Compartir
Publicidad

El escenario disruptivo de la industria automovilística ya ha afectado a 35.000 trabajadores, según UGT

El escenario disruptivo de la industria automovilística ya ha afectado a 35.000 trabajadores, según UGT
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

UGT FICA ha puesto de manifiesto las consecuencias nefastas que tendrá la transformación del automóvil para el empleo y la industria si no se ponen en práctica las herramientas adecuadas. El sindicato asegura que este escenario disruptivo ya ha afectado a más de 35.000 trabajadores y que motivará la "destrucción del tejido industria", a menos que los Gobiernos tomen medidas.

La electrificación del automóvil, la llegada del nuevo ciclo de homologación WLTP o la "persecución al diésel" son señalados por UGT FICA como algunos ejemplos de "cómo se está creando una bestia sin que nadie esté poniendo herramientas" capaces de minimizar el impacto que este nuevo escenario está teniendo en el sector de la automoción.

Si bien la organización sindical asegura que, en España, a través de la negociación colectiva y el diálogo social se han logrado fortalecer los centros de trabajo para afrontar "en las mejores condiciones para los trabajadores" estas transformaciones que está sufriendo el automóvil, también señala queda mucho camino por recorrer.

"El sector automovilístico se enfrenta a una transformación sin precedentes en la que parece primar más el canibalismo digital, robótico y ecológico que el mantenimiento del empleo y de sus condiciones a través de una transformación ordenada, paulatina y coherente", han señalado desde la organización.

Necesidad de una transformación gradual

Audi A1 Martorell

Los Expedientes de regulación de Empleo Temporal (ERTE) que han sufrido varias plantas españolas por la entrada en vigor del WLTP (Volkswagen Navarra, SEAT Martorell, PSA en Vigo...) sirven como ejemplo de esos 35.000 empleados de la automoción afectados por los cambios que está sufriendo la industria señalados por el sindicato.

Pero no somos los únicos: Tesla acaba de despedir a más de 3.000 trabajadores, Jaguar Land Rover anunciaba recientemente que reducirá en un 10 % su plantilla a nivel global, unos 4.500 empleados que se sumarán a los 1.500 despedidos de 2018, y General Motors ya ha comunicado que podría verse obligada a cerrar seis factorías, lo que se traduciría en el cese de unos 6.000 empleos.

Chevy Silverado Gm

Estos datos ponen sobre la mesa que la industria se ha topado con una transformación exigida sin estar del todo preparada. Y según defiende el sindicato, la intervención por parte de los gobiernos será vital para lograr esa transformación gradual y coherente.

"En otras plantas europeas, donde prima la marginalidad sindical y, en algunos casos, los experimentos sindicales de quienes nunca construyen, hemos asistido a reestructuraciones traumáticas e incluso a cierres de empresas, que, gracias al esfuerzo colectivo de empresas y sindicatos, nosotros no hemos vivido", explica Jordi Carmona, secretario sectorial de Industria Automovilística de UGT FICA.

Planes de incentivos y un Pacto de Estado

Diseselgate Reclamar Emisiones Volkswagen

El discurso del organismo sindical está en consonancia con el de la Comisión Europea (CE), que ya alertó a finales del año pasado que fijar la reducción de emisiones en más de un 30 %, supondría la pérdida de miles de puestos de trabajo. Finalmente, el acuerdo se ha fijado en un 37,5 %, casi un 10% más.

UGT FICA señala que los acuerdos conseguidos han permitido la adjudicación de vehículos y carga de trabajo, así como la inversión en nuevas tecnologías, la estabilidad o la visión de futuro en las plantas españolas, pero siguen sin ser suficientes. Y la medicina pasa por un Pacto de Estado por parte de Industria que garantice la estabilidad de los centros españoles.

De esta manera, el sindicato demanda la aplicación de un contrato de relevo en las empresas automovilísticas, unido a un plan de formación. A ello se suma la necesidad de la intervención del estado para que potencie la instalación de plantas de baterías, así como un plan ferroviario que mejore la logística y medidas que fomenten la instalación de puntos de recarga de vehículos eléctricos.

Bmw 330e PHEV

De igual manera, UGT FICA defiende que el Gobierno debería empezar a trabajar en un plan energético a nivel estatal, así como en más incentivos tanto para que las empresas inviertan en I+D como para el mercado particular, de cara a la adquisición de vehículos ecológicos (seguimos esperando el Plan VEA...)

Finalmente, el sindicato propone mejoras en la calidad del empleo en la industria, como la jornada semanal de 32 horas, lo que ayudará a distribuir el trabajo según UGT FICA, así como un convenio sectorial que obligue a las empresas multiservicio y a los centros especiales de empleo a que apliquen unos mínimos.

"Sin esta batería de medidas, estamos convencidos de que se estará poniendo en riesgo todo lo conseguido hasta ahora por parte de los trabajadores y trabajadoras del sector automovilístico, gracias a los acuerdos alcanzados durante décadas", ultima Carmona.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio