Publicidad

Probamos el BMW X5 M50d: 400 CV gracias a cuatro turbos para brillar en cualquier situación
Pruebas de coches

Probamos el BMW X5 M50d: 400 CV gracias a cuatro turbos para brillar en cualquier situación

Publicidad

Publicidad

Cuando se puso en el mercado la cuarta generación del BMW X5 hace poco más de un año, recuerdo sucumbir a los encantos y buen hacer de la versión 30d de 265 CV, un modelo que gracias a sus reducidos consumos y su brillo en el aspecto dinámico, parecía más que suficiente para cualquiera que quisiese un SUV grande y lujoso. Pero no habíamos probado todavía la versión BMW X5 M50d con su motor diésel de 400 CV que mejora considerablemente sus prestaciones sin aumentar en exceso los consumos.

El BMW X5 ha dado un salto de gigante en esta cuarta generación en todos los aspectos. Esta versión tan especial que hoy nos ocupa es la firmada por M Performance y podemos hablar de él como el tope de gama, junto al M50i de 530 CV en gasolina. Serán los más deportivos y potentes hasta la llegada del BMW X5 M de 600 CV a mediados de este año. A pesar de que ese será sin duda el X5 soñado por muchos, este que hoy nos ocupa le gana en algunos aspectos por goleada.

La versión M Performance diésel

BMW X5 M50d logotipo La versión M50d tiene cuatro turbos y es uno de los motores más avanzados del mundo del automóvil

La receta es aparentemente sencilla. Han cogido el motor 3.0 diésel de seis cilindros en línea, el mismo que lleva el 30d y le han incorporado cuatro turbocompresores, dos de alta presión y dos de baja presión. De esta forma, consiguen sacarle 400 CV de potencia máxima a 4.400 RPM y unos espectaculares 760 Nm de par entre 2.000 y 3.000 RPM. Hay otro M50i de 530 CV con motor V8 biturbo de gasolina.

Como modelo más prestacional diésel de la gama actual, lleva una serie de elementos específicos como parte de la dotación de serie, muchos de los cuales son opcionales en otros BMW X5. Hablamos del kit aerodinámico de carrocería de BMW M en el que lo más llamativo son los faldones de inspiración deportiva. Las entradas de aire más marcadas y la mayor superficie pintada en el color de la carrocería, incluyendo los perfiles de los pasos de rueda, le confieren un aspecto único con un marcado toque deportivo.

BMW X5 M50d llantas No son las dimensiones de llanta más idóneas para el campo, no.

En la gama X5 actual, las llantas van desde las 18 hasta las 22 pulgadas. El M50d de serie lleva llantas de 21 pulgadas y esta unidad llevaba las más grandes de todas las disponibles en 22 pulgadas, con un espectacular diseño multiradio y dejando ver en todo momento las pinzas de freno pintadas en color azul, marca de la casa de los M Performance.

Las dos pantallas de 12,3 pulgadas del BMW Live Cockpit Professional tienen una lectura muy sencilla y su manejo táctil funciona a la perfección

Esta unidad venía pintada en color azul oscuro, el cual ayuda a realzar su sobriedad y elegancia. Ese color hace que además destaquen otros elementos de diseño. Hablo de los riñones delanteros, las carcasas de los espejos retrovisores y unas pequeñas molduras situadas en las toma de aire delanteras que van pintadas en aluminio mate, detalles que solo encontrarás en los M Performance, este y el de gasolina.

BMW X5 M50d detalles frontales

Por lo demás, el BMW X5 sigue siendo ese coche contundente y elegante, con 4,9 metros de largo y una distancia entre ejes de 2,9 metros (42 mm más larga que en su antecesor). Esta última característica, además de darle un mejor apoyo sobre la carretera, dota al interior de un espacio más amplio. Así que vayámonos al interior, donde encontramos dos posibles configuraciones, la de serie con 5 plazas y en opción con 7 plazas y 75 litros menos de maletero.

A nivel tecnológico, la dotación de este modelo es casi infinita, pero en este sentido no hay diferencias respecto a lo que puede llevar cualquier otro X5 bien cargado de extras. Si tengo que elegir cinco cosas, destaco las luces Láser para viajar de noche, el sistema de marcha atrás automático que permite recorrer en sentido inverso los últimos 50 metros moviendo el volante, el control de crucero activo con sistema de arranque y parada en atascos y por último el techo panorámico Panorama Sky Lounge con sus luces LED que permiten crear hasta 15.000 patrones gráficos.

