Circle, visto desde dentro: espectaculares carreras de aceleración con los coches más absurdamente caros | Bienvenidos a Cannonball, la mayor carrera ilegal de todos los tiempos, donde la realidad supera a la ficción

Temas
Inicio