Compartir
Publicidad
Publicidad

Opel Insignia Sports Tourer OPC, prueba (parte 2)

Opel Insignia Sports Tourer OPC, prueba (parte 2)
Guardar
60 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Veo que a más de uno se le han puesto los dientes tan largos como las tomas de aire del Insignia OPC en la primera parte. Pues ahora viene lo más interesante, y es cómo se conduce este coche. Su carta de presentación es un motor V6 Turbo de 325 CV, el segundo Opel de serie más potente de la Historia.

El Insignia OPC nos promete sensaciones fuertes, pero también depende con qué rival le comparemos. Respecto al Vectra OPC he notado diferencias notables, el modelo anterior iba mucho más descontrolado, pero la tracción total adaptable ha hecho maravillas, haciendo al Insignia muy dócil y seguro.

Por otra parte, si le comparamos con dos referentes en su categoría, el Audi S4 Avant 3.0 TFSI quattro y el BMW 335i xDrive Touring, el Opel no sale muy bien parado. Eso sí, en cuanto a precio, no hay discusión posible, el Opel gana por paliza a sus rivales de segmento Premium. Y de generalistas mejor no hablemos…

Opel Insignia ST OPC

Motor 2.8 V6 Turbo

Este bloque transversal ya es conocido tanto en Opel como en Saab. Antes del Insignia, le vimos dar 280 CV en el Opel Vectra OPC y en el Saab 9-3 Turbo X. En el Insignia, sube a 325 CV de potencia, con un par máximo de 435 Nm entre 1.900 y 4.000 RPM. El consumo no es bajo, homologa 11,7 l/100 km de gasolina.

No tiene inyección directa todavía, cuando es tecnología que otros motores gasolina de General Motors sí tienen, incluidos algunos V6 americanos. Está sobrealimentado por turbocompresor y es de los que te pide caldito de 98 octanos, ese que tanto duele echar al precio que está.

El motor embiste a una caja manual de seis relaciones, y de ahí a un sistema de tracción total adaptable con diferencial trasero activo (e-LSD), que reparte la fuerza mediante multiembragues en el momento que se necesita. Solo se vende con tracción total, que es lo suyo para un coche de este tipo. Así la potencia es más controlable.

Opel Insignia ST OPC

Conducción y dinámica

El Insignia tiene un problema muy grande, y es su peso. Estando más cerca de los -1.800- 1.900 kg que de los 1.700 kg, rivales de menos potencia, como el BMW 335i xDrive Touring, se lo meriendan en aceleración 0-100 km/h, la diferencia es significativa (y el BMW rinde 306 CV, pesa unos 1.800 kg y su motor ofrece menos par máximo).

Por otra parte, tanto el 335i xDrive como el S4 tienen motores más sofisticados y mejores medidas de eficiencia energética, por eso sus rivales bajan de 10 l/100 km y encima son más rápidos. De todas formas, con la diferencia de precio, el OPC ya puede consumir lo que quiera que eso deja de importar.

Otro “problema” que tiene es que la curva de par no es muy plana. Entrega el 100% del par en un margen de RPM menor al de los mencionados Audi y BMW, le falta constancia y linealidad. No todo iban a ser elogios por mucho que me haya gustado, al César lo que es del César. Hace el 0-100 km/h en más de 6 segundos.

Opel Insignia ST OPC

Los mencionados rivales bajan de 6 segundos. La punta autolimitada es la misma, 250 km/h, suficiente para el 99% de la gente. En algo se tenía que notar que no es un auténtico Premium, pero ya va a rebufo de ellos costando 15.000-20.000 euros menos, y eso sin igualar equipamiento…

El Insignia OPC no es un modelo radical, es muy marchoso. Quien quiera radicalidad, que se mire un Vectra OPC de segunda mano, que eso sí que era subvirador o sobrevirador a placer. El Insignia es mucho más neutro y aplomado, da una tremenda sensación de control al conductor y sus límites no son fáciles de tocar.

Además, con las apisonadoras asfálticas de 20 pulgadas que llevaba mi unidad de prensa, el coche iba sobre raíles incluso en horquillas que o las tomas en segunda o te matas. Si el coche empieza a insinuar descontrol, es que el conductor ya está muy descontrolado per se. El Vectra OPC no puede seguirle.

Opel Insignia ST OPC

Otro punto en el que no parece demasiado deportivo es el de la resistencia de los frenos a la fatiga. Si se baja un puerto a un ritmo muy vivo, empezaremos a percibir el pedal del freno más blandito, antes de empezar a notar fading. Es una especie de aviso de que ya habido suficiente diversión.

El tacto del volante, pedales y cambio me ha gustado mucho, está en línea de los mejores, incluso de rivales más reputados. Este bastidor aguanta perfectamente más de 300 CV, ahí se nota lo bueno o regular que es un coche. Al Vectra lo cierto es que 280 CV le venían un poquito sobrados, este los tolera mejor.

Cuando se pulsan los botones Sport u OPC notamos cambios en el coche: la suspensión, dirección, motor… se vuelven más vivos. Del modo Sport a OPC hay poca diferencia, se nota más el salto desde el modo normal. Eso sí, no es un salto muy impactante, en otros Opel la diferencia es más acusada.

Opel Insignia ST OPC

Es decir, en modo OPC se puede ir con la familia por autovía, a ritmo legal, sin bajarse con las vértebras dobladas, y hasta consumir moderadamente. Supongo que va en la línea de no hacer el coche demasiado radical, ni aunque se le pida. Encuentras más radicalidad en el Zafira OPC, garantizado.

A ritmo tranquilo gasta como un V6, 10 litros o menos, pero como te de por pisarle, bebe como un V8. He sido capaz de hacer desaparecer un cuarto de depósito en un cuarto de hora (sin terminar de ir a saco), creo que las medias serían de 30 l/100 km o por ahí. En zona urbana gasta mucho, oficialmente 17 l/100 km…

A ver, si te compras un coche así, el consumo debería darte igual, pero es un motor comparativamente sediento en conducción deportiva. La media que me ha hecho (incluyendo puertos) es de 12,3 l/100 km. En conducción muy tranquila he conseguido dejarlo en 7,4 l/100 km en un recorrido mixto a 84 km/h de media.

Opel Insignia ST OPC

No hice pruebas a alta velocidad, eso ya lo hice en Alemania con un motor inferior, pero que también corría mucho. Incluso a 200 km/h el Insignia es un coche muy sólido y que se nota que se ha diseñado para ofrecer comodidad a esas velocidades, se nota el ADN alemán.

En cuanto a ruidos… es bastante silencioso en crucero, la diferencia entre 120 y 160 puede ser muy difusa para quien no mire el velocímetro. Sí se nota cuando se acelera fuerte, puede llegar a escucharse el zumbido del turbocompresor, pero no es especialmente llamativo en ese sentido tampoco.

La versión berlina/sedán, que también la he conducido brevemente, me pareció algo más ruidosa a más de 120 km/h. En el familiar no se nota esa turbulencia que ubico detrás del conductor, se le puede comparar en sonoridad, tranquilamente, con Audi, BMW, Lexus, Infiniti o gente de esos estratos.

Opel Insignia ST OPC

Dejando a un lado esta cuestión, hablemos de lo racing. El ordenador incorpora instrumentación para los gourmets: presión del turbo, temperatura y presión de aceite, cuentavueltas (circuito) y tabla de tiempos. Me habría gustado meterlo en circuito, pero no pudo ser. Es ideal para tandas…

... mientras tu pareja y tus hijos se toman un refreso en el paddock. También es un coche que invita a la conducción responsable. Si tiene el Opel Eye, nos recuerda todos los límites de velocidad según lee las señales, incluso algunos que no sabías “ni que existían” (ve más señales que uno mismo).

El Opel Insignia OPC es un coche muy divertido, y hasta utilizable en el día a día, pero si tienes una buena situación económica. Con 70 litros de depósito, llenar desde reserva te sale por más de 75 euros… y con ellos haces poco más de 500 kilómetros. Si miras el consumo, olvídate y compra un CDTI.

Opel Insignia ST OPC

Suena muy bien, es relativamente rápido, transmite deportividad y placer de conducción, especialmente si amas la gasolina, pero prepárate para sufrir. Menos mal que solo es un 2.8 V6… Podría ser peor, el Audi S4 (B7) consumía 13,3 l/100 km con su V8 de 344 CV. Ojito, que el Vectra OPC consumía menos, 10,5 l/100 km.

Las versiones berlina y sedán ofrecen prestaciones levemente superiores y un poco menos de consumo, pero los comentarios van en la misma línea. Otros rivales a tener en cuenta son el Infiniti G37, Volkswagen Passat R36 y el Cadillac CTS 3.6 V6, todos más caros. De hecho, el Insignia OPC es el coche de su tamaño y potencia más barato del mercado.

Y no hagáis la lectura de “barato” por “malo”. No es “el mejor”, pero en relación a su precio, es un producto muy bueno, pero puede ser mejor aún. Coches como este le quitan sentido a la lucha de clases, al menos, automovilísticamente hablando. Eso de poder toserle a coches más caros…

En Motorpasión | Opel Insignia Sports Tourer OPC - "Parte 1":https://www.motorpasion.com/pruebas/opel-insignia-sports-tourer-opc-prueba-parte-1, "Parte 3":https://www.motorpasion.com/pruebas/opel-insignia-sports-tourer-opc-prueba-parte-3 y "Parte 4":https://www.motorpasion.com/pruebas/opel-insignia-sports-tourer-opc-prueba-parte-4

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos