Compartir
Publicidad

La prohibición de las bombillas halógenas no va a afectar a los faros de los coches

La prohibición de las bombillas halógenas no va a afectar a los faros de los coches
29 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El próximo 1 de septiembre de 2018 se apagará la luz para siempre en Europa para las bombillas halógenas, literalmente. La Unión Europea hará efectivos, por fin, los reglamentos UE244/2009 y 1194/2012 por el que se prohíbe tanto la fabricación como la comercialización de bombillas halógenas en todo el continente europeo hasta que se acabe el stock disponible.

De hace unas décadas hasta ahora, muchos coches han recurrido a iluminación halógena para sus faros delanteros. Esta prohibición podría afectar también a los vehículos pero, tranquilo. Si tu coche equipa bombillas halógenas no vas a tener de qué preocuparte y te explicamos por qué.

¿De dónde viene la prohibición de las bombillas halógenas?

Toyota Gt 86 048

Esta prohibición total llega con el fin de la moratoria en 2018, después de que la Unión Europea a partir de los acuerdos de Kioto comenzase una cruzada particular contra la ineficiencia de las bombillas halógenas. Sí, el invento que data de 1882 y su posterior comercialización por parte de General Electric se convirtió en una popular medida de ahorro, pero en realidad es costosa en su fabricación, poco eficiente en su uso y con un coste de mantenimiento por sustitución demasiado elevado (ligado en buena parte a la temida obsolescencia programada).

Hay que remontarse a 2016 cuando en el viejo continente comenzaron a prohibir su utilización, limitándose a uso doméstico. ¿Por qué? Sencillo: No había otras opciones equiparables al alcance de la mayoría de los consumidores. Con la democratización de la tecnología LED ha llegado el momento de que las bombillas halógenas pasen a mejor vida.

Škoda Octavia 2017 prueba contacto

En los coches el proceso va a ser el mismo. Durante décadas las bombillas halógenas se han venido asociando a vehículo de alta gama, con mayor poder de iluminación y una estética diferenciadora. Pero no todas las bombillas halógenas van a ser borradas del mapa. Si tu coche utiliza este tipo de iluminación va a quedarse exento de la prohibición así que si tienes que buscar un recambio en el futuro podrás hacerlo con garantías de encontrarlo.

La prohibición que se implantará a partir de ahora desde Bruselas afectará a las bombillas omnidireccionales fabricadas en cristal con casquillos E27 y E14 y a las direccionales con conectores G4 y GY6.35. Estos dos últimos casos sí se utilizan en automoción, pero todas las bombillas halógenas destinadas a los coches quedarán exentas de la prohibición.

Subaru Wrx Sti 2018 Prueba 008

En caso de seguir necesitándolas para nuestros coches podremos comprarlas de manera legal al menos durante los cinco años siguientes desde la fecha de fin de fabricación del vehículo según el Real Decreto Ley 1/2007. Además, para realizar una transición tecnológica de las halógenas a LED los coches deberían contar con una doble homologación que permitiera el uso de los sistemas menos contaminantes y más modernos de manera legal, lo que imposibilitaría en gran parte este movimiento.

En cualquier caso y aunque las bombillas halógenas no queden prohibidas en sus aplicaciones para la automoción debido al bajo porcentaje de impacto ambiental que suponen en el total de la industria, las nuevas tecnologías de iluminación están entrando con cada vez más fuerza con los LED a la cabeza, incluso la láser se está abriendo camino. Cualquiera de las nuevas opciones pasa por relegar a un rincón oscuro a los antiguamente codiciados faros halógenos.

Ford Focus RS 2016: toma de contacto

Es más, la irrupción de los sistemas de iluminación inteligente más allá de los faros adaptativos están condenando a las bombillas halógenas. Esta tecnología del siglo XX no es compatible con los nuevos faros con proyección de luz por zonas selectivas o que incluso son capaces de proyectar imágenes a modo de advertencias o Head-Up Display.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio