Compartir
Publicidad
Los bomberos avisan: "Apagar el fuego de un coche eléctrico es totalmente distinto a uno de gasolina o diésel"
Seguridad

Los bomberos avisan: "Apagar el fuego de un coche eléctrico es totalmente distinto a uno de gasolina o diésel"

Publicidad
Publicidad

Hace unos meses un Tesla Model X chocó violentamente contra una mediana en Mountain View (California) y comenzó a arder. Los servicios de emergencias tuvieron que esforzarse más de la cuenta para apagar el fuego que devoró al coche eléctrico, mucho más que si se tratase de un coche de combustión.

Tanto la policía como los bomberos que acudieron al lugar del incidente pusieron sobre la mesa la dificultad de controlar un fuego donde el combustible es un gran paquete de baterías. Los operativos que se hacen cargo de este nuevo tipo de incendios han tenido que adaptarse, y para saber cómo lo han hecho, nos hemos ido hasta un parque de bomberos. Allí hemos hablado con los encargados de lidiar con el fuego.

La problemática del fuego en los coches eléctricos

Rimac Richard Hammond

En el ya célebre accidente que casi le cuesta la vida a Richard Hammond provocó que el Rimac Concept_One que conducía acabase envuelto en llamas. Unas llamas que según Jeremy Clarkson se prolongaron durante cinco días a medida que las celdas de sus baterías ardían.

La problemática a la hora de gestionar los momentos posteriores al rescate de las personas involucradas en un accidente se complica en el caso de un coche eléctrico. Si la estructura de la batería se daña puede entrar en lo que se conoce como escape térmico. Según Juan Díaz, el jefe de bomberos que atendió el aviso del Tesla, aseguró que las baterías comienzan a sobrecalentarse hasta 482ºC, haciendo arder los componentes plásticos que las rodean y provocando una reacción en cadena sobre cada celda adyacente.

Accidente Tesla Model X

En el accidente del Model X, dos carriles de la autopista 101 y una rampa de acceso estuvieron cortados durante más de 6 horas hasta que los bomberos aseguraron los restos del coche recurriendo a la propia Tesla para que técnicos de la compañía desmantelasen todo lo posible la batería mientras los bomberos vigilaban que el incendio no se reprodujera.

El choque contra la mediana fue de tal severidad que la batería del Model X comenzó a arder y con un paquete de 7.000 celdas de iones de litio individuales (algunas de ellas desperdigadas por la calzada tras el impacto) los bomberos tardaron horas en asegurarse de que el riesgo de incendio había desaparecido cuando en el incendio de un coche de combustión esta operación dura minutos.

BMW i3 batería

Lo mismo ocurrió con el consumo de agua. El dispositivo que los bomberos emplean en apagar un coche incendiado no suele necesitar más que el agua transportada en un camión de bomberos (entre 1.500 y 5.000 litros), pero en esta ocasión tuvieron que cortar el tráfico para colocar una manguera cruzando la autovía, gastando más de 11.000 litros de agua.

El dispositivo se prolongó aún más lejos con un camión de bomberos escoltando la grúa que transportaba el Tesla y manteniéndolo vigilado unas horas después de dejarlo en el depósito. Hasta 24 horas después de apagar el fuego, las baterías pueden volver a arder.

Así actúan los bomberos en el accidente de un coche eléctrico

Bomberos 2

Para conocer de primera mano cómo los bomberos están variando sus métodos de actuación nos hemos trasladado hasta uno de los parques de bomberos de la Comunidad de Madrid para hablar con A.M., jefe de dotación.

"La sistemática de trabajo obviamente nos ha cambiado", apunta el bombero añadiendo de forma taxativa que "es totalmente distinta la forma de atender un accidente de un coche gasolina o diésel frente en un coche eléctrico".

Con la irrupción hace algunos años de los coches híbridos este experimentado profesional nos señala que ya empezaron a trabajar teniendo en cuenta las altas tensiones que se manejan en los paquetes de baterías de un coche electrificado (unos 600 voltios de corriente continua en un híbrido), prestando ahora especial atención a los últimos movimientos de la industria con coches 100% eléctricos.

Bomberos 4

A nivel operativo nos detalla que lo primero que ocurre tras un accidente en un coche eléctrico es la desconexión del propio vehículo: "El coche guarda la tensión en las baterías mediante sus sistemas de seguridad generalmente y nosotros desconectamos el apartado eléctrico para evitar cualquier riesgo de electrocución".

Según A.M., en el caso de haber víctimas dentro del vehículo los bomberos proceden al rescate de los ocupantes en primer lugar antes de evitar que el incendio se propague: "Lo primero es el salvamento, el rescate de personas después proteger a los bomberos para acceder a los ocupantes, y luego los bienes".

Si un coche choca contra una línea de alta tensión, la compañía corta el fluido para evitar electrocuciones. Cuando el coche es eléctrico, los bomberos corren ese riesgo.

Nos explica que rescatar a una víctima de un coche eléctrico es similar a un vehículo que esté electrificado con un cable de alta tensión: "Dentro del coche el ocupante está a salvo, pero al salir puede electrocutarse por la diferencia de potencial. En esos casos llamamos a la compañía eléctrica para que corte el flujo, pero en un coche eléctrico ese corte lo tenemos que hacer nosotros". Para facilitar la tarea, las marcas ponen indicaciones y utilizan un color específico para indicar cuáles son los cables que llevan alta tensión para que trabajen los bomberos.

Tesal Model S Canfranc

Por eso a través del RACC y otras asociaciones por la Seguridad Vial, también se están abriendo iniciativas para que los coches eléctricos cuenten con una zona de corte donde los bomberos puedan actuar y desconectar toda la energía eléctrica, aislándola en las baterías y minimizando el peligro tanto para los ocupantes como para los rescatadores.

Para protegerse del posible riesgo de descarga a los bomberos utilizan equipos de protección individual (EPI) con materiales aislantes, pero también cuentan con equipamiento como el de las compañías eléctricas como botas de goma especiales que protegen hasta 1.000 voltios o guantes de protección de hasta 40.000 voltios.

El fuego en un coche eléctrico es mucho más violento

Cómo se apaga el fuego de un coche eléctrico incendiado

"A partir de ahí pasaríamos a tratar de gestionar el material que está ardiendo", cuenta A.M. en el caso de que el daño en las baterías haya provocado un fuego. Resalta el peligro adicional existente porque "si echamos agua sobre la descomposición del litio incluso se favorece una combustión más violenta porque se favorece la oxidación".

Además el bombero nos cuenta que cada vez es más frecuente que los coches modernos se fabriquen con materiales poco convencionales como el aluminio y el fósforo. Estos materiales sometidos a los virulentos incendios eléctricos pueden reaccionar y descomponerse en hidrógeno, convirtiéndose en incendios aún más peligrosos y generando riesgo de explosiones. Por eso se valora la opción de una vez asegurada la zona y aislado el fuego, dejarlo arder sin intervenir hasta que el combustible se consuma por sí mismo.

Leaf accidente

Si las circunstancias llevan a la decisión de extinguir el fuego el jefe de dotación narra que "a la hora de atacar un incendio en las baterías de un coche eléctrico, al ser generalmente de iones de litio, el combustible alcanza temperaturas muy altas y nos obliga a hacer un consumo de agua más elevado. Es fácil que gastar más de 10.000 litros de agua porque la temperatura es extremadamente alta y se produce durante un periodo de tiempo muy prolongado", detalla.

Siguiendo con el estricto protocolo de actuación, A.M. nos narra que el primer paso es contener el derrame del producto que compone las baterías y, en el caso de utilizar agua para sofocar el fuego, también se tratan de recoger esas aguas que en principio ya están contaminadas con los productos químicos.

Accidente Tesla Model X 2

A posteriori, después de haber neutralizado el riesgo de incendio, el jefe de dotación nos asegura que la recomendación a los servicios de asistencia que retiren el vehículo es dejarlo en una campa separado del resto de vehículos donde en caso de reproducirse el incendio no pueda afectar a otros bienes.

"Por suerte aún no hemos tenido que atender incendios de este tipo porque de momento no hay muchos coches eléctricos", asegura, al tiempo que destaca la formación continua y específica que realiza el cuerpo para saber cómo actuar apropiadamente.

Audi E Tron 130

Después de contarnos esto, A.M. apunta que los vehículos eléctricos son medios de transporte tan susceptibles como cualquier otro de tener un percance, pero que no por el hecho de ser eléctricos suponen un riesgo de incendio superior.

"Cuando una marca saca un coche eléctrico al mercado lo hace con, como mínimo, la misma seguridad que un coche tradicional", asegura, añadiendo que "es una cuestión de costumbre. En un coche de gasolina vamos sentados encima de 40 o 60 litros de combustible y lo vemos como algo normal. Dentro de poco se normalizará el uso de los eléctricos que ahora tienen en la autonomía el mayor handicap. No es una cuestión de seguridad".

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio