Publicidad

El flamante Nissan GT-R de la policía portuguesa tiene una misión: el transporte urgente de órganos

El flamante Nissan GT-R de la policía portuguesa tiene una misión: el transporte urgente de órganos
16 comentarios

Un Nissan GT-R es el nuevo y flamante coche que la Guardia Nacional Republicana de Portugal, o GNR por sus siglas, ha incorporado a su flota de vehículos. Aunque su cometido no será el de perseguir delincuentes o infractores, sino el de "salvar vidas".

Con dicho eslogan ha presentado este organismo de naturaleza militar a su nueva montura, que se dedicará en exclusiva al transporte urgente de órganos para su trasplante.

No es la primera vez que un cuerpo de seguridad "ficha" un deportivo como vehículo patrulla: sirva de ejemplo el Lamborghini Huracán de la policía estatal italiana o los McLaren MP4-12C, Ferrari FF o Mercedes-AMG GT 63 S de la Policía de Dubai. Aunque este Nissan GT-T no es estrictamente un coche patrulla.

Salvando vidas a 315 km/h

Esta unidad del deportivo nipón fue incautada en un proceso penal, pasando a ser propiedad de la GNR, que la incorpora a su flota donde encontramos coches más mundanos, como por ejemplo modelos Skoda Octavia.

Se trata de un Nissan GT-R en su revisión de 2013, por lo que su V6 biturbo de 3.8 litros fija su potencia en 550 CV y 632 Nm de par. Este bloque va gestionado por un cambio automático de doble embrague y seis relaciones que transmite toda la fuerza a ambos ejes. No hablamos por tanto de los actuales en venta Nismo y Nissan GT-R50, que rinden 600 CV y 720 CV respectivamente.

Sea como fuere se trata de un vehículo policial de estratosféricas credenciales: hace el 0 a 100 km/h en 2,8 segundos y firma una velocidad máxima de 315 km/h. Unas prestaciones perfectas para su misión.

 

Y es que este Nissan GT-R policial únicamente se dedicará a transportar órganos para operaciones de urgencia, tanto en la capital, Lisboa, como en la ciudad de Oporto. La GNR defiende que en la última década ha completado 2.836 misiones de este tipo, cubriendo más de 500.000 kilómetros para ello.

"La calidad y seguridad del trasplante de órganos depende del tiempo de transporte", señala el cuerpo policial en su cuenta de Facebook además de defender que han de llegar al destino "en el menor tiempo posible" ayudando así a "salvar otra vida".

Así, este Nissan GT-R convertido en coche de policía carece de elementos habituales como la barra de luces en el techo, aunque se identifica rápidamente gracias a los vinilos que luce en toda la carrocería con los colores y escudo de la GNR. Y si lo vemos volando por la autopista, ya sabemos qué heroica tarea está cumpliendo...

En Motorpasión | Probamos el Toyota GR Yaris: un unicornio nacido para el WRC con 261 CV que rebosa sensaciones en carretera | Con motores Lada y diseños dignos de Lamborghini: los "superdeportivos" de la URSS

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio