Situación crítica en Ford Almussafes: con una producción bajo mínimos quieren bajar sueldos "para atraer nuevos proyectos"

Situación crítica en Ford Almussafes: con una producción bajo mínimos quieren bajar sueldos "para atraer nuevos proyectos"
9 comentarios

La dirección de la planta de Ford Almussafes ha planteado a sus trabajadores un ajuste salarial “para atraer nuevos proyectos y fabricar nuevos modelos” durante una reunión de la mesa de diálogo con el comité de empresa para abordar el futuro de la planta valenciana.

Estas conversaciones son la antesala de la negociación del nuevo convenio laboral de la fábrica española, pues el que tienen actualmente caduca próximamente. Además, llegan en un contexto en el que para capear la crisis de semiconductores, Ford se encuentra rediseñando su estrategia en Europa y apuesta por fabricar menos modelos y centrarse en los híbridos y eléctricos.

Un futuro inmediato poco alentador

Fabrica

En este segundo encuentro entre empresa y trabajadores de Almussafes (que según fuentes sindicales a partir de ahora se repetirá cada lunes hasta el mes de diciembre), Ford ha insistido en la "situación crítica" que atraviesa todo el sector de la automoción y ha propuesto abordar ajustes salariales a la plantilla -que ya ha sufrido varios ERTEs este año- con el objetivo de "aumentar la productividad”.

Por otra parte, y aunque Ford acaba de anunciar una inyección de 273 millones de euros en Reino Unido para empezar a fabricar sus propios componentes en la factoría de Halewood en 2024, en Europa está reduciendo su actividad y no ha comunicado todavía sus planes ni para la planta valenciana de Almussafes ni para la planta alemana de Saarlouis. En ambas factorías la preocupación por quedarse fuera de los planes de futuro del gigante de Detroit aumentan por momentos.

Y es que Almussafes, pese a ser el segundo centro de producción más grande del continente, y a que el pasado año recibió una inyección de 42 millones de euros para el inicio de la transformación de su actividad, por el momento no tiene adjudicado ningún modelo 100 % eléctrico.

La dirección de la compañía comunicó a los sindicatos que "para que vengan nuevos proyectos han que ser más competitivos", tal y como recoge El Español. Para ello, la firma contempla fórmulas como una congelación salarial, un incremento de la jornada laboral o la creación de una bolsa de horas que dote a la factoría de una mayor flexibilidad en la producción de vehículos, motores y mecanizados.

Actualmente la planta valenciana se encuentra en un momento muy complicado, pues la falta de componentes, que en su mayoría proceden de China, hundirá su producción por debajo de los 165.000 vehículos en el presente ejercicio 2021. Hasta finales de septiembre había producido alrededor de 132.000, fecha en la que la dirección trasladó su intención de detener la actividad durante 33 días.

El calendario laboral de lo que resta de ejercicio ya se redujo a 22 días laborables, en los que Ford Almussafes, si retoma el ritmo de producción previo a este nuevo ERTE, ensamblará solo 30.800 coches más (1.400 cada día). Sumarían 162.800 unidades en total, que son menos de la mitad que en 2019 y son menos incluso que en 2020, cuando la pandemia obligó a detener la fábrica durante semanas y se fabricaron alrededor de 230.000.

En Motorpasión | El Gobierno se reafirma: todos tendremos que pagar por las autovías que pasarán de gratis a un modelo de peaje o tarifa plana

Temas
Inicio