La carrera por crear un hub de gas en Europa: España tiene mucha más capacidad, pero Italia nos aventaja en conexiones

La carrera por crear un hub de gas en Europa: España tiene mucha más capacidad, pero Italia nos aventaja en conexiones
13 comentarios

Aunque España es el país con más capacidad de almacenamiento de gas y regasificación de Europa (con un tercio del total) la escasez de interconexiones con el resto del continente limita en gran medida su capacidad de ser una alternativa de suministro viable para reducir cuanto antes la dependencia del gas ruso.

Esto representa una gran oportunidad para Italia, ya que su posición geoestratégica convierte al país en una pieza clave para el mapa energético de la Unión Europea, gracias a los gasoductos que la unen con Argelia y Libia (proveedores alternativos a Rusia) y a las interconexiones con el norte de Europa a través de Suiza, Austria y Eslovenia.

Una oportunidad que podría pasar de largo

Mapa Europa

España podría ser una vía alternativa al suministro de gas ruso para el centro de Europa tanto por su capacidad de regasificación y almacenamiento como por su conexión con Argelia.

En cifras, nuestro país posee el 35 % de la capacidad total de almacenamiento de gas natural licuado (GNL) para la UE -más el Reino Unido-, según datos de Gas Infrastructure Europe(GIE), la asociación de operadores europeos de infraestructuras de gas, compuesta por 70 compañías.

Como recoge EuroEFE, tras España (con capacidad para 3,31 millones de metros cúbicos de GNL), se sitúan otros países como el Reino Unido, que aunque ya no forme parte de la UE concentra el 22 % de la capacidad de almacenamiento de GNL (2,09 millones) para el Viejo Continente; Francia (14 % y 1,35 millones), Bélgica (6 % y 0,56 millones) e Italia (5 % y 0,54 millones).

Respecto a la capacidad de regasificación, España tiene el 27 % de la capacidad total de la UE más el Reino Unido, que es también el segundo país con más capacidad (22 %). Francia tiene el 17 %; Bélgica, el 8 %, e Italia, el 7 %. En concreto, la capacidad de regasificación de nuestro país es de 1.910,40 gigavatios hora (GWh) diarios; la del Reino Unido, de 1.565; la de Francia, de 1.252,70; la de Bélgica, de 541, y la de Italia, 514,50.

Estas cifras permiten que, en cuanto a seguridad de aprovisionamiento, nuestro país pueda afrontar con mayor tranquilidad -respecto a otros países vecinos como Alemania- la actual crisis energética agravada por la invasión de Rusia a Ucrania hace ya más de 40 días.

La conexión entre España y Argelia podría ser una vía alternativa al suministro de gas ruso al centro de Europa, y sin embargo existe un importante escollo: la falta de conexión más allá de los Pirineos con el sistema europeo central de gas.

Gas4

El gestor del sistema gasista español, Enagás, posee cuatro plantas de regasificación, situadas en Barcelona, Cartagena (Murcia), Huelva y Gijón (pendiente de los últimos trámites para su puesta en marcha). Asimismo, posee el 50 % de la planta Bahía Bizkaia Gas (BBG) en Bilbao, el 72,5 % de la terminal de Saggas en Sagunto (Valencia).

Sin embargo, la falta de conexión suficiente por tubería con Europa limita el suministro que necesita el continente. Actualmente, España sólo tiene dos interconexiones con Francia, por Larrau (Navarra) y por Irún (Guipúzcoa), que permiten entregar unos 8 bcm anuales (8.000 millones de metros cúbicos) de gas.

De retomar la construcción del gasoducto Midcat que se planteó en 2013 y se paralizó en 2019 (un gasoducto que uniría Cataluña con Francia), se podría llegar a los 17 bcm adicionales. Este proyecto urdido en su día por los gobiernos de España, Francia y Portugal sería una gran opción para dotar de más autonomía energética al continente, pues desde España se podría suministrar gas que llega a España desde Kuwait o Arabia Saudí, entre otros.

Supondría un desembolso estimado en unos 500 millones de euros según el Ejecutivo, y podría solucionar parte de la problemática derivada de las recientes tensiones diplomáticas entre España y Argelia. Sin embargo, todo apunta a que no estaría listo a corto plazo.

Italia: nuevo "socio preferente" de Argelia en el mercado gasista

Industria Gas

Quien tiene muchas opciones para aprovechar la oportunidad de suministro en este sentido es Italia. Además de que ya cuenta con las conexiones necesarias, desde principios de año Italia se ha convertido en un exportador de gas natural a bajo precio con destino a otros países europeos.

Para ello cuenta con seis vías de suministro dando un nuevo uso a canales que tradicionalmente se habían destinado a la importación de gas desde Rusia: Gorizia (en la frontera con Eslovenia); Bizzarone y Passo Gries (en la frontera con Suiza); Tarvisio (en la frontera con Austria); la República de San Marino y Melendugno (gasoducto TAP), como recoge “El Periódico de la Energía”.

A esto hay que sumar que el primer ministro italiano, Mario Draghi, de visita oficial en Argel esta semana, ha anunciado un nuevo pacto energético bilateral por el que Italia importará más gas de Argelia para reducir sus compras a Rusia (aumentará su suministro en un 40 % para abastecer con 9.000 metros cúbicos anuales adicionales de gas a partir de 2023 y 2024).

Además, ambos países “están dispuestos a trabajar para desarrollar energías renovables e hidrógeno verde”. Así, parece que Italia ha arrebatado a España su etiqueta de “socio preferente” en el mercado gasista respecto a Argelia, lo que podría impulsar que el país sea más ágil a la hora de constituir un “hub” del gas en Europa.

La responsable de Energía de la Comisión Europea, Kadri Simson, ya advirtió a principios de marzo que la UE puede superar este invierno sin dificultades, “pero los riesgos continúan y no se puede descartar que Rusia adopte represalias” por las sanciones de la UE.

Según las previsiones de Bruselas, el nivel de almacenamiento total de gas en Europa a finales de este mes de abril será aproximadamente del 18 % (más de diez puntos por debajo de la media habitual), por lo que el bloque tendrá que centrarse en hacerse con reservas de cara a los próximos meses.

Para este objetivo, la comisaria ya avanzó el pasado mes que se creará una plataforma de contacto entre Estados miembros y operadores de gas natural licuado (GNL), pero “la mejor solución para el largo plazo” es seguir avanzando en la legislación del Pacto Verde Europeo.

Temas
Inicio