Koenigsegg resucita el coche con el que empezó su leyenda y el resultado es una bestia salvaje de 1.385 CV ¡con cambio manual!

Koenigsegg resucita el coche con el que empezó su leyenda y el resultado es una bestia salvaje de 1.385 CV ¡con cambio manual!
16 comentarios

Los rumores hablaban del primer Koenigsegg eléctrico o de una versión todavía más bestia del Koenigsegg Gemera, pero lo que ha presentado la marca sueca en la Monterey Car Week supera cualquier expectativa. Aunque nos hacíamos una idea.

Se llama Koenigsegg CC850 y es el sueño húmedo de cualquier aficionado al mundo del motor. Básicamente porque es un hypercar actual con el diseño y la receta –muy mejorada– de un coche que conocimos hace 22 años: el Koenigsegg CC8S.

Homenaje a la última era sin electrificación

Koenigsegg Cc8s
Koenigsegg CC8S de 2022

Cada vez son más los amantes del automóvil que echan la vista atrás y piensan que cualquier tiempo pasado fue mejor. Las normativas de emisiones, la electrificación y la digitalización han hecho que los coches “pierdan alma” y los hypercar no son la excepción a la regla.

Bien es verdad que cada vez aceleran más rápido y alcanzan velocidades máximas que rozan lo absurdo, pero la gente echa de menos los deportivos de antes.

En la primera década de los años 2000 vivimos el apogeo de este tipo de modelos con bestias como el Porsche Carrera GT, el Ferrari Enzo o el Mercedes-Benz SLR Mclaren, pero también con nuevos fabricantes que llegaron para quedarse, como Pagani y Koenigsegg.

Ahora, este último ha sorprendido a todo el mundo con su último lanzamiento. Y no precisamente porque es otro coche que bata récords o prometa acelerar de 0 a 100 km/h en menos de 2 segundos, sino porque es el coche que todos los aficionados al motor esperan desde hace años.

Koenigsegg Cc850 5

Se llama Koenigsegg CC850 y su nombre ya da muchas pistas sobre él porque recuerda al primer coche de producción de la marca, el CC8S. En esencia, lo que ha presentado Koenigsegg ahora es un CC8S moderno, es decir, un coche de hace 20 años actualizado.

En el mundo de los libros se habla de ediciones y, aplicado a este caso, podríamos decir que se trata de la segunda edición del Koenigsegg CC8S, del que solo se produjeron seis unidades en su momento.

El hypercar original se presentó como prototipo en el Salón de París del año 2000 y fue el primer modelo que la firma fabricó en serie en 2002. Cuando llegó a las calles se convirtió en el coche de producción más potente del mundo gracias a sus 655 CV.

Koenigsegg Cc850 6

Ahora se cumplen 20 años del inicio de su producción y Christian von Koenigsegg, el fundador y propietario de la marca, cumple 50 años. El CC850 llega para celebrar ambas efemérides.

Por fuera parece un simple restyling del Koenigsegg CC8S, pero es mucho más que eso. Es verdad que su diseño apenas cambia respecto al modelo original, aunque los cambios van más allá de los faros y los pilotos LED, puesto que Koenigsegg lo ha rediseñado para mejorar su aerodinámica.

Pero los cambios más trascendentes son los que no se ven, podríamos decir que es un “restyling profundo”. Mientras que el CC8S de 2002 alcanzaba los 390 km/h con un peso de 1.175 kg y un motor V8 que producía 655 CV, el CC850 lo apuesta todo al mismo número, el 1.385.

Koenigsegg Cc850 3

¿Qué significa esto? Que pesa 1.385 kg, tiene 1.385 CV y su motor V8 de 5.0 litros entrega un par máximo de 1.385 Nm. Eso sí, para alcanzar esas cifras tiene que estar alimentado por gasolina E85 con un 85% de etanol.

Con gasolina normal, la potencia máxima se reduce a 1.185 CV. Por cierto, la electrificación brilla por su ausencia, como en el año 2002.

Pero eso no es todo. Si echas un vistazo a su interior verás tres pedales, una palanca de cambios manual con un pomo de madera rematado con la bandera sueca (como en el CC8S) y una rejilla para guiarla que recuerda a la clásica de Ferrari.

Koenigsegg Cc850 2

Sí, el Koenigsegg CC 850 tiene cambio manual para ser un homenaje en toda regla al “coche más significativo de la historia de Koenigsegg”, según ha dicho Christian von Koenigsegg. Aunque tiene truco.

En las entrañas del coche se esconde la transmisión Lightspeed automática de nueve relaciones con múltiples embragues. El conductor tiene la posibilidad de utilizar el cambio de forma automática o escoger un modo que imita el funcionamiento de un cambio manual, con pedal de embrague incluido.

Es otra obra de arte de la ingeniería con el sello de Koenigsegg que la marca denomina Engage Shift System. Por si fuera poco, en el modo manual hay dos relaciones de cambio disponibles, una para circuito y otra para carretera. Koenigsegg asegura que el modo manual es tan real que el motor puede calarse si se maneja mal el cambio.

Koenigsegg Cc850 4

Si hablamos de prestaciones, Koenigsegg asegura que no es tan rápido como el Jesko porque “ese no es el objetivo del CC850, simplemente es una celebración de lo analógico, pero con un rendimiento extremo”. Lo que sí promete es ser el coche de producción con cambio manual más rápido que exista.

Ahora el debate está en si podemos considerarlo un coche con cambio manual o no. Realmente puede conducirse como tal, aunque también funcione como un automático.

Lo que está claro es que Koenigsegg ha vuelto a pasarse el juego, tanto por las soluciones técnicas del CC850, como por lograr que la reedición de un coche presentado hace 22 años sea el hypercar más deseado del momento.

Coincidiendo con el 50 cumpleaños de Christian von Koenigsegg la producción se ha limitado a 50 unidades, aunque las primeras entregas a clientes no tendrán lugar hasta dentro de tres años. ¿Su precio? Tres millones de dólares, lo mismo que el Hennessey Venom F5 Roadster.

Temas
Inicio