Lewis Hamilton se viene arriba con este Nissan GT-R R34 y hace que salga humo por el cambio. A los dueños no les ha hecho gracia

Lewis Hamilton se viene arriba con este Nissan GT-R R34 y hace que salga humo por el cambio. A los dueños no les ha hecho gracia
14 comentarios

Aprovechando uno de sus últimos viajes a Japón, probablemente el pasado mes de octubre con motivo del Gran Premio de Fórmula 1, Lewis Hamilton ha conocido a fondo la cultura japonesa al volante de un Nissan Skyline GT-R R34.

El piloto británico ha publicado un vídeo en el que deja claro lo divertido que puede ser el deportivo nipón. El problema es que el coche era alquilado y la empresa de alquiler prohíbe conducir de esa manera cualquiera de sus vehículos. Hamilton no es una excepción.

¿Te acuerdas del 'Need for Speed Underground'? Parece que Hamilton sí

Los pilotos de Fórmula 1 no solo conducen en circuito, también circulan por la vía pública con todo tipo de coches. Algunos suelen ponerse al volante de modelos que no llaman demasiado la atención, pero a otros les gusta disfrutar de los deportivos más exclusivos.

Es el caso de Nico Rosberg, que recientemente ha estrenado un Rimac Nevera, pero también de Lewis Hamilton, que lleva años comprando y vendiendo hypercars de la talla del Pagani Zonda, incluso quiso comprar el Ford Mustang Hoonicorn de Ken Block.

Tanto le gustan los deportivos que decidió desconectar de la Fórmula 1 con uno que quizá no es tan rápido como el Zonda que tuvo hace tiempo, aunque no por ello es menos exclusivo. Hablamos del Nissan Skyline GT-R R34, el Santo Grial de los Skyline y uno de los coches JDM más populares –y codiciados– del mundo.

Nissan Skyline Gtr R34
El Nissan Skyline GT-R R34 es una leyenda

La saga de películas 'Fast & Furious' y varios videojuegos, como 'Gran Turismo', 'Need Ford Speed' o 'Midnight Club', tienen buena parte de la culpa de su fama. Y si la tiene es porque se lo merece, puesto que Nissan hizo un trabajo impecable con él cuando lo lanzó al mercado en 1998 y lo mejoró con las distintas versiones que se sacó de la manga a lo largo de su vida comercial, como el V Spec II Nür o el Nismo R-Tune.

Consciente de ello, parece que Hamilton no quiso perder la oportunidad de disfrutar de esta leyenda en uno de sus viajes a Japón, probablemente cuando tuvo lugar el último Gran Premio de Japón de Fórmula 1, a principios del pasado mes de octubre. Lo que no sabemos es si fue antes o después de acabar la carrera en sexta posición.

El propio Hamilton ha publicado en sus redes sociales un vídeo en el que sale conduciendo el GT-R R34 por las calles niponas. En la publicación de Instagram, el piloto británico acompaña las imágenes con una frase: “Solo me gusta conducir en pista, pero hago excepciones”.

Nissan Skyline Gt R R34 Omoshiro 2
Nissan Skyline GT-R R34 que condujo Hamilton en Japón.

Lo que llama la atención no es verlo conducir un coche de calle, por mucho que sea un R34, sino que lo conduzca como si le hubiese poseído el espíritu de ‘Fast & Furious: Tokyo Drift’. Y es que Hamilton exprime tan a fondo el Skyline que acaba saliendo humo de la zona de la palanca de cambios después de quemar rueda con él.

Queda claro que el piloto inglés disfruta de lo lindo al volante, incluso parece más contento con este Nissan que con el Mercedes-AMG de Fórmula 1 que ha llevado este año. Y da gusto que el siete veces campeón del mundo se lo pase tan bien con un coche porque demuestra que es un verdadero petrolhead.

Sin embargo, a los dueños del Nissan Skyline no les ha gustado tanto. Y es que la unidad que condujo Hamilton pertenece a una empresa de alquiler, concretamente a Omoshiro Rent a Car. La compañía no ha tenido constancia de lo que hizo Hamilton con su coche hasta que se ha publicado el vídeo y enseguida ha condenado el comportamiento en sus redes sociales.

Omoshiro Rent A Car
El Skyline sigue en alquiler

A través de su perfil de Instagram, Omoshiro ha compartido el vídeo de Hamilton acompañado de un mensaje: “Prohibimos este tipo de conducción. Es un acto horrible hecho sin nuestro permiso”.

De momento, no ha trascendido nada más al respecto y Hamilton no se ha pronunciado. Lo más curioso de todo es que Lewis puede permitirse los Skyline GT-R R34 que quiera, por mucho que sus precios se hayan disparado en el mercado de ocasión.

Omoshiro Instagram
La empresa que alquila el Nissan Skyline ha condenado el comportamiento de Hamilton

No había necesidad de tratar así un coche de alquiler, más que nada porque puede averiarse, con el perjuicio que conlleva para las personas que lo alquilen después.

Para muchos, conducir este coche en Japón es un sueño y no es justo que nadie lo trunque por hacer un uso indebido, por muy buenas manos que tenga y por mucho que el coche esté hecho para disfrutar al volante.Lewis Hamilton desconecta de la F1 derrapando con un Nissan Skyline GT-R R-34 de alquiler en Japón. A los dueños no les ha hecho mucha gracia

Temas