Una bestia que se siente desde el primer momento

BMW X5 M50d lateral

Llegué a recoger el X5 M50d y nada más ponerlo en marcha pulsando el botón situado en la consola central, aprecio una de las diferencias más notables respecto al 30d que había probado hace casi un año. El sonido que se percibe en el interior es notablemente más ronco, más intenso, más palpable. Se nota que en este se quiere realzar el aspecto deportivo, y en este sentido la experiencia sonora es pieza clave.

Incluso en el modo ECO es capaz de demostrar la contundencia de esos 760 Nm de par motor

Moverse con este coche en ámbitos urbanos es una auténtica delicia, ya que a pesar de sus casi cinco metros de largo, es ágil gracias a una dirección muy directa y a la ayuda del eje trasero direccional que permite ganar un extra de agilidad, tanto que parece que estás al volante de un X2 más que de un X5. La posición de conducción alta, los asientos envolventes que se adaptan al contorno de tu cuerpo y la gran superficie acristalada hacen que conducirlo sea muy agradable. Incluso entrar y salir de él es cómodo porque gracias a la suspensión neumática baja la altura para que puedas hacerlo cómodamente.

BMW X5 M50d trasera

El M50d lleva una configuración específica de muelles y amortiguadores pensados para sacarle el máximo rendimiento en conducción deportiva. Eso hace que se sienta algo más duro que un X5 30d con paquete M sin llegar a ser incómodo, pero también se percibe más directo, más ágil y precioso que este último.

La caja de cambios de 8 velocidades se comunica a la perfección con el motor y así ofrece una respuesta inmediata

Es una maravilla también por la contundencia con la que se mueve, ya que a tan solo 1.000 RPM ya entrega más de 450 Nm y eso permite que las salidas desde los semáforos o las recuperaciones cuando necesitas moverte con rapidez, sea absoluta. También destaca el comportamiento de la caja de cambios automática Steptronic de ocho velocidades, que tiene relaciones más largas y cuya electrónica se ha trabajado para que las transiciones entre marchas sean casi imperceptibles.

BMW X5 M50d selector cambio Los motivos en cristal en la palanca selectora y el mando iDrive son opcionales

Lo mejor de todo es que moviéndote con alegría en este tipo de condiciones en tráfico urbano, los consumos no se disparan. Nos hizo en tramos así medias que apenas superaban los 10 l/100 km, lo cual creo que es un muy buen registro para un SUV de su tamaño con 400 caballos de potencia.

El placer de viajar en primera clase

Para poner bien a prueba el BMW X5 M50d, hicimos dos viajes, el primero de media distancia entre Madrid - Valencia - Madrid durante un fin de semana, y el segundo un Madrid - Valladolid - Madrid en un día de semana. En el primer trayecto, el BMW X5 nos mostró su mejor cara gracias a un confort de marcha que hasta hace no mucho tiempo solo encontrabas en una gran berlina de representación.

BMW X5 M50d trasera lateral

El BMW X5 M50d destaca por el silencio absoluto en el habitáculo, gracias a un aislamiento acústico que hace que ni se escuche ningún tipo de sonido aerodinámico. Los cristales dobles que llevaba la unidad de pruebas, con un grosor de los mismos que casi duplica los de un X5 de serie, son una de las claves para ese silencio.

El silencio solo se rompe si movemos la palanca selectora hacia la izquierda para activar el modo Sport, momento en el que el sonido amplificado por los altavoces se hace más palpable

El motor es inagotable, está lleno en toda la gama de revoluciones y sinceramente, creo que es imposible ponerle una sola pega en cuanto a su comportamiento. A muy bajas revoluciones solo funciona uno de los cuatro turbos. El segundo entra en funcionamiento cuando se superan las 2.500 RPM y los otros dos funcionan en altas cuando se exige una respuesta de esas que pocas veces necesitas.

BMW X5 M50d llanta y frenos

El Chasis M adaptivo Professional, una opción que cuesta 3.200 euros es muy recomendable ya que además del eje trasero direccional, incluye el sistema para evitar los balanceos de la carrocería. Inicialmente este sistema, que está compuesto por motores eléctricos que contrarrestan el balanceo en apoyo de la carrocería, está pensado para mejorar la velocidad de paso por curva y la tracción a la salida de las mismas, pero también permite minimizar los baches que se llegan a percibir desde el puesto de conducción ya que también los contrarresta.

