El SEAT Ibiza ya no es lo que era hace años, y cada vez está más cerca de ser un cachorro de León

El SEAT Ibiza ya no es lo que era hace años, y cada vez está más cerca de ser un cachorro de León
8 comentarios

El SEAT Ibiza es el coche más importante en la historia reciente de SEAT. Es el coche con el que la marca empezó su andadura lejos de los lazos que la unían a FIAT y con el que la marca alcanzó el éxito a nivel internacional, cuando nadie la conocía. Hace poco, SEAT ha desvelado el nuevo SEAT Ibiza, un coche actualizado a nivel de contenido, pero cuyo diseño no ha variado.

Las evoluciones del nuevo SEAT Ibiza son de esas que no se ven. A nivel mecánico, en primer lugar. La gama de motores pierde los diésel y vuelve a recuperar un gasolina de 1.5 litros y 150 CV, una motorización que ya contaba en su gama cuando esta generación llegó al mercado.

Y en segundo lugar, a nivel de diseño interior y contenido tecnológico. El salpicadero es totalmente nuevo en su parte superior y con un diseño propio que se inscribe en la tendencia actual de diseño de la marca.

Así la pantalla multimedia sigue en el centro, pero ahora domina el salpicadero y que reposa sobre dos airedores con un marco de color que los resalte y al que hacen eco otros dos aireadores, uno en cada esquina, también con un marco. El objetivo es “anular” visualmente el cuadro de instrumentos y atraer la mirada hacia el centro y su pantalla.

SEAT Ibiza

A nivel de equipamiento, el nuevo Ibiza se inscribe también en la tendencia actual. Mantiene la conectividad Full Link con Android Auto y Apple CarPlay de la que disponía pero ahora es de tipo inalámbrico. De paso da acceso a nuevos contenidos online (pues el modelo actual ya ofrece un acceso remoto al coche vía smartphone) y un nuevo sistema de control por voz con reconocimiento de comandos naturales que se activa con la orden "hola, hola".

Al igual que muchos de sus rivales y a medida que se populariza está función, el nuevo Ibiza  podrá contar con un asistente de conducción de nivel 2, que funcionará hasta 210 km/h. Un sistema que completa el control de crucero activo opcional y la frenada automática de emergencia y el asistente de mantenimiento de carril que el Ibiza ya equipaba antes del restyling.

SEAT Ibiza

También abrazan otras novedades como el asistente de ángulo muerto con detección de vehículo a una distancia de hasta 70 metros, reconocimiento de señales de tráfico, asistente de aparcamiento y asistente de luces de carretera para los acabados superiores, pues son los que pueden montar los faros LED más potentes y completos.

Un mayor equipamiento tecnológico

SEAT Ibiza

Viendo este restyling, uno tiene la sensación que la distancia entre el SEAT Ibiza y el SEAT León se ha reducido, no hay ese salto de gama que había en el pasado. Y es algo extensible a todos los coches urbanos polivalentes, lo que en la industria llaman coches del segmento B, frente a los modelos de gama superior. Por ejemplo, el Renault Clio con el Renault Mégane o el Volkswagen Polo y el Volkswagen Golf. Los coches polivalentes ya no son ese modelo básico, con poco equipamiento que teníamos todos en mente.

Con el paso del tiempo y al reducción de los costes, equipamientos que hace 10 años solo podíamos encontrar en modelos de gama superior llegan hoy a modelos polivalentes, como el SEAT Ibiza o el Renault Clio.

Seat Leon

Quizá el mejor ejemplo sea la asistencia de conducción de nivel 2, la mal llamado conducción semiautónoma. Tanto el Ibiza como el Clio han recibido este equipamiento con motivo de su respectivos restyling. Que un coche urbano polivalente pudiese él solito seguir el tráfico, adaptarse a su ritmo y todo ello sin salirse de su carril era hasta hace pocos años pura ciencia ficción.

Si seguimos con el ejemplo del SEAT Ibiza y comparamos su evolución con el SEAT León podremos ver que el actual SEAT Ibiza cuenta con un equipamiento de serie y opcional en cuestiones de seguridad relativamente similar al del SEAT León, cuando no era así en el pasado. Por ejemplo, ambos disponen de sistemas de frenada automática de emergencia en ciudad (front assist) y de control de crucero activo en sus versiones actuales.

SEAT Ibiza y SEAT León : 20 años de vidas paralelas

Seat Ibiza 2002

Sin embargo, las diferencias hace 20 años eran más destacables en ese aspecto. Mientras el León podía disponer de cuatro airbags de serie en sus versiones más accesibles, el Ibiza solo traía de serie los airbag frontales, para los airbags laterales delanteros había que recurrir a las opciones, o bien a versiones más altas del Ibiza que sí los equipaban de serie.

El mayor y más completo equipamiento de seguridad pasiva y activa de los polivalentes actuales se debe principalmente a la necesidad de obtener una buena puntuación en las pruebas de seguridad de EuroNCAP.

Ese organismo otorga mejor puntuación si esos equipamientos están presentes, incluso en detrimento de la seguridad del automóvil en caso de choque, como ha quedado demostrado con la reciente baja puntuación del Dacia Sandero Stepway a pesar de ser un coche seguro en caso de choque.

Seat Leon 2000

Por el contrario, si miramos el equipamiento de confort del Ibiza y del León ahora y hace 20 años, las diferencias siguen siendo las mismas. Hace 20 años, ambos podían contar en los niveles superiores con climatizador, cierre centralizado y elevalunas eléctricos, pero mientras el León podía equipar además asientos delanteros eléctricos y calefactables, el Ibiza, no.

Es algo normal, la presencia de algunos equipamientos supondría subir el precio del coche demasiado y acercarlo en precio a un León. El público objetivo del Ibiza lo consideraría entonces demasiado caro y el público objetivo del León escogería el coche más grande y espacioso de los dos.

En la actualidad ocurre lo mismo, ambos modelos pueden contar con faros LED, faros con función Coming & Leaving Home, acceso y arranque sin llave, pantalla táctil y climatizador bizona. El León por su parte, puede disponer en opción de climatizador trizona (para las plazas traseras), mientras que el Ibiza, no. Aquí, nada ha cambiado. La marca sigue respetando la jerarquía de los modelos y mantiene así los dos modelos dentro de sus segmentos de precio respectivos.

Las diferencias en equipamiento son mínimas e incluso a nivel de chasis no hay una enorme diferencia técnica, con suspensión McPherson, delante, y rueda tirada con elemento torsional, y detrás para  ambos, aunque sí la hay en la puesta a punto.

Al final, para quien no necesite o no considere importante la mayor habitabilidad del León, ahora como hace 20 años, un SEAT Ibiza de gama media alta, es decir, bien equipado es una alternativa muy válida a un SEAT León de gama media baja.

En Motorpasión | Probamos el Volkswagen Golf 8, el icono que quiere guiar el camino al coche conectado aunque aún no sea el momento adecuado

Temas
Inicio