El Toyota GR Yaris de HKS con 475 CV es el alter ego radical del utilitario deportivo de moda

El Toyota GR Yaris de HKS con 475 CV es el alter ego radical del utilitario deportivo de moda
4 comentarios

El Toyota GR Yaris es un todo un coche de carreras homologado para carretera. Entre sus ingredientes encontramos 261 CV, cambio manual y tracción integral,  lo que le convierte en un pequeño tan divertido como capaz. Pero el preparador japonés HKS lo ha llevado más allá.

Concretamente hasta los 475 CV, además de aderezarle con el kit aerodinámico de Rocket Bunny y otras chucherías deportivas. Gracias a estas modificaciones y con una vuelta de 58,4 segundos, este GR Yaris aún más radical ha conseguido bajar el tiempo del Nissan GT-R Nismo en Tsukuba, coche que ostenta el récord de este circuito con una marca de 59,3 segundos.

Bien es cierto que al tratarse de una preparación no le arrebata al GT-R Nismo la corona como vehículo de producción más rápido del trazado nipón, pero es una perfecta carta de presentación para este Toyota GR Yaris HKS.

De 375 a 475 CV a toque de botón

Toyota GR Yaris HKS

Empezando por lo que se ve, el GR Yaris según HKS hace gala del mencionado kit de Rocket Bunny, que se materializa en unas defensas delanteras mucho más voluminosas, con nuevas aletas laterales y un generoso labio para el frontal, además de que la carrocería queda brutalmente ensanchada incluyendo unos sobredimensionados pasos de rueda.

En la zaga el protagonismo se lo lleva un enorme alerón y también encontramos unas llantas de 18 pulgadas Advan Racing R6, blancas y en diseño de cinco radios, además de un completo vinilado estilo competición, con el que no pasa precisamente desapercibido, y una nueva suspensión regulable que lo acerca más al asfalto.

Pero el plato fuerte está bajo el capó. HKS coge por banda al bloque tricilíndrico del GR Yaris y gracias a reprogramar la ECU, además de instalar un turbo más grande y un intercooler de mayor rendimiento, incrementa su potencia hasta los 375 CV.

No obstante, el preparador japonés también ha incluido un sistema de óxido nitroso, al más puro estilo 'Fast & Furious' que, a toque de botón, aumenta aún más la entrega para llegar a los mencionados 475 CV.

Por lo demás, el especialista ha mantenido sin alterar los componentes internos de la mecánica, más allá de los mencionados, y tampoco ha realizado modificación alguna en la caja de cambios de seis velocidades o en su sistema de tracción integral. Y parece que estos elementos aguantan sin problemas la inyección de más de 200 CV.

Al menos así parece al verlo en acción en Tsukuba donde solo ha necesitado 58,4 segundos para completar una vuelta. De hecho el piloto que ha hecho los honores, Nobuteru Taniguchi, afirma que puede hacerlo en 57 segundos, que era el objetivo que se había marcado HKS.

En Motorpasión | Probamos el Porsche 911 Turbo S, el superdeportivo de 650 CV que sirve para absolutamente todo

Temas
Inicio