Este descerebrado se dedicó a impedir el paso de una ambulancia con su coche. Y la multa que recibió nos parece leve

Este descerebrado se dedicó a impedir el paso de una ambulancia con su coche. Y la multa que recibió nos parece leve
17 comentarios

Lo normal cuando se oye la sirena o se ven las luces giratorias de un vehículo de emergencia, especialmente cuando se trata de una ambulancia, es facilitarle el paso. Más allá de la ley que nos obliga a hacerlo, está el sentido común. Algo de lo que visible el conductor de este Suzuki Vitara británico carece.

Fue captado por una cámara de control de una ambulancia, una dash-cam, obstaculizando deliberadamente a lo largo de cientos de metros a dicha ambulancia mientras respondía a una emergencia. El vídeo fue publicado por la policía del Valle del Támesis (Reino Unido).

Según la Policía local, el Servicio de Ambulancias del Centro Sur fue enviado para responder a una llamada sobre un hombre que se había desmayado.

De camino al lugar de los hechos, con las luces y las sirenas activadas, la ambulancia adelantó al Suzuki Vitara que conducía Albert Butler. Por alguna extraña razón, a Butler le enfureció que una ambulancia en plena emergencia tuviese la osadía de adelantarle.

¿Y qué hace ese tipo de gente en una situación así? Exacto. Adelantar al vehículo que le ha causado la mayor ofensa de su vida, ponerse delante de él y frenar de golpe. Una maniobra, además de estúpida, muy peligrosa.

En caso de choque, independientemente de lo que digan los seguros sobre quien tiene la culpa, el coche que frena y recibe el golpe tiene más probabilidades de salir disparado hacia la cuneta, los árboles o muros que pueda haber alrededor o, peor aún, terminar en el carril contrario.

Lo más grave de ese comportamiento no es que lo haya hecho una vez y ya. Lo repitió varias veces. Mientras los dos vehículos seguían por la misma ruta, Butler frenó la ambulancia en más de una ocasión, ralentizando así el tiempo de respuesta a la emergencia. Para impedir el paso de la ambulancia, llegó incluso a conducir por el centro de la carretera y a invadir el carril contrario.

Suzuki Vitara obstaculiza paso ambulancia

Los hechos ocurrieron en febrero. Tras la investigación, Butler se declaró culpable de los cargos de conducción peligrosa y obstrucción/obstrucción a un trabajador de emergencias el pasado mes de agosto, pero la sentencia se dio a conocer hace pocos días.

Por sus actos, fue condenado a ocho meses de prisión (en suspenso) y 200 horas de trabajo comunitario -no remunerado, por tanto- que deberá cumplir en un periodo de 18 meses. Además, se le prohibe conducir durante tres años y se le ha impuesto una multa de 600 libras (689 euros).

Sanciones y multas en España por obstaculizar el paso de una ambulancia

En el caso de nuestro país, obstaculizar el paso de un vehículo de emergencia en servicio, es decir, con las luces de emergencia encendidas (no es necesario que se encienda la sirena para considerar que está en servicio de emergencia), se considera una infracción grave según se recoge en el codificado se sanciones de la DGT y está penado con una multa de 200 euros (100 euros con pronto pago). Es una infracción que no lleva aparejada la resta de puntos del carnet de conducir.

Ambulancia Samur Madrid
Foto: DGT

La sanciones en España pueden parecer poco frente a la sentencia que recayó sobre Butler. Sin embargo, esto no significa que en España bastaría con pagar 200 euros. Un comportamiento como el de Butler puede verse como conducción temeraria.

En la Ley de Seguridad Vial, la conducción temeraria se recoge como infracción muy grave: se castiga con una multa de 500 euros y se incluye entre las sanciones que restan puntos del carnet: un total de seis puntos.

Sin embargo, según la Guardia Civil, en general, toda conducta que se incluya entre las consideradas como delitos de seguridad vial suele pasar a vía penal en primera instancia: "apenas se tratan como sanciones administrativas".

Y en caso que se considere una acción temeraria al volante como delito, se podrían aplicar penas de “prisión de seis meses a dos años y privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta seis años”.

Incluso puede haber agravantes, si hay víctimas o simplemente si se se ha circulado "con manifiesto desprecio por la vida de los demás". En ese caso, la prohibición de conducir puede ser de hasta 10 años y las penas de cárcel adicionales de uno a cinco años.

Temas