Otra opción que me gustó es la suspensión neumática, que va adaptando individualmente al dureza de cada rueda y hace que la altura de la carrocería al asfalto baje 20 milímetros si superas los 138 km/h o si activas el modo Sport. Por eso, cuando vas viajando en carretera a ritmo alegre, la sensación es más cercana a la que experimentas cuando vas conduciendo una berlina rápida que a la que sientes en otros SUV.

BMW X5 M50d maletero En las versiones de cinco plazas el maletero ofrece 650 litros, mientras que en los de 7 plazas se reduce a 575 litros

Una vez más, tanto en autovía como en carreteras nacionales, no parece que lleves entre manos un coche de casi 2,5 toneladas y casi cinco metros de largo. No lo parece por sensaciones desde el puesto del conductor, ni por los consumos, que a ritmo alegre apenas superaban los 8,5 l/100 km, un registro excelente.

El sistema de tracción xDrive hace los repartos de potencia entre ambos ejes mucho más rápido que en el anterior X5

Solo has de tener cuidado, porque es fácil despistarse, pisar de más el pedal del acelerador y meterte en velocidades no permitidas. Cuando hay potencia, comodidad y un coche que filtra mucho lo que ocurre a tu alrededor, es fácil que eso ocurra. Lo bueno, es que a pesar de que no es su cometido principal, también es un coche divertido de llevar en una carretera revirada.

BMW X5 M50d interior Tras probarlo no me extraña que el BMW X5 haya sido el año pasado el SUV grande Premium más vendido

Es estable, tiene una velocidad de paso por curvas bastante alta y a la salida de las mismas, basta con modular lo que queramos el acelerador, que encontraremos la respuesta necesaria.

Tras probarlo en diferentes contextos, la polivalencia creo que es su principal atributo. Creo sinceramente que pocos coches de su tamaño podrán seguir el ritmo que puedes llevar con esta bestia, capaz de hacer que los tramos rectos se acaben pronto, que cuando llegan curvas encararlas con una velocidad de paso alta y una tracción a la salida de las mismas que no tiene reproche alguno. Lo mejor de todo es que lo hace con unos registros de consumo muy bajos, inauditos para un coche de 400 CV como este.

BMW X5: nuestra puntuación

9.

Diseño exterior10
Diseño interior9
Calidad9
Habitabilidad9
Maletero8
Motor9
Seguridad9
Comportamiento10
Comodidad9
Precio8

A favor

  • Diseño exterior
  • Calidad de rodadura
  • Comportamiento dinámico
  • Consumos ajustados
  • Tacto deportivo

En contra

  • Opciones caras
  • Agilidad como extra
  • Capacidad del depósito justa

El BMW X5 de cuarta generación es brillante en las versiones normales, las 30d y 40i que son las más vendidas, pero también cuenta con esta versión deportiva M50d que nos demuestra de lo que es capaz la marca alemana. Un coche total, con capacidad para hacer viajes en carretera con un confort de primera, ritmos altos y consumos bajos.

Además es capaz de divertir a quien lo conduce cuando llegan curvas, con una agilidad que es su principal seña de identidad. Su precio es de 111.900 euros y es un perfecto aperitivo para el BMW X5 M que llegará este año con 625 CV para plantar cara a lo más selecto de los SUV grandes de altas prestaciones.

BMW X5 M50d Prueba

Ficha técnica

Versión probada   M50d xDrive
Cilindrada2.993 cm³ Tipo de tracciónIntegral
Bloque motor6 cilindros en línea CombustibleGasóleo
Potencia (CV @ rpm)400 @ 4.400 Capacidad del depósito80 litros
Par motor (Nm @ rpm)760 @ 2.000 Consumo urbano7,6 l/100 km
Masa en vacío2.350 kg Consumo extraurbano6,3 l/100 km
Velocidad máxima250 km/h Consumo combinado6,8l/100 km
Aceleración 0-100 km/h5,2 segundos Capacidad maletero650 litros
TransmisiónSteptronic 8 velocidades Precio111.900 euros

El coche para esta prueba ha sido prestado por BMW. Para más información consulta nuestra guía de relaciones con empresas

Fotografía | Héctor Ares

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios