Compartir
Publicidad
Publicidad

General Motors pagará 900 millones de dólares por el caso de los bombines defectuosos

General Motors pagará 900 millones de dólares por el caso de los bombines defectuosos
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En episodios anteriores, la tremenda historia de los bombines defectuosos de General Motors nos dejó intrigados por conocer cómo se resolvería el caso, más teniendo en cuenta los tintes de thriller que adquirió en determinados momentos (para comprender la dimensión del problema, conviene leer esto y esto). La resolución ya está sobre la mesa. General Motors tendrá que pagar por engañar a los consumidores y esconder información a la NHTSA.

La Fiscalía acordó ayer con General Motors el pago de 900 millones de dólares (unos 789 millones de euros) para evitar que se lleve a juicio a ningún trabajador, y para que se posponga durante tres años el proceso contra la automovilística. La cuantía ha quedado un 25 % por debajo del récord que supuso el año pasado el desembolso de Toyota por el Pedalgate, que ascendió a 1.200 millones de dólares (1.052 millones de euros). El acuerdo no ha contentado a los familiares de las víctimas.

Multa General Motors Arranque

Como sabemos, los bombines afectados permitían que la llave de contacto girara libremente, lo que desconectaba el motor del vehículo y los circuitos asociados, como la dirección asistida o el servofreno. Muchas de esas desconexiones involuntarias se produjeron cuando los coches afectados se encontraban en movimiento, poniendo en riesgo a los ocupantes del vehículo y a cualquiera que se encontrara en sus proximidades.

Más de 2,6 millones de coches tuvieron que ser revisados por este problema de diseño en los bombines de las llaves de contacto, principalmente Chevrolet Cobalt y Saturn Ion. Y se considera que el defecto de diseño en los bombines fue la causa de 124 muertes en Estados Unidos.

'Tabula rasa' para el gigante de Detroit

Mary Barra El año pasado, Mary Barra aprobó el Fondo de Compensación para las víctimas.

"Aceptamos las sanciones que se han anunciado, ya que son la consecuencia de ser responsables, pero las disculpas y la rendición de cuentas no son gran cosa si uno no cambia su comportamiento."
— Mary Barra, en el Salón de Frankfurt

La directora general de General Motors, Mary Barra, despidió a 15 empleados y expedientó a cinco más el año pasado tras probarse de forma inequívoca, en el transcurso de una investigación interna, que la firma automovilística tuvo conocimiento del problema en 2005 pero lo ignoró casi una década. Es decir, hasta 2014, año que la directora ejecutiva abrió estrenándose en el cargo.

De hecho, la buena predisposición de la General Motors presidida por Mary Barra ha sido uno de los puntos que más ha tenido en cuenta la Fiscalía, que destaca la agilidad de la negociación: les ha llevado 18 meses, frente a los cuatro años que pasaron el caso de Toyota.

A nadie se le escapa, sin embargo, que las formas también han sido diferentes en este caso. Si con Toyota el anuncio de la cuantía se realizó casi como una declaración de guerra, en el caso de General Motors el acuerdo se anunció ayer con unas formas mucho más comedidas. Demasiado, teniendo en cuenta la gravedad de los hechos.

Multa General Motors Arranque

Lo cierto es que los fiscales encargados del caso fijaron su atención en el periodo comprendido entre la primavera de 2012 y febrero de 2014, cuando se produjeron las llamadas masivas a revisión, y dejaron en un segundo plano el retraso de una década en el que incurrió General Motors al esconder el problema. También es cierto que General Motors no levanta cabeza, y que desde 2009 necesita un rescate de 49 mil millones de dólares (unos 43 mil millones de euros), a lo que se le añade ahora una previsible pérdida de imagen ante los consumidores. Mejor no hacer leña del árbol caído.

Todo indica que estamos ante una tabula rasa que no puede contentar a los demandantes que, en Estados Unidos y Canadá, exigen algo más del gigante automovilístico de Detroit, no sólo por las muertes causadas, sino por un problema adicional al que se enfrentan ahora: la depreciación en el mercado de ocasión de los coches marcados por el escándalo de los bombines defectuosos. Lejos de cerrarse, este caso puede seguir abriendo heridas durante mucho tiempo.

En Motorpasión | El caso de los bombines defectuosos de General Motors

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos