Las ventas de coches vuelven a tocar fondo, con la peor cifra de los últimos nueve años

Las ventas de coches vuelven a tocar fondo, con la peor cifra de los últimos nueve años
70 comentarios

En ventas de coches, el recién cerrado 2022 ha sido el peor año de los últimos tres. Incluyendo 2020, año en el que explotó la pandemia. En total se han vendido 813.396 automóviles, menos de lo augurado por el sector y un 5,4 % a la baja respecto al ejercicio anterior, que ya fue nefasto.

2022 ha sido un nuevo año para olvidar para el mercado automovilístico español, siendo el peor desde 2013. Y con previsiones de que 2023 siga arrojando malos números. La recuperación aún se antoja aún muy lejana.

Aún menos ventas que las previstas tras un diciembre pobre

El sector auguraba que 2022 cerraría en torno a los 820.000 y los 830.000 coches vendidos. Pero no se ha llegado ni a los 814.000. Las esperanzas estaban puestas en diciembre, un mes que suele ser de los mejores del año. Pero no ha sido así.

Ventas de coches en 2022 en España

Sin arreón final. En diciembre se ha registrado la segunda bajada en ventas más acusada de 2022, con un retroceso del 14,1 % y 73.927 automóviles matriculados. El mismo mes de 2021, se comercializaron 86.081 coches.

Tras cuatro meses al alza (agosto, septiembre, octubre y noviembre), las ventas han vuelto a caer en el último mes. En total, 2022 ha sido un año con seis meses en positivo y seis meses en negativo.

Muchos coches sin entregar. Según detallan desde el sector, diciembre se ha visto afectado especialmente por las dificultades en el transporte que "han provocado que miles de automóviles permanezcan parados en los puertos y campas".

Pero más allá de que diciembre haya ido peor de lo esperado, 2022 no ha sido en general bueno. Al final, la buena salud del mercado la marcan las ventas a particulares. Y lleva tiempo resistiéndose mucho.

Comprar un coche nuevo: un imposible para muchos hogares por varias razones

Ventas de coches en España en 2022

El sector lleva tiempo señalándolo: cada vez los particulares compran menos coches y por ello el mercado se resiente. Los números demuestran esta lectura.


2022

2021

2020

2019

2018

cohes vendidos a particulares

366.364

372.636

427.374

586.317

663.010

total coches vendidos

813.396

859.477

851.210

1.258.260

1.321.437

La mitad de coches a particulares que hace cinco años. Si analizamos el último quinquenio, el porcentaje sobre el total de ventas de los coches a particulares siempre ronda la mitad del mercado (entre un 45 y un 50 % más o menos). Es decir que la parte del pastel es más o menos la misma para los particulares.

Pero respecto a hace cinco años, se han vendido casi la mitad de coches en este canal: en 2018 se fijó en unas 663.000 unidades y en 2022 ha superado por poco las 366.000. Así, la tendencia en este último lustro siempre ha ido a la baja: tanto de coches totales vendidos como en concreto a particulares.

Muchos motivos, pero el principal que los coches nuevos son caros. Las razones son de sobra de conocidas. Para el propio sector, los estragos tras las pandemia, con la escasez de conductores y materias primas acogotando la producción. Los cuellos de botella se han mantenido todo 2022, y si se producen menos coches, se entregan menos.

Pero también, y quizá más importante, las que afectan a los propios usuarios. Los hogares siguen lastrados por la crisis derivada de la pandemia, los precios disparados por la inflación así como los tipos de interés que incluye en la financiación para comprarlos... todo suma.

Todo ello teniendo en cuenta que los automóviles ya estaban más caros antes de esta nueva crisis entre la moda SUV o la inclusión de más tecnología y equipamiento que ha acabado con los segmentos más asequibles.

Y sin olvidar las endémicas, previas a esta nueva crisis: la incertidumbre tecnológica lleva tiempo comprometiendo la decisión de compra. Una compra que es la segunda más importante de los hogares. Y la oferta disponible sigue siendo la que es.

Coche etiqueta CERO

Muy pocos etiqueta CERO. Los coches de distintivo CERO continúan representando una parte muy pequeña de los automóviles vendidos en España: un 9,63 % entre eléctricos e híbridos enchufables. Y los eléctricos puros no llegan al 4 %, siendo mayoría los primeros. Los ECO, es decir híbridos (incluyendo los mild-hybrid) firman el 29,44 % de las ventas de coches.

Sumando todos, y los de gas, nos da la mágica cifra del 40,9 % de alternativos, la mayor de los últimos años.

No obstante, la mayoría de estos alternativos son esencialmente térmicos pues muchos de los híbridos sin enchufe son microhíbridos: su motor eléctrico basicamente alimenta los sistemas eléctricos y puntualmente apoya al motor (y eso en algunos).

En definitiva, tenemos un 60 % de los coches nuevos que se venden que son térmicos, y del 40 % que acogen los alternativos, solo el 10 % son CERO, capaces de moverse realmente en ciudad emitiendo poco o nada de emisiones contaminantes.

Una realidad que topa de frente con la regulación. En la normativa de las ZBE se señala que los ayuntamientos deben dar prioridad a los CERO y son obligatorias desde este 2023. Mucho tiene que cambiar la realidad de las ventas de coches, y del propio parque, para que esto se cumpla.

De momento, la mayoría de ayuntamientos están centrando sus restricciones en los sin etiqueta. Y son muy pocos los que las tienen ya activas o las tendrán este mes. Con las elecciones a la vuelta de la esquina, los consistorios son reticentes a limitar la movilidad.

No en vano entre los B, los C y los sin distintivo tenemos al 90 % del censo español de coches. Al menos en los últimos datos de la DGT y que van a variar poco tras las ventas de este año que han sido las que han sido.

Un 2023 con 960.000 unidades vendidas, en el mejor de los casos

Concesionario de coches

Es pronto para decirlo, pero el sector augura un nuevo año pintando en bastos. Por ejemplo desde los concesionarios señalan dos posibles escenarios: o un escueto crecimiento del 5 %, llegando a las 870.000 unidades, o bien de un 15 % si se solucionan los retrasos de producción.

Así, en el mejor de los escenarios se llegaría a 960.000 unidades matriculadas, es decir sin superar de nuevo el millón.

Unas estimaciones que no son excesivamente agoreras: en la anterior crisis las ventas de automóviles tardaron en remontar cuatro años, quedándose entre 2011 y 2014, ambos inclusive, por debajo del millón de unidades.

El peor año fue 2012, cuando únicamente se vendieron 699.589 automóviles. Hasta 2015 no se volvió a superar el millón de coches comercializados.

Temas