Francia tira por la borda el plan de España para suministrar más gas a Alemania: "El MidCat no solucionará el problema"

Francia tira por la borda el plan de España para suministrar más gas a Alemania: "El MidCat no solucionará el problema"
Sin comentarios

Ante la posibilidad del temido desabastecimiento rondando a algunos países europeos y con la necesidad de cortar lazos con Rusia cada vez con más urgencia, se buscan soluciones como la que plantea España con el apoyo de Alemania: más conexiones para transportar gas, como reabrir el proyecto del gasoducto que conecta con Francia, el MidCAT.

Hace unas semanas parecía que el líder galo, Emmanuel Macron, estaba de acuerdo… pero ahora ha cambiado de opinión. Mientras tanto Bruselas (quien en teoría pagaría la factura) de momento mira hacia otro lado y deja el asunto en manos “de los estados involucrados y el país promotor”.

'Déjà vu', la historia del MidCAT se repite

pipe

En plena crisis energética, Putin está cumpliendo sus amenazas de cortar el grifo del gas a la UE hasta que se levanten sus sanciones, por lo que el Viejo Continente podría enfrentarse a un invierno complicado, ya que Rusia es uno de sus principales proveedores de gas (y crudo).

España es una alternativa más que viable al suministro de gas ruso para el centro de Europa tanto por su capacidad de regasificación y almacenamiento como por su conexión con Argelia, entre otros.

Poniendo cifras sobre la mesa, nuestro país posee el35 % de la capacidad total de almacenamiento de gas natural licuado (GNL) para la UE -más el Reino Unido-, según datos de Gas Infrastructure Europe(GIE), la asociación de operadores europeos de infraestructuras de gas, compuesta por 70 compañías.

Gas2

Además, respecto a la capacidad de regasificación, España tiene el 27 % de la total en la UE más el Reino Unido, que es también el segundo país con más capacidad (22 %). Francia tiene el 17 %; Bélgica, el 8 %, e Italia, el 7 %.

Así las cosas, aumentando el número de conexiones por tubería con Europa, España podría aumentar el suministro de gas, ya que en la actualidad sólo tiene dos interconexiones con Francia, una por Larrau (Navarra) y otra por Irún (Guipúzcoa).

Por eso busca retomar la construcción del gasoducto MidCAT (un gasoducto que uniría Cataluña con Francia) que se planteó en 2013 y se paralizó en 2019, entre otros motivos, por las fricciones con Francia por cubrir el presupuesto necesario (que ahora está estimado en unos 500 millones de euros).

Gas

Este proyecto urdido en su día por los gobiernos de España, Francia y Portugal sería una gran opción para dotar de más autonomía energética al continente, pues desde España se podrían suministrar hasta 17 bcm (17.000 millones de metros cúbicos) de gas adicionales a los 8 bcm que de media se mueven ahora al año al resto de Europa.

Aunque hace unas semanas parecía que Francia (uno de los países europeos con los precios de la energía más elevados en la actualidad, junto a Alemania) no cerraba del todo la puerta al proyecto del MidCAT, ayer el gobierno del país galo se mostró contundente y desmontó uno de los principales argumentos de España y Alemania para llevarlo a cabo.

Parafraseando un discurso ya histórico de Charles de Gaulle, Macron dijo: “No entiendo por qué tendríamos que saltar como cabras pirenaicas sobre este tema para decir que solucionaría el problema del gas. Es falso”. Además, ha apuntado que la construcción del MidCAT es económicamente muy costosa y tendría un impacto medioambiental importante.

Gas Pipe

Argumentó que tampoco lo considera necesario “no resolvería el problema actual de Europa” ya que las dos conexiones gasísticas entre España y Francia ahora mismo “solo se utilizan en un 52% de su capacidad”.

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, había planteado el MidCAT a Bruselas también como una futura conexión de hidrógeno para poder acceder a su financiación (la normativa actual no permite financiar con dinero de la UE aquellos proyectos basados en combustibles fósiles como el gas), pero Macron también pone en duda que la tubería “tenga las características adecuadas” para ello.

Tras estas declaraciones del presente francés, y pese al apoyo del canciller alemán Olaf Scholz, la Comisión Europea ha evitado posicionarse:

"Cualquier proyecto de infraestructura transfronteriza adicional que conecte la península Ibérica con el resto de Europa tiene que ser analizado por los estados miembros involucrados y el promotor", se ha limitado a responder el portavoz de Energía del ejecutivo comunitario, Tim McPhie.

La vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica del gobierno español, Teresa Ribera, no lo da todo por perdido aunque el MidCAT ni siquiera forme parte de la lista de proyectos de interés común (PIC) de Bruselas y "considera que el debate no está cerrado” y llevará el tema a próximas reuniones como la de ministras de Energía de los Veintisiete en Bruselas.

Mientras tanto, el presidente de Francia ha acordado con el canciller alemán aumentar la importación de electricidad de Alemania y a cambio, Francia le enviará más gas. Con más de la mitad de los reactores nucleares parados por tareas de mantenimiento y problemas técnicos , Francia produce menos electricidad de la que consume, una situación anómala que le ha llevado a comprar más electricidad a España en los últimos meses.

Temas
Inicio