Compartir
Publicidad

Renault Be Bop Z.E. Concept, probamos uno de los primeros coches eléctricos (I)

Renault Be Bop Z.E. Concept, probamos uno de los primeros coches eléctricos (I)
38 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Dentro de un año y medio, en 2011, Renault comercializará sus primeros vehículos completamente eléctricos. Esta semana asistimos en París a la presentación del Renault Be Bop Z.E. Concept, un anticipo del Renault Kangoo eléctrico que llegará a principios de 2011.

No todos los días se tiene la ocasión de conducir un prototipo (la única unidad que existe, que cuesta 1,5 millones de euros), pero esta presentación es interesante sobre todo por conocer cómo será la apuesta de Renault para eléctricos. Su plan de lanzamientos, su precio estimado o la infraestructura de recarga, todos los detalles de los coches que están a la vuelta de la esquina.

En esta primera parte explicaremos cómo se conduce un coche eléctrico de los que, probablemente, tengamos en las calles en los próximos años. Ni superdeportivos ni apuestas de nicho de coches caros y pequeños, son coches normales con motor totalmente eléctrico.

Al volante de un Renault eléctrico: conducir sin tocar el freno

Renault Be Bop Z.E. Concept prueba

Hay dos formas de verlo: la primera es que he probado una furgoneta y la segunda es que he probado el coche más caro hasta el momento, y a la vez un coche pionero, que anticipa los primeros eléctricos que llegarán de forma masiva a las carreteras.

Es el único prototipo de estas características que existe, y cuesta 1,5 millones de euros, lo que tiene un efecto curioso: hace que no mires dos, sino tres o cuatro veces antes de incorporarte a la carretera, no vaya a ser que alguien aparezca de la nada y tuviésemos el dudoso honor de ser los primeros en siniestrar un prototipo eléctrico de Renault.

La pregunta que todos nos hacemos es qué diferencias existen entre las sensaciones de conducción de un coche eléctrico frente a uno térmico o incluso híbrido. El cambio es sustancial, con una característica fundamental: se puede conducir utilizando sólo el acelerador, sin tocar el freno (ni el embrague, que no existe).

Esto es posible ya que la transmisión contínua (carece de marchas) recupera la energía cinética cuándo no se está pisando el acelerador. Es equivalente a reducir una marcha cuando nos acercamos a un semáforo, sin revolucionar demasiado el coche ni seguir teniendo una marcha larga, con la particularidad de que se detiene por completo de forma lineal (un coche de marchas se calaría en este caso).

Renault Be Bop Z.E. Concept prueba

Con un poco de práctica, difícil de adquirir al principio, se podría dejar el freno sólo para frenadas fuertes, y utilizar el freno motor para frenadas normales en ciudad.

Esto tiene un pequeño efecto secundario, y es que es necesario pisar un poco más de lo normal el acelerador para mantener la velocidad constante. En llano, mantener la velocidad implica pisar un poco más que a punta de gas. Probé a hacer lo mismo a 50 km/h y a 70 km/h, ya que las carreteras secundarias por las que transcurría la prueba no permitían más velocidad, y el ángulo con el que hay que apretar el acelerador es el mismo, como si se tratase de un coche con marchas.

No he podido probarlo a la velocidad máxima (unos 130 km/h en este modelo), aunque nos imaginamos que circular por autopista con un coche eléctrico requerirá también pisar un poco más, aunque no llevar el pedal a fondo.

Otra de las características ya conocidas de los motores eléctricos es su entrega constante de par, lo que proporciona una aceleración lineal, sin sobresaltos.

¿Interesa este nuevo paradigma de conducción

Conducir un coche eléctrico de esta forma, sin marchas y utilizando menos el freno, y con una potencia lineal, es notablemente distinto a lo que estamos acostumbrados con los motores térmicos.

Mi conclusión es que es un tipo de conducción más natural en ciudad, un modo intuitivo y cómodo de desplazarnos, además de más confortable por la ausencia de ruidos.

Sobre las sensaciones de conducción, soy de los que opina que el coche eléctrico no matará el placer de conducir. Bien es cierto que este motor parece más adecuado para ciudad que para carretera, aunque debemos ser cautos: llegarán motores más potentes y más divertidos de conducir.

El cuadro de mandos

Renault Be Bop Z.E. Concept prueba

El tablero del Renault Be Bop Z.E. Concept es muy sencillo en lo que se refiere a los indicadores del sistema de motor eléctrico. En la parte central, una luz verde con forma de coche nos indica que el coche ha arrancado, algo que se hace con una llave como si fuese un coche normal.

La palanca de cambios tiene tres posiciones, que no están indicadas en el prototipo (lo estarán en la versión final, claro). Simplemente P, D y R: Parking, Drive y Reverse.

De vuelta al tablero, dos indicadores señalables: a la izquierda el nivel de batería, que nos indica el nivel de carga. Y a la derecha, el consumo instantáneo, que tiene en los extremos dos zonas verde oscuro y rojo que indican recarga (en frenada o freno motor) y consumo máximo, respectivamente.

Renault Be Bop Z.E. Concept

Renault Be Bop Z.E. Concept prueba

El Renault Be Bop Z.E. Concept es un prototipo basado en el Renault Z.E. Concept, que se presentó en el pasado Salón de París 2008.

En 2011 aparecerá un Renault Kangoo Express eléctrico, basado en este prototipo aunque con la carrocería grande. Según Renault, aún tienen que ajustar varios parámetros del sistema eléctrico, pero con la prueba de este modelo nos podemos hacer una idea de cómo será conducir un coche eléctrico. Sin embargo, esperan que la versión de producción aumente ligeramente el par motor y por tanto las prestaciones.

El Renault Be Bop Z.E. Concept pesa 1.591 kg, un peso alto debido al extra de las baterías. Su motor eléctrico tiene 44 kW de potencia, que equivaldrían a unos 60 CV. Aparentemente se mueve mejor que un motor gasolina de la misma potencia, teniendo en cuenta que viajaban en él dos personas además de mí.

El motivo son sus 190 Nm de par, entregados de forma constante a lo largo de su régimen de giro, que sube hasta 12.000 rpm. Incluso con las llantas de 18 pulgadas que utiliza este prototipo el arranque se producía sin problema (0 a 100 50 km/h en 6 segundos, aunque no lo he comprobado), algo que con un motor gasolina sería complicado.

Su velocidad máxima está limitada electrónicamente a 130 km/h, y su autonomía declarada es de unos 160 km.

¿Cómo se recarga? ¿Cuánto costará? En la próxima entrega, conoceremos todos detalles sobre el plan de comercialización de vehículos eléctricos de Renault.

En Motorpasión | (Continuación) Renault Be Bop Z.E. Concept y los planes de Renault para coches eléctricos (II)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio