La industria automovilística europea se va a enfrentar al peor escenario de su historia: una tormenta perfecta entre la inflación y Rusia

La industria automovilística europea se va a enfrentar al peor escenario de su historia: una tormenta perfecta entre la inflación y Rusia
2 comentarios

La mayoría de los fabricantes de coches en Europa venden menos coches que en años anteriores. Y aún así ganan más dinero que nunca, publican continuamente excelentes resultados económicos.

Sin embargo, algunos analistas advierten de que el invierno va a ser muy duro para los fabricantes y también para nuestras economías. Se avecina una desaceleración global (aún no se atreven a hablar de recesión), debido en parte a la inflación.

La rama financiera de Volkswagen, por ejemplo, estima que los beneficios del grupo vayan a disminuir este año. Todo ello debido a la subida de los tipos de interés y la inflación, que están empezando a pesar en la demanda de coches.

Hasta ahora, si las ventas de coches disminuían era por un desajuste entre la oferta y la demanda. Los fabricantes no pueden seguir el ritmo de los pedidos, entregan menos coches y se centran en los de mayor valor añadido (acabados topes de gama, eléctricos y PHEV, etc). El problema es que los fabricantes están empezando a notar un descenso en la demanda y en los pedidos.

Según explicó a AutomotiveNews, Frank Fiedler, director financiero de Volkswagen Financial Services, los clientes del grupo se debaten entre comprar un coche nuevo o ampliar su contrato de leasing existente unos meses debido a preocupaciones económicas, como el aumento de los precios de la energía. En BMW, por su parte, están viendo ya un notable descenso en los pedidos en Europa.

La inflación frena la demanda...

Carpa de coches Volvo

La inflación y la subida de los tipos de intereses, que dificulta y encarece el acceso a la financiación, hace que muchos clientes pospongan la compra de un coche nuevo. A eso hay que añadir el coste cada vez más elevado de la fabricación de los coches.

Continental, uno de los mayores proveedores de los fabricantes de coches, explicó que tiene que asumir unos 3.500 millones de euros (3.600 millones de dólares) en costes adicionales de materias primas, energía y logística, con los precios de los contenedores de transporte en el extranjero multiplicándose por ocho en algunos casos. Por tanto, sus precios aumentan. Y los fabricantes, evidentemente, repercuten ese mayor coste en el precio de sus coches.

BMW 420i

En las ofertas de Renault, el Arkana, uno de sus modelos más vendidos, ha visto su precio subir 1.000 euros de un mes para otro.  La subida en las marcas premium es más o menos acentuada dependiendo de la difusión del modelo. Por ejemplo, el BMW 420i (un modelo de poco volumen pero amplio margen de beneficio) costaba en 2021 a partir de 47.900 euros. Este año ha subido 4.000 euros para costar hoy 51.900 euros.

La reactivación de la actividad de la económica tras la pandemia prometía ser potente. Sin embargo, se multiplicaron las piedras en el camino, como los costes del transporte marítimo, la crisis de los microchips y de manera general el aumento del precio de todas las materias primas.

...mientras la posible falta de gas ruso termina de asustar al continente

Fábrica de coches medio vacía

Con la inflación que campa a sus anchas en el continente, muchos analistas avisan ya de una clara y duradera desaceleración. La dependencia del continente europeo y en especial de Alemania (la mayor de Europa) del gas ruso no augura de un futuro brillante.

Así, la economía alemana se estancó en el segundo trimestre con una amenaza de un racionamiento energético en caso de que Rusia corte el suministro de gas. Alemania ya avisó que dará prioridad al suministro de gas a los hogares en lugar de la industria en caso de escasez este invierno, mientras busca abrir un nuevo gasoducto  que pasaría por España.

La tecnológica Aptiv, proveedora de sistemas de ayuda a la conducción de tipo ADAS y servicios conectados para la automoción, pronosticó una bajada de 5 % de la producción de automóviles en Europa . Hace unos meses predecía un crecimiento del 10 %.

Ese drástico cambio es visto por algunos analistas como un aviso a navegantes que se debería tomar muy en serio. Y es que al parecer, Aptiv no se suele equivocar en sus predicciones.

Temas
Inicio