Publicidad

Este es el Porsche 911 híbrido de Vonnen. O como añadir 150 CV a un deportivo sin tocar su motor

Este es el Porsche 911 híbrido de Vonnen. O como añadir 150 CV a un deportivo sin tocar su motor
7 comentarios

Publicidad

Publicidad

Es inevitable. Todos lo sabemos e incluso la marca ha coqueteado con esa idea. El eterno Porsche 911 tendrá una versión híbrida. Y lo hará más pronto que tarde. De momento es solo una promesa...que una empresa de Silicon Valley ya ha hecho realidad.

Vonnen, es su nombre, se ha adelantado a Porsche y ha desarrollado un sistema híbrido que puede equipar cualquier Porsche 911 (tipo 991) además de también poder ser utilizado en un Cayman o un Boxster (tipos 987.2; 981 y 718).

Vonnen Hybrid Porsche

El sistema consiste en un motor eléctrico de 110 kW (150 CV) y 200 Nm asociado a una batería de iones de litio, un inversor y una refrigeración por agua adicional. Pero el sistema de Vonnen no tiene nada que ver con lo que podemos encontrar en un Toyota Corolla Hybrid o un Mercedes C200 mild hybrid de 48 V.

El motor de Vonnen, llamado Shadow Drive, es bastante pequeño habida cuenta de su potencia. Tanto que está ubicado en lugar del volante motor que sustituye, entre el 6 cilindros bóxer y la caja de cambios. En cuanto a la batería está situada en el frontal del coche, junto con los radiadores adicionales del sistema de refrigeración.

Un sistema híbrido sui generis

porsche 911 hybrid

En Vonnen no dan muchos detalles acerca de la batería. Explican que pesa tan solo 77 kg y admiten que está siendo utilizada por un gran fabricante para sus coches eléctricos, es decir, no es de creación propia. Y obviamente no desvelan de qué fabricante se trata.

Además, la batería da prioridad a la densidad de potencia en contra de la densidad de energía. Es decir, favorece las fuertes y bruscas entregas de energía y no el almacenamiento para poder circular en modo eléctrico; algo que este 911 no puede hacer, por cierto.

Motor eléctrico Vonnen

El sistema de Vonnen es incluso diferente de otros sistemas en la manera que se comunica con el coche. Y es que directamente no se comunica con la centralita del motor. El sistema de Vonnen lee lo que está ocurriendo (posición del acelerador, qué marcha está engranada) y aplica potencia y par en función de eso y de uno de los dos modos de conducción seleccionados, Street y Sport.

En el modo Street, la potencia se entrega a partir de un cuarto de gas, mientras que el modo Sport entrega la potencia solo a partir de cuando el pedal de acelerador está a mitad de recorrido.

A pesar de no comunicarse con el coche, el sistema tampoco genera errores en la ECU, ya que ésta interpreta que el coche recibe una ayuda externa, como si el 911 fuese cuesta abajo, por ejemplo.

Al final, con todo el sistema instalado, y si partimos de la base de un Porsche Carrera T de 370 CV estaríamos hablando de un coche de más de 500 CV. Es más potente que un 911 GT3 de 2017. Y llevaría a ese mismo GT3 a un territorio reservado a muy pocos deportivos, el de los más de 600 CV.

Vonnen Hybrid Porsche 003

Convertir un Porsche 911 en un híbrido no es algo precisamente barato. El sistema con la instalación en un 911 o Cayman cuesta 75.000 dólares. Desembolsar esa suma de dinero en un coche que quizá cueste menos que toda la preparación para ganar “tan sólo” 150 CV no es una compra racional. ¿Pero, qué hay de racional en un deportivo?

Además, es un sistema que añade potencia sin recurrir a la sobrealimentación, la entrega de par motor es, como en todos los motores eléctricos, instantánea. Y por otra parte, es un sistema completamente reversible a la hora de vender el coche y a priori se podría usar en el nuevo modelo. En Vonnen aseguran que, en teoría, el sistema funciona también en los nuevos Porsche 911 tipo 992.

En Motorpasión | Probamos el Porsche Taycan: el primer coche eléctrico de Porsche es una auténtica bestia que supera las expectativas | Probamos el Porsche 911 992: más rápido, emocionante y adaptado a la era digital

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir