Compartir
Publicidad

Una señora choca su furgoneta contra un poste, y el poste aplasta un coche con radar camuflado

Una señora choca su furgoneta contra un poste, y el poste aplasta un coche con radar camuflado
15 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Una conductora chocó con su furgoneta el pasado miércoles en la carretera autonómica CA-171, entre Reinosa y Corconte, (Cantabria), y acabó empotrada contra un semáforo y un poste de telefonía. Pese a lo aparatoso del siniestro, la conductora resultó ilesa.

El suceso no habría pasado de aquí, si no fuera porque el poste de telefonía cayó sobre un vehículo policial con radar que se ocultaba entre los matorrales. Un guardia civil resultó herido leve por la caída del poste sobre el coche camuflado.

No se conocen las razones del siniestro. Sólo se sabe que la conductora colisionó de forma frontal contra el poste de hormigón, que cayó lateralmente a consecuencia del impacto. La furgoneta, una Ford Tourneo, resultó dañada en el frontal. El vehículo policial, un Nissan Qashqai, recibió el golpe del poste en el techo, entre los pilares A y B, sobre la puerta delantera derecha, que quedó completamente descuadrada. Fotos, en El Diario Montañés.

El lugar de la colisión es la salida de Monegro, un pueblo de 56 habitantes (según INE 2017). Allí la barrera bionda que debía proteger el semáforo y el poste inicia ya su inclinación hacia el suelo, debido a la proximidad de un camino asfaltado paralelo a la carretera principal. En ese camino se encontraba el coche camuflado.

El punto de control por radar se encuentra en el listado oficial de la DGT sobre controles móviles de velocidad. En ese listado, la carretera CA-171 es susceptible de ser controlada entre los puntos kilométricos 0,440 y 21,17. El siniestro sucedió cuando el coche camuflado controlaba el punto kilométrico 8,200.

La velocidad máxima establecida en el punto de la colisión es de 50 km/h en el sentido de salida de Monegro, si nos guiamos por las imágenes de Google Street View (2018), ya que la señal de fin de poblado se encuentra unos metros más adelante, en sentido hacia Reinosa. Curiosamente, la señal de entrada a poblado correspondiente al sentido Corconte no se encuentra en el mismo lugar. Así, la velocidad máxima establecida en ese sentido sería de 70 km/h, debido a una señalización específica que se encuentra unos metros más allá.

Un coche camuflado de la guardia civil es un vehículo policial, cuando se encuentra realizando servicios como el descrito, que en este caso consistiría en labores de vigilancia del tráfico, denuncia de excesos de velocidad con el uso de un radar móvil, etcétera.

¿Qué dice la ley sobre dónde aparcar los coches con radar camuflado? En realidad, no dice nada concreto: utilizarán "la parte de la vía que resulte necesaria cuando [...] lo requieran las necesidades del servicio". A estos efectos, un dispositivo de control de la velocidad se enmarca en el concepto "servicio".

¿Por qué es relevante este caso? Porque revela un problema de seguridad a la hora de elegir emplazamientos para vehículos policiales que realizan tareas de vigilancia del tráfico. Apostar un vehículo en un lugar no previsto para ello, junto a un poste que queda a la salida de un pueblo, con limitaciones de velocidad de 70 km/h, constituye un riesgo vial y un riesgo laboral que son evitables.

¿Qué más deja entrever este caso? Un problema irresoluto, que evidencia la necesidad de concebir de forma holística las actuaciones que tienen que ver con la seguridad, para que ellas mismas no se conviertan en un problema para la seguridad.

En Motorpasión | A qué velocidad saltan y multan los radares

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio