Alemania quiere con urgencia un gasoducto a través de España que alivie su crisis energética, y de paso la europea

Alemania quiere con urgencia un gasoducto a través de España que alivie su crisis energética, y de paso la europea
Sin comentarios

Ante lo que se describe como un invierno extremadamente complejo en Europa, los países más afectados por la crisis energética siguen buscando salidas de forma apresurada.

Así, Alemania ha mostrado su apoyo público a un proyecto que ya ha expuesto a la Comisión Europea, a España, a Portugal y a Francia: un gaseoducto desde Portugal a través de España y Francia que alivie la situación en el centro de Europa.

El objetivo de este proyecto, que de llevarse a cabo llegaría demasiado tarde para los países más expuestos, es suplir la enorme dependencia energética de Rusia.

El nuevo gaseoducto uniría Portugal y España con Europa central a través de Francia.

Lo cierto es que España -que no se vería beneficiada por el proyecto- y Portugal han estado presionando a Francia para reactivar un gasoducto planeado a través de los Pirineos orientales, conocido como el Midcat, que fue congelado en 2019 tras la resistencia de París.

Comision Europea
En verde, los países sin capacidad de almacenamiento. En rojo el volumen de almacenamiento de los países que sí la tienen. Gráfico: Consejo Europeo.

"Tal oleoducto aliviaría enormemente la situación del suministro ahora", ha dicho Scholz a los periodistas en declaraciones recogidas por Reuters.

Alemania y Francia enfrentan altísimos precios en la electricidad, que unido a la sequía, a la amenaza de escasez de gas natural después de que Rusia redujera drásticamente los flujos a través de Nord Stream 1 y a la inflación ponen a una situación difícil a estos países.

El viejo continente también se enfrenta a una más que probable escasez de diésel este invierno, con reservas cada vez más bajas.

En mayo Bruselas puso sobre la mesa la posibilidad de apostar por un gasoducto entre Barcelona y Livorno (Italia) para abastecer a Italia de combustible regasificado.

España, que cuenta con seis plantas de regasificación activas, actuaría como potencia regasificadora mientras Italia recibiría los fondos para garantizar el suministro de gas al norte de Europa. Las empresas gestoras de esta red serían Enagás y Snam.

Temas
Inicio