No solo estamos a años luz de Noruega: uno de cada tres coches que se venden en Alemania es enchufable. En España no llegan al 10%

No solo estamos a años luz de Noruega: uno de cada tres coches que se venden en Alemania es enchufable. En España no llegan al 10%
45 comentarios

España está bastante a la cola en la venta de coches enchufables respecto a otros países de Europa. Y no hablamos solo de Noruega, sino también por ejemplo de Alemania que ha pisado aún más el acelerador en el último año. Especialmente en diciembre.

En el último mes de 2022, nada menos que el 55,4 % de los coches vendidos en Alemania ha correspondido a enchufables, ya sean eléctricos puros o PHEV. La radiografía de España es muy diferente: pues han acogido un escueto 10,9 %.

Si bien este arreón de diciembre de los cero emisiones en el mercado germano es coyuntural en parte, no deja de haber un abismo. Y si nos vamos a las cifras totales de enchufables en todo 2022, en Alemania firman una cuota que triplica la de aquí.

Nos queda camino por recorrer a 13 años vista cuando, en teoría, dejarán de venderse coches de combustión en Europa. Aunque ya se están planteando alternativas para alargar la vida a los térmicos más allá de 2035.

Casi 470.600 eléctricos frente a los 30.500 de nuestro mercado

Volvo electrificado

Según el último barómetro de electromovilidad de Anfac, en el penúltimo trimestre de 2022, España se situó casi a la cola de Europa con 14,6 puntos. Muy lejos de los 46,1 puntos de Alemania y ya no digamos de los 170,9 de Noruega. Este índice hace un compendio entre la penetración de los vehículos electrificados (ventas) y los puntos de carga públicos disponibles.

En Alemania se han vendido 470.600 eléctricos, en España 30.500. Así si nos vamos a las frías ventas de 2022, según los datos de la Autoridad Federal de Transporte por Carretera (KBA) recogidos por Clean Technica, nos encontramos con que en Alemania las matriculaciones de coches enchufables han acaparado el 31,4 % del total de automóviles vendidos.

A lo que se añade, que los eléctricos puros ganan a los PHEV, que siguen contando con un motor de combustión pese a su autonomía eléctrica: un 17,7 % han sido cero emisiones y un 13,7 % híbridos enchufables.

Mientras, en España, 2022 ha cerrado con 9,63 % de modelos etiqueta CERO y ganando los PHEV: un 3,76 % han sido eléctricos y un 5,87 % híbridos enchufables. Y en volumen como tal la brecha es enorme: en el mercado germano se han comercializado 470.592 coches eléctricos por los 30.544 de aquí.

También la realidad del mercado es muy diferente: el año pasado en Alemania se vendieron 2,65 millones de unidades mientras que en España no hemos llegado ni a las 900.000, un año más. Pero la parte del pastel es la que es.

Tesla Model 3 Performance

Un diciembre catapultado por la reducción de ayudas. Mayor es la brecha si comparamos las ventas de enchufables en diciembre de Alemania y España. En el mercado alemán han supuesto el 55,4 %, con un 33,2 % para los eléctricos y un 22,2 % para los PHEV.

Por su parte en España, solo han rozado el 11 %, con mayoría para los híbridos enchufables (6,26 %) y quedando los eléctricos puros en un escueto 4,63 %. En cifras tenemos 3.420 eléctricos comercializados y 4.631 PHEV, a un mundo de los 104.325 eléctricos y 40.259 híbridos enchufables de Alemania.

Los excelentes números de diciembre en el mercado germano se deben mucho a que desde el 1 de enero han bajado los incentivos para la compra de eléctricos, pasando de 6.000 euros a 4.500 euros en el caso de los de menos de 40.000 euros. Pero allí también se incentivan de hasta 65.000 euros, siendo la ayuda de 5.000 euros hasta diciembre. Los PHEV han dejado de recibir incentivos este recién iniciado 2023.

Aquí las ayudas continúan con el plan MOVES III, pero aún así seguimos muy por debajo si nos comparamos con Alemania y bastante alejados de la media de la Unión Europea, que se fija en los 35,1 puntos según el barómetro de movilidad eléctrica. Solo Noruega, Países Bajos y Alemania se sitúan por encima de esta media.

Renault ZOE

El 60 % de los coches siguen siendo de combustión en España, en Alemania bajan del 30 %. Por otro lado, en nuestro mercado los motores térmicos tradicionales sin ningún tipo de electrificación siguen copando la mayor parte del pastel de las ventas largo: un 59,1 %, con un 41,9 % para los gasolina y un 17,2 % de la cuota para los de gasóleo.

Pero por primera vez en su historia, en Alemania los coches de combustión pura han bajado del tercio. Y los diésel representan meramente el 10,8 %. El sorpaso aquí está lejos, y allí comienza a avistarse.

En definitiva la realidad de nuestro mercado se ve bastante alejada en comparación a Alemania respecto a ese ideal en el que solo se venderán coches eléctricos: una infraestructura aún deficitaria y precios elevados no suficientemente aliviados por los incentivos se colocarían como las principales causas.

Aunque siendo justos, las ventas totales indican que comprar un coche nuevo se hace complicado en nuestro país, sea electrificado o no: con la crisis haciendo estragos y los sempiternos cuellos de botella en producción que siguen retrasando las entregas. Se venden mucho más de segunda mano, con mayoría para los de más de 15 años.

Temas