Nissan Barcelona está más cerca de volver a la vida: la empresa belga Punch se compromete a reindustrializar las fábricas

Nissan Barcelona está más cerca de volver a la vida: la empresa belga Punch se compromete a reindustrializar las fábricas
29 comentarios

El Proveedor belga Punch, que tiene entre su cartera de clientes a fabricantes como General Motors, BMW o Jaguar Land Rover, ha enseñado todas sus cartas dejando claro que va a por Zona Franca.

La compañía ha hecho una oferta vinculante para la adquisición de todas las instalaciones de Nissan en Cataluña: Zona Franca, Sant Andreu y Montcada, lo que abriría las puertas a un futuro para estas fábricas.

Un plan de 650 millones de euros dirigido por Andy Palmer

Zona Franca

La inversión, de 650 millones de euros, se destinaría a la construcción de nuevas instalaciones, tecnología de hidrógeno y productos.

El proveedor belga mantendría con su plan de reindustrialización -que por cierto está dirigido por el ex CEO de Aston Martin, Andy Palmer- "la mayoría" de puestos de trabajo directos e indirectos que ahora penden de un hilo.

Según se había conocido anteriormente, el plan de Punch es continuar fabricando durante 12 o 18 meses las pick-up Nissan Navara y Renault Alaskan, así como la furgoneta eléctrica e-NV200, cuya producción también ha caído drásticamente.

Pero, ¿qué implica una oferta vinculante? Básicamente es un acuerdo de intenciones donde se fijan las bases para la negociación y se establece una cifra de referencia sobre el precio a pagar, así como límites temporales para cerrar negociaciones.

Es la forma que tiene el proveedor belga de demostrar que va en serio. Lo cierto es que, a parte de garantizar un futuro para las fábricas de Barcelona, Punch se ahorra los costes logísticos que supone transportar piezas y recambios de Bélgica hasta Barcelona o Vigo, por ejemplo.

Su campo abarca desde transmisiones automáticas y reductoras para eAxles, motores y sistemas de control, sistemas de almacenamiento y recuperación de energía cinética hasta piezas de chasis de aluminio forjado.

Por otro lado, cuenta con una nueva compañía ubicada en Turín para el desarrollo de sistemas de propulsión y almacenamiento de energía a base de hidrógeno, una esfera de gran importancia actualmente.

"Las instalaciones en Barcelona son perfectas para las ambiciones de PUNCH, teniendo en cuenta nuestra necesidad de mano de obra cualificada y una sólida base de proveedores. Nuestro proyecto asegurará el empleo de la mayoría de los trabajadores existentes en la actualidad y así como su base de proveedores", ha dicho el CEO de Punch, Guido Dumarey.

Además, Punch tiene dos empresas conjuntas con el Grupo PSA relacionadas con la electrificación.

El grupo belga presentará los detalles de su propuesta a la comisión de reindustrialización el próximo 22 de julio. Mientras tanto, otras firmas como la catalana QEV Technologies, han presentado su proyecto para reindustrializar la planta de Nissan.

Hay en total siete proyectos sobre la mesa, y será a mediados de septiembre cuando se elijan los finalistas.

En Motorpasión | Borgward, el camión que tiró de un tren durante dos décadas en la isla de Sylt

Temas
Inicio