Audi abraza el coche eléctrico y paraliza el desarrollo de nuevos motores de gasolina y diésel

Audi abraza el coche eléctrico y paraliza el desarrollo de nuevos motores de gasolina y diésel
28 comentarios

La futura norma Euro 7 sobre emisiones CO₂ todavía no ha sido definida ni aprobada y sin embargo ya está provocando un cambio drástico en la industria del automóvil. Muchos son los fabricantes que lo apuestan todo abiertamente al coche eléctrico, como Volvo o Jaguar, mientras que otros deciden paralizar el desarrollo de los motores de combustión interna. Es el caso de Audi, que se une así a Mercedes-Benz y al grupo Stellantis.

Markus Duesmann, actual CEO de Audi, explicó en una entrevista con Automobile Woche, que su marca ya no desarrollará nuevos motores de combustión interna.

"Los planes de la UE para una norma de emisiones Euro 7 aún más estricta son un gran desafío técnico y, al mismo tiempo, tienen pocos beneficios para el medio ambiente. Eso restringe extremadamente el motor de combustión", dijo Duesmann. "Ya no desarrollaremos un nuevo motor de combustión, sino que adaptaremos nuestros motores de combustión existentes a las nuevas pautas de emisiones".

La marca se prepara así para un futuro eléctrico. Y aunque en ese futuro los coches híbridos enchufables podrían seguir teniendo un hueco, la apuesta es ahora claramente al coche eléctrico. La marca prevé hasta 20 modelos 100 % eléctricos en su gama en 2025.

Audi Q4 e-tron

Después del SUV e-tron y el deportivo e-tron GT, el pequeño SUV Q4 e-tron será el próximo en llegar y lo hará este mes de abril. Duesmann aseguró que seria "asequible para muchas personas" además de ser el modelo de acceso a la movilidad eléctrica en Audi. "Se venderá bien", confía Duesmann.

La estrategia de un futuro muy incierto

Esto no significa que Audi vaya a dejar de fabricar motores gasolina y diésel, solo que no va diseñar nuevos motores. La marca se limitará a ir adaptando sus motores actuales a las diferentes normas sobre emisiones a medida que éstas se vayan aprobando. Los actuales TFSI y TDI actuales podrían estar en el mercado al menos una década, siempre y cuando su adaptación a futuras normas sea viable económicamente.

Adui A3

En el caso de Audi, además, no se trata de una marca más. Markus Duesmann recuerda que Audi gestiona la investigación y desarrollo del grupo Volkswagen, y por tanto su anuncio tiene también consecuencias sobre el resto de marcas del grupo, desde la propia Volkswagen hasta Lamborghini pasando por SEAT y Skoda, e incluso Bugatti y Porsche.

Esta estrategia, similar a la adoptada por el grupo Daimler y Stellantis, refleja la gran incertidumbre de la industria. Y estos grupos, a priori con acierto, adoptan medidas conservadoras para garantizar su supervivencia. Invertir en el desarrollo de nuevos motores gasolina o diésel cuando nadie tiene claro que vayan a seguir teniendo futuro, sería poco más que tirar el dinero por la ventana. Sobre todo si finalmente, el motor de combustión muere.

Al mismo tiempo, apostarlo todo al coche eléctrico de batería, para un gran grupo industrial podría ser igualmente insensato. En la hipótesis de que se imponga el coche eléctrico, Asia y Europa también apuestan muy fuerte por el hidrógeno verde. Y en ese caso, el coche eléctrico de pila de combustible podría tener futuro.

Audi e-tron

Y si bien queda un resquicio de esperanza para el motor de combustión interna con los combustibles sintéticos, la realidad es que mientras el público adopta el coche eléctrico (o no), hay que seguir vendiendo coches. Y esos coches, hasta que sea posible y haya demanda, seguirán siendo con motores de combustión interna, aunque sea por los híbridos enchufables y los eléctricos de rango extendido (o híbridos en serie), como el nuevo Nissan Qashqai.

En Motorpasión | Probamos el Audi e-tron, el sorprendente SUV eléctrico de 408 CV y 400 km de autonomía que revive la revolución quattro de Audi

Temas
Inicio