Cinco señales para saber cuándo deberíamos cambiar las ruedas del coche

Cinco señales para saber cuándo deberíamos cambiar las ruedas del coche
3 comentarios

Los neumáticos son un elemento fundamental de nuestro coche y cerciorarse de forma periódica de su buen estado es imprescindible para circular con seguridad. Para ello hemos de estar al tanto de mantener una presión correcta, pero también es necesario vigilar el desgaste de la banda de rodadura y rotaro cambiar los neumáticos en el momento preciso.

Las ruedas no tienen una “fecha de caducidad” concreta o exacta y esta no solo depende de su fecha de fabricación o de los kilómetros que hayamos recorrido con ellos. Su vida útil dependerá de numerosos factores como el estado del propio coche, de la calzada, de la temperatura ambiente e incluso de nuestra forma de conducir.

Hay algunas señales inequívocas a las que debemos prestar atención para saber cuál es el mejor momento para un cambio de neumáticos: las repasamos.

Cinco señales fundamentales a tener en cuenta

Neumaticos Almacenados

Pese a las peticiones de muchos fabricantes e incluso de la Asociación Nacional de Distribuidores e Importadores de Neumáticos (ADINE), los neumáticos no tienen una fecha de caducidad concreta establecida por normativa. Lo que sí está regulado son las especificaciones sobre su homologación (directiva 92/23/CEE del 31 de marzo de 1992) o su etiquetado, que desde el año pasado ofrece información más clara y accesible a los consumidores.

Aunque no caduque, los neumáticos envejecen. No hay que olvidar que el neumático es el único elemento que pone en contacto nuestro vehículo con el asfalto, y que de él depende la distancia de frenado, el agarre en curva o la estabilidad. Para evitar un desgaste prematuro y cambiar las ruedas a tiempo, el RACE recomienda prestar atención a estas señales:

  • Si los neumáticos pierden aire es señal que esconden algún problema: para saberlo, comprueba la presión del aire al menos una vez al mes y lleva siempre la recomendada por el fabricante.
  • Observa si presentan bultos, desgaste irregular o golpes en la carcasa que pongan en duda su recomendación de uso.
  • Vigila que los neumáticos no estén cristalizados y tengan grietas. Si esto pasa, las ruedas no estarán en las condiciones idóneas para ofrecer un buen nivel de seguridad.
  • Si observas que el coche no agarra o no frena lo suficiente, sobre todo en mojado, también es un indicador de que debes cambiar los neumáticos.
  • Cuando notamos vibración en el volante tampoco es buena señal. Esto suele pasar a más de 90 km/h (y se agrava cuando se circula a mayor velocidad) y puede estar relacionado con un mal alineado de los neumáticos, presión incorrecta u otros factores, pero no debemos dejarlo pasar sin revisarlo para encontrar la causa y reemplazar los neumáticos si es necesario.

Además, la DGT recomienda sustituir el neumático cuando la banda de rodadura esté entorno a los 3 mm, siendo obligatorio hacerlo antes de que alcance el límite legal de 1,6 mm. Además, cabe recordar que la normativa contempla como infracción grave circular con los neumáticos en mal estado y se aplica una multa de 200 euros por cada neumático defectuoso.

En este sentido, a quienes duden sobre si el dibujo de las gomas de su coche está ya desgastado o no, la Guardia Civil aconseja realizar el denominado “truco de la moneda”, que consiste en introducir una moneda de 1 euro en la ranura del dibujo para comprobar su profundidad: si aún se ve la parte dorada del borde inferior, ya es momento de sustituir el neumático. Si no, podrá rodar unos kilómetros más.

En Motorpasion | Este vídeo demuestra qué pasa en el neumático de un coche justo antes de explotar, pero desde dentro | Ver para creer: así estaba el neumático de este camión que acudió a pasar la ITV

Temas
Inicio