Bruselas se encomienda al hidrógeno, al tope al gas y a nuevos impuestos a las petroleras para aplacar la crisis energética

Bruselas se encomienda al hidrógeno, al tope al gas y a nuevos impuestos a las petroleras para aplacar la crisis energética
Sin comentarios

En el último debate anual del estado de la UE la presidenta de la Comisión Europea, Úrsula Von der Leyen, ha adelantado una gran cantidad de medidas que se llevarán a cabo desde Bruselas este curso para hacer frente a la crisis energética, cortar lazos con Rusia y dar un importante impulso a las energías renovables (como los proyectos en torno al hidrógeno verde).

Para conseguir un mayor peso de la industria europea y con el foco puesto en materia energética se avecinan cambios.

El recorte a los “beneficios caídos del cielo” de las eléctricas, petroleras y gasistas con nuevos impuestos, cortes de energía, la conocida como Ley de Materias Primas Críticas, así como un paquete de medias de alivio para las pequeñas y medianas empresas para afrontar la inflación son los más destacados.

La política energética tendrá el papel protagonista en Europa

"La fortaleza de nuestra economía social de mercado liderará la transición verde y digital. Necesitamos un entorno empresarial que lo permita, una fuerza laboral con las habilidades adecuadas y acceso a las materias primas que nuestra industria necesita", ha dicho Von der Leyen ante la Eurocámara en su discurso anual sobre el Estado de la Unión Europea.

Además de mantenerse implacable contra lo que considera “un chantaje de Putin, quien utiliza el gas como arma” y ratificar que Europa mantendrá las sanciones impuestas a Rusia, ha recalcado que es necesario abordar la crisis energética de forma urgente.

En este sentido, Von der Leyen ha anunciado una inminente Ley de Materias Primas Críticas (aunque no ha determinado cuando se pondrá sobre la mesa), con el fin de lograr cierta autonomía en el suministro y procesado de litio y otras tierras raras.

Necesarias, entre otras cosas, para la fabricación de baterías para coches eléctricos y cuya demanda en la UE estima que "se multiplicará por cinco hasta 2030".

"Identificaremos proyectos estratégicos en toda la cadena de valor, de la extracción a la refinería, del procesado al reciclado, y construiremos reservas estratégicas", ha dicho antes de recordar que China controla la industria global de procesado en la actualidad, con un 90 % de las tierras raras y un 60 % del litio.

Von der Leyen también ha adelantado que se creará un nuevo “Banco Europeo de Hidrógeno, con un total de 3.000 millones en inversiones”, que además de ponérselo más fácil a los proyectos emergentes podría favorecer a la viabilidad de algunos en barbecho como el gasoducto MidCat entre España y Francia, que recientemente ha desacreditado el presidente francés.

En cuanto al esperado paquete de medidas energéticas que el Ejecutivo comunitario tiene en el horno para tratar de contener las facturas de los europeos, además del tope a los beneficios “caídos del cielo” de las eléctricas, se va a aprobar una medida que establece un objetivo obligatorio de ahorro de al menos un 5 %en el consumo de electricidad durante las horas pico para todos los Estados miembros.

Será cada país el que decida cómo se llevará a cabo este ahorro “para cubrir al menos el 10 % de las horas de cada mes en que se espera que los precios sean más altos”.

Vonder
Úrsula Von der Leyen

Además, las petroleras y gasistas se enfrentarán a un nuevo impuesto del 33 % sobre su nivel de beneficios extra. Esta iniciativa "podría llegar a derivar en una reducción de consumo de gas de 1.200 millones de metros cúbicos durante cuatro meses", según cálculos de la Comisión.

Por ello, Bruselas prevé aumentar su financiación en los denominados “Proyectos de Interés Común Europeos" - que incluyen consorcios público privados en áreas como la microelectrónica, entre otros- y en un futuro, impulsará un "Fondo Europeo de Soberanía" ya en proyecto.

Por otro lado, la presidenta de la Comisión también ha anunciado que Bruselas presentará un "Paquete de alivio para PYMES" basada en la iniciativa BEFIT presentada el año pasado para dotar la UE de un único conjunto de reglas tributarias para hacer negocios en Europa, de forma que empresas y proyectos emergentes encuentren menos trabas.

"Para millones de negocios familiares esto será un salvavidas en aguas turbulentas", dijo Von der Leyen. De llevarse a cabo todo lo prometido -que no es poco-, y con un acechante invierno cada vez más cerca Europa se enfrenta a un ‘nuevo curso’ repleto de cambios.

Tendremos que esperar a los próximos días para ver cómo se van materializando por escrito todos estos anuncios, mientras Von der Leyen incluso ha dejado en el aire la posibilidad de modificar los Tratados:

"Creo que es momento de consagrar la solidaridad entre generaciones en nuestros Tratados. Es momento de renovar la promesa europea. Y también tenemos que mejorar el modo en que hacemos y decidimos las cosas", dijo.

Temas
Inicio