La prueba de fuego para el coche eléctrico es ver si sobrevive sin ayudas a la compra, y Europa empieza a retirarlas

La prueba de fuego para el coche eléctrico es ver si sobrevive sin ayudas a la compra, y Europa empieza a retirarlas
44 comentarios

Alemania tiene claro que el auge del coche eléctrico también implica que las ayudas estatales tengan fecha de caducidad. El Gobierno alemán ya ha avisado de que recortará no solo las ayudas a la compra de híbridos enchufables, sino también de vehículos eléctricos puros.

Un auge de las ventas... gracias a las ayudas

Volkwsgen

En un comunicado recogido por Automotive News, el ministro de Economía, Robert Habeck, ha oficializado el plan para el próximo año:

"Los vehículos eléctricos se están volviendo cada vez más populares y ya no necesitarán subsidios gubernamentales en el futuro previsible", ha explicado.

Y es que Alemania ha puesto techo a las subvenciones: cuando se agoten los 3.400 millones de euros destinados a ello durante los dos próximos años, se acabaron.

Esto significa que a principios de 2023 las ayudas a la compra de coches eléctricos con un precio por debajo de los 40.000 euros caerán de los 6.000 euros actuales a los 4.500.

Y habrá un nuevo recorte durante el transcurso del año que viene, hasta quedarse en 3.000 euros.

Para los coches con un precio superior a 40.000 euros, la ayuda pasará de 5.000 a 3.000 euros. No hay ayudas para los vehículos de más de 65.000 euros, una medida que se aplicará también a aquellos que superen los 45.000 euros a partir de 2024.

Audi

Tampoco para los vehículos de empresa, y de híbridos enchufables ni hablamos. El Ejecutivo de Olaf Scholz planea terminar con las ayudas a estos vehículos equipados con motor de combustión este mismo año, aludiendo a su papel como vehículos contaminantes.

Un movimiento que marcas como Audi han apoyado públicamente.

Otro país que está viendo los efectos en las arcas públicas de sobreincentivar el coche eléctrico es Noruega: al ministerio de transporte del país le preocupa que el transporte público esté perdiendo terreno frente a los vehículos de bajas emisiones, por lo que se plantea retirar las bonificaciones sobre los coches eléctricos.

Los datos que recoge Automotive News apuntan a un auge del coche eléctrico en Alemania: las ventas se duplicaron a 328.000 unidades en 2021 respecto al año anterior, con Volkswagen acaparando la cuota de mercado.

Ahora hay más de 600.000 vehículos eléctricos en las carreteras alemanas. Incluyendo híbridos, hay más de un millón.

Veremos cómo afecta el fin de las ayudas al avance del coche eléctrico puro, ya que justamente son las subvenciones las que impulsan las ventas.

Temas
Inicio