Compartir
Publicidad
¡Sueño húmedo!: a subasta siete bestias míticas de rallies, en sus versiones de calle
Clásicos

¡Sueño húmedo!: a subasta siete bestias míticas de rallies, en sus versiones de calle

Publicidad
Publicidad

Cada día es más fácil acceder a información sobre las joyas que se subastan por todo el mundo y que cambian de adineradas manos, pasando de una colección a otra. El lote que hoy os enseñamos es quizá uno de los más impresionantes que recordamos, quizá no por sus precios astronómicos, pero sí por su historia y lo mítico de los modelos: versiones de calle de bestias de rally.

¿Te imaginas un garaje con lo mejorcito de Lancia, Peugeot, Audi o Ford? Pues no imagines más, porque estos siete vehículos que subasta Bonhams el próximo 18 de agosto en Quail Lodge son ejemplos de las máquinas de rally más icónicas de la historia y de las versiones de calle necesarias para ser homologadas en competición. ¿Has empezado ya a salivar? Pues ajústate el babero.

Los siete ejemplares que ves en las imágenes nacieron originalmente en el mundo de los rallies y después fueron domesticados para la carretera. Aún así, casi todos son espectaculares deportivos de motor central, ligeros, potentes y con una estética rompedora para la época (la mayoría son de los ochenta, salvo el Lancia 037, que es anterior). No esperes ver una etiqueta con el precio junto a cada uno, porque la casa de subastas no ha ofrecido ni siquiera una estimación.

Lancia Delta S4 Stradale (1985)

Lancia Delta S4 Stradale (1985)

Podríamos decir que el Delta S4 Stradale es nuestro favorito, quizá porque su equivalente de carreras era una auténtica salvajada, pero aquí está tan bien acompañado que no podemos aventurarnos a aseverar algo así. Tiene mucha competencia. En cualquier caso, esta unidad (una de 200) ha tenido un único dueño y ha recorrido sólo 8.852 kilómetros.

Lo que sí sabemos es que bajo su carrocería esconde un motor de cuatro cilindros y 1.8 litros con turbo y compresor, que alcanza una potencia de unos 250 CV (mucho menos que la versión de rallies, que podía doblar dicha cifra) y un par cercano a los 300 Nm. Por supuesto, la fuerza del propulsor se envía a las cuatro ruedas, a través de un cambio manual de cinco marchas.

Enlace | Bonhams

Lancia Delta S4 Stradale (1985)

Ford RS200 (1986)

Ford RS200 (1986)

Con un diseño completamente diferente al modelo anterior, pero una configuración mecánica muy similar, el Ford RS200 es quizá el Ford de calle más cercano a las carreras. Su motor Cosworth de 1.8 litros montado en posición central también ronda los 250 CV y, como el S4, ha tenido un único dueño, es completamente original y su odómetro marca 8.366 kilómetros.

También se produjeron exclusivamente las 200 unidades requeridas para la homologación de la FIA, aunque se fabricaron recambios para otros 20 coches, con los que después se llegaron a montar algunos "no originales".

Enlace | Bonhams

Ford RS200 (1986)

Peugeot 205 Turbo 16 (1985)

Peugeot 205 Turbo 16 (1985)

El 205 T16, también de motor central y con unos 200 CV, poco tenía que ver con el modelo de calle convencional. Las 200 unidades fabricadas lucieron un color gris (como éste), a excepción de la primera, que fue pintada en blanco y decorada con los colores de guerra del coche de carreras. Ésta unidad en concreto, original, tiene sólo 1.113 kilómetros.

Enlace | Bonhams

Peugeot 205 Turbo 16 (1985)

Audi Sport Quattro S1 (1985)

Audi Sport Quattro S1 (1985)

Sin duda el Audi Quattro S1 es el modelo de rallies más mítico de la casa de Ingolstadt, y también tuvo versión de calle. El ejemplar de las imágenes, con un motor turbo de cinco cilindros, cambio manual de cinco marchas y unos 300 CV, también es original y tiene 18.388 kilómetros. Según cuentan, Audi fabricó más de las 200 unidades necesarias, aunque ni siquiera llegaron a venderlas.

Un detalle curioso de esta unidad es que el volante luce la firma de un piloto emblemático: Walter Röhrl.

Enlace | Bonhams

Audi Sport Quattro S1 (1985)

Lancia Stratos HF Stradale (1975)

Lancia Stratos HF Stradale (1975)

El único setentero del lote es el Lancia Stratos, otra silueta mítica del mundo de los rallies (en forma de cuña, como se llevaba en los prototipos de esa década) que también llegó a la carretera en forma de Stradale. Es también el único de Grupo 4 (y no Grupo B, que llegó después) y esconde el motor 2.4 litros V6 de un Ferrari Dino, aunque con menos potencia que la versión de competición. En concreto en torno a 200 CV.

En este caso se fabricaron 500 unidades, diseñadas y fabricadas por Bertone y, gracias a ser todo un peso pluma, despacha el 0 a 100 km/h en unos 6,8 segundos y alcanza 232 km/h. Esta unidad cuenta con 12.610 kilómetros en el odómetro.

Enlace | Bonhams

Lancia Stratos HF Stradale (1975)

Ford RS200 Evolution (1986)

Ford RS200 Evolution (1986)

A las 200 unidades del Ford RS200 "normal y corriente", Ford añadió 24 unidades más de una variante denominada Evolution, aún más bestia. El motor 2.1 litros Cosworth, según se dice, podía alcanzar hasta 600 CV o más, aunque desconocemos la cifra que ésta unidad desarrolla. Tampoco se especifica su kilometraje, aunque sí sabemos que su dueño lo conserva desde 1989.

Enlace | Bonhams

Ford RS200 Evolution (1986)

Lancia-Abarth 037 Stradale (1983)

Lancia-Abarth 037 Stradale (1983)

Para terminar, el último tracción trasera en ganar el Mundial de Rallies (en 1983) es el reconocido Lancia 037, que también tuvo versión para la carretera y fue diseñado por Pininfarina. En posición central monta un motor 2.0 litros con unos 205 CV, junto a un cambio manual de cinco relaciones, pero se trata de un vehículo bastante ligero gracias a una carrocería de kevlar y fibra de vidrio, por lo que no debería quedarse corto en materia de prestaciones. Esta unidad en concreto tiene 9.343 kilómetros.

Enlace | Bonhams

Lancia-Abarth 037 Stradale (1983)
Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos