Publicidad

La patronal de fabricantes pide un plan Renove de 600 millones de euros que incluya a los coches de combustión

La patronal de fabricantes pide un plan Renove de 600 millones de euros que incluya a los coches de combustión
38 comentarios

Publicidad

Publicidad

La Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac) ha propuesto su propio plan de Movilidad a las formaciones políticas y administraciones municipales y autonómicas tras siete meses consecutivos de caídas en las ventas de automóviles que la asociación atribuye a "la confusión de los consumidores a la hora de decidir qué coche comprar".

Este plan contempla eliminar el impuesto de matriculación, actualizar el de circulación e implementar un plan estructural de renovación del parque automovilístico, con una dotación 200 millones de euros durante tres años para todos los tipos de vehículos, incluidos los de combustión.

Las propuestas ante unas elecciones inminentes

carga coche eléctrico

El plan de Anfac cuenta con 50 medidas a corto plazo entre las que se encuentra un plan Renove dotado con 50 millones de euros al año durante tres años para la compra de coches nuevos de combustión, de forma que se consiga frenar la caída del mercado y atajar el envejecimiento del parque automovilístico español.

Los otros 150 millones irían destinados a incentivar la compra de coches eléctricos y alternativos. Una cifra más ambiciosa que la que se ofrece en el Plan MOVES, que ha dado el pistoletazo de salida solo en algunas comunidades.

"El mercado se ha caído. Hay gente que no puede comprar un coche, gente que no quiere hacerlo y otros que están absolutamente confundidos por los mensajes que han recibido", ha dicho el vicepresidente de la patronal, Mario Armero.

El plan de Anfac choca, por otro lado, frontalmente con la propuesta del Gobierno de Pedro Sánchez de prohibir la venta de coches nuevos de combustión y vehículos industriales ligeros que emitan CO₂ a partir de 2040.

También se reclaman líneas de ayuda para el suministro de gas natural, el impulso del gas renovable, el gas licuado del petróleo y el desarrollo de una red de hidrogeneras.

El plan de la patronal también incluye una reforma de la fiscalidad sobre criterios medioambientales, eliminando el impuesto de matriculación y actualizando el de circulación, de forma que esté vinculado al uso y no a la compra.

Por otro lado propone introducir deducciones en el Impuesto de Sociedades, un IVA reducido al 10 % para los vehículos alternativos o la modulación del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales en función de la antigüedad de los turismos.

En relación a la bajada del IVA para vehículos de energías alternativas, el Parlamento de Canarias aprobó hace un mes una Proposición de Ley para eliminar el Impuesto General Indirecto Canario (más conocido por sus siglas, IGIC) en la compra de coches eléctricos, híbridos y bicicletas. Antes era de un 3 %.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir