Coches futuristas con los que hemos soñado y que el cine ha hecho posible: 'Blade Runner', 'La Naranja Mecánica'...
Cine, TV y juegos

Coches futuristas con los que hemos soñado y que el cine ha hecho posible: 'Blade Runner', 'La Naranja Mecánica'...

Los coches aún no han evolucionado como nos prometía la ciencia ficción, pero las películas siempre nos permiten soñar. No son pocos los automóviles y vehículos futuristas que ha retratado el cine y muchos quedan aún por llegar. Y es que las distopías están de moda y parece que va para rato.

Creados desde cero, nacidos a partir de prototipos, basados en coches de producción, completamente digitales o diseñados específicamente por fabricantes automovilísticos para un film... el abanico de automóviles vanguardistas que han compartido protagonismo en películas es extenso.

Coge las palomitas y acompáñanos por este viaje en el que repasamos varios de los coches futuristas más emblemáticos inmortalizados en celuloide: muchos comparten elementos, como la conducción autónoma, pero muestran como el cine ha evolucionado de ayer hasta hoy en su forma de recrear estos automóviles de ciencia ficción.

Durango 95 ('La Naranja Mecánica', 1971)

Adams Probe 16, el Durango 95 de

El futurista deportivo Durango 95 con el que Alex y sus drugos iban de fechoría en fechoría era en realidad un Adams Probe 16, un exclusivo concept del que, en teoría, solo se fabricaron tres unidades. La utilizada en esta película fue la tercera.

Concebido por los hermanos Dennis y Peter Adamns, dos antiguos diseñadores de los míticos Marcos GT, este prototipo pretendía anticipar como serían los superdeportivos del futuro. El Adams Probe 16 asentaba su carrocería de vidrio en un chasis de madera y era extremadamente bajo: apenas se levantaba 87 cm del suelo. Una bondad de la que presume en el film al pasar bajo un camión. Un motor de 1.9 litros y 100 CV, proveniente del Austin 1800 Maxi, le daba vida.

Más allá de sus esculturales y alargadas formas que enamoraron a Kubrick, destacaba por una cabina completamente acristalada y por carecer de puertas: al habitáculo se accedía por la trampilla deslizante superior. Sí, la misma que permitía a los drugos ir asomados mientras Alex conducía a toda velocidad.

Una curiosidad: la unidad utilizada en el rodaje de la película estuvo presente en un capítulo de 'Top Gear', en el que James May pedía al público que lo votaran para que fuera restaurado en un concurso de viejas glorias, pero éste nunca vio la luz. Finalmente fue restaurado posteriormente para lucir, en un espectacular color naranja, en Goodwood 2011.

La canción 'Durango 95' de Ramones, del álbum 'Too Tough To Die', fue el particular homenaje de la banda de punk-rock a este mítico coche.

El Spinner volador ('Blade Runner', 1982)

El Spinner volador de

Diseñado por el genial Syd Mead y construido por Gene Winfield, el Spinner policial puede hacer precisamente lo que nos prometieron y prometen muchos coches el cine pero que aún no se ha hecho realidad: volar. En la distópica obra ciberpunk de Ridley Scott, ambientada en un entonces futuro 2019, sí que había coches voladores, aunque pocos y solo podían conducirlos aquellos en posesión de una licencia especial.

En la película, que está basada en la novela de Philip K. Dick '¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?', el protagonismo se lo lleva este coche patrulla, aunque también se ven otros Spinner que no son de policía. Y es todo un multiusos: puede circular por carretera, despegar verticalmente para surcar los cielos en modo crucero y a alta velocidad o navegar por el agua. La perfecta montura para cazar a rebeldes replicantes.

El Spinner volador de

El Spinner cuenta con cuatro motores, uno por rueda, y dispone de propulsores laterales para elevarse sobre el suelo, además de una turbina de propulsión trasera que le permite volar, yendo apoyada en un motor térmico para ganar en potencia en modo vuelo.

Al habitáculo se accede mediante unas puertas de tijera y es propio de una nave espacial: tiene un joystick por volante y va equipado con toda suerte de pantallas. Sin duda es la estrella sobre ruedas de la película, aunque asimismo encontramos otros vehículos futuristas: el sedán de Deckard, el Everyman Car, el Metrokab o la Armadillo Van.

El Spinner también estuvo presente en la secuela 'Blade Runner 2049', con un diseño más anguloso y blindado al de la primera película.

Tan emblemático fue el Spinner de 'Blade Runner' que firmó un cameo en 'Regreso al Futuro II': una de las unidades hizo de atrezo en el 2015 al que viajan Doc y Marty.

DeLorean DMC-12 (Saga 'Regreso al Futuro', 1985 -1990)

DeLorean DMC-12, la máquina del tiempo sobre ruedas de

No podemos dejar fuera de este repaso a la mítica máquina del tiempo de la trilogía de Robert Zemeckis: porque sí, Marty, Doc la ha construido en un DeLorean.

Este deportivo de historia truncada y que estuvo en producción solo dos años, seguramente habría caído en el olvido si no llega a convertirse en la piedra angular de la saga de 'Regreso al Futuro': con él Marty surca el tiempo desde 1985 a 1955, a 2015 y a 1885. De hecho, gracias a esta saga se ha convertido en mito, tanto como para resucitar como modelo eléctrico.

De formas afiladas y aristadas, nacidas de la batuta de Giorgetto Giugiaro, su carrocería era de acero inoxidable visto, sin pintura alguna, y disponía de puertas de alas de gaviota y una característica trasera formada por listones negros de fibra de vidrio.

DeLorean DMC-12, la máquina del tiempo sobre ruedas de
DeLorean DMC-12, la máquina del tiempo sobre ruedas de

El DeLorean se movía gracias a un propulsor V6 de 2.8 litros y 132 CV, aunque en la película, para poder viajar en el tiempo, necesitaba potencia adicional. Y ahí entraba en juego el condensador de fluzo, apoyado en un reactor nuclear alimentado por plutonio. Aunque posteriormente Doc consiguió que funcionara con basura. Cosas del futuro.

Por supuesto, Doc igualmente lo modificó para que pudiera volar, porque, por cierto, en el 2015 de 'Regreso al Futuro II' las autopistas estaban en el cielo.

En total, en toda la triología se utilizaron seis unidades del DMC-12, además de una maqueta de fibra de vidrio (para las escenas en las que volaba) y otra a escala para diversas tomas.

Interceptor V8 (Saga 'Mad Max', 1979 - 2015)

Interceptor V8, o Pursuit Special, de

Otro que no puede faltar es el Interceptor V8. También conocido como Pursuit Special, se trata de la montura del testosterónico Max Rockatansky, interpretado por Mel Gibson en la primera trilogía y por Tom Hardy en el reboot de 2015, 'Mad Max: Furia en la carretera'.

En esta distopía apocalíptica los vehículos no son eléctricos y suelen rodar por carretera. Así, todos comparten una marcada estética postapocalíptica y el Pursuit Special no es una excepción. Este coche aparece en tres de los título de la saga: en la primera, 'Mad Max' (1979), y segunda entrega, 'Mad Max 2: El Guerrero de la Carretera' (1981), de la trilogía original, y, brevemente, en 'Mad Max: Furia en la carretera'.

El Interceptor V8 o Pursuit Special era en realidad un Ford Falcon XB GT coupé de 1973, una variante exclusiva del mercado australiano, pero modificado. El diseño corrió a cargo de Jon Dowding, director artístico de la primera película, mientras que la firma tuning australiana Graf-X International se encargó de darle forma.

Interceptor V8, o Pursuit Special, de

Así, el Pursuit Special, que era un Falcon de carrocería blanca originalmente, pasó a vestirse en riguroso negro, aparte de sumar defensas más prominentes, unos generosos pasos de rueda o un rediseñado capó más musculoso que dejaba a la vista el turbo incorporado: un Weiand 6-71, que no era funcional.

Ocho tubos de escape, distribuidos cuatro a cuatro en cada uno de sus laterales, por delante del eje trasero (siendo solo dos funcionales), completaban este Interceptor V8. En la película, se asegura que llega a los 600 CV, pero es pura ficción, pues el turbo añadido no inyectaba al motor, que era un Ford Cleveland 351 V8 de 300 CV, potencia alguna.

Para 'Mad Max 2: El Guerrero de la Carretera' volvió el Interceptor V8, con nuevas modificaciones estéticas, como nuevas ruedas traseras más grandes o revisadas salidas de escape. En esta nueva entrega no contaba con el turbo Weiand, pero sí con otro que también asomaba por encima del capó. Y en esta ocasión no era mero atrezo.

De igual manera, este segundo Interceptor equipaba tanques de combustible y estaba pintado en negro mate en vez de negro brillante. En esta segunda película, la trama exigía que acabará destrozado y explotando: para ello se fabricó una maqueta.

En el remake de 2015 pierde protagonismo, aunque aparece en algunas escenas del film. Como por ejemplo en la primera secuencia, donde no acaba precisamente bien parado...

Ultralite ('Demolition Man', 1993)

El Ultralight concept de General Motors: el coche policía y autónomo de

La famosa película protagonizada por Sylvester Stallone y Sandra Bullock, retrata un futurista San Ángeles, que en 2032 aglutina las actuales ciudades de Los Ángeles, San Diego y Santa Bárbara.

En este futuro anticipado hace casi 30 años, ya existen los coches completamente autónomos, siendo los protagonistas sobre ruedas los utilizados por el departamento de policía de esta ficticia San Ángeles (SAPD). Y aquí es donde entra en juego el Ultralite de General Motors.

Este pequeño prototipo presentado en 1992 se distinguía por una avanzada aerodinámica, su bajo peso (635 kilos), deudor de su chasis monocasco de fibra de carbono y otros elementos, y su reducido consumo de combustible, fijado en ciclo EPA en hasta 2,4 l/100 km. Su objetivo era el de anticipar un coche eficiente e incluso se barajó la posibilidad de hacerlo llegar a producción, pero se quedó en concept.

Si bien GM planteó incorporar en este concept mecánicas alternativas (eléctrica pura, de turbina de gas o de propano), finalmente equipó un pequeño motor gasolina de tres cilindros y dos tiempos, que cubicaba 1.5 litros y ofrecía 113 CV de entrega. El Ultralite hacía el 0-96 km/h en ocho segundos y alcanzaba los 217 km/h.

En la película el Ultralite policía mantuvo las puertas de alas de gaviota, pero el exterior lucía distintivos de un coche patrulla y el interior fue modificado para adecuarse a esta feliz distopía, contando con un volante con pantalla, así como un total de cinco displays integrados en el salpicadero.

En este futuro ficticio podía conducir de forma completamente autónoma o bien pasar a conducción manual mediante un comando de voz. Destacaba además por un curioso sistema de seguridad pasiva: en caso de colisión, desplegaba una espuma dura para proteger a los ocupantes. El Ultralite volvió a la gran pantalla en 1999, haciendo un cameo en la película 'Bicentennial Man'.

GM cedió un total de 18 prototipos a la productora para el rodaje, aunque se fabricaron varias réplicas en fibra de vidrio para rodar algunas escenas.

Lexus 2054 ('Minority Report', 2002)

Lexus 2054 de

En esta adaptación firmada por Steven Spielberg de otro clásico de ciencia ficción de Philip K. Dick, encontramos el primer coche de esta lista que fue desarrollado por una marca de coches exclusivamente para un film. Se trataba del Lexus 2054, un concept nacido en el estudio de diseño de California de Lexus y Toyota.

Se daba el caso que Spielberg era propietario por aquel entonces de un Lexus y por ello se decantó por encargar a la firma nipona este prototipo futurista de redondeadas formas y ajustando sus bondades a 2054, que es el año en el que está ambientada esta la película protagonizada por Tom Cruise. De ahí la denominación de este coche.

Lexus 2054 de

Las formas del Lexus 2054 fueron esculpidas por el diseñador Harald Belker y hacía gala de una tecnología de futuro muy en sintonía con Lexus y por tanto con Toyota. Así, el Lexus 2054 se movía gracias a una mecánica de pila de combustible de hidrógeno, además de incorporar sistemas de seguridad avanzados biométricos y una estructura a prueba de cualquier choque.

Al Lexus 2054 lo vemos en 'Minority Report' por ejemplo naciendo en la línea de montaje y en el que John Anderton (Tom Cruise) acaba huyendo de sus captores.

Este modelo nacido para la gran pantalla contó asimismo con una maqueta de juguete a escala 1:24, cortesía de la firma Maisto, que sirvió para promocionar esta película, además de que han visto la luz réplicas posteriores.

Al Lexus 2054 pudimos verlo posteriormente en otro film: 'La Isla' (2005), protagonizada por Ewan MCGregor y Scarlett Johansson, en este caso vistiendo su carrocería en azul en vez de rojo.

Audi RSQ ('Yo, Robot', 2004)

Audi RSQ, el primer coche diseñado por Audi para una película, de

En esta película ambientada en el Chicago de 2035 y basada en el relato homónimo de Isaac Asimov, el protagonismo no solo lo ostenta Del Spooner, interpretado por Will Smith, sino también su montura de ciencia ficción, el Audi RSQ Concept.

Como el Lexus 2054 Concept de 'Minority Report', fue diseñado ex profeso para esta película, siendo la primera vez que lo hacía Audi, abriendo así la puerta a otros modelos de la marca germana desarrollados ad hoc para otros títulos posteriores de la gran pantalla. Tal fue la importancia que le dio Audi, que lo exhibió junto a otras novedades reales en el Salón del Automóvil de Nueva York de 2004.

La firma de los cuatro aros optó por incorporar en el RSQ un diseño frontal reconocible, siendo muy similar al de sus modelos en aquellos años, pues no querían que a nadie se le pasase desapercibido que era un Audi.

Audi RSQ, el primer coche diseñado por Audi para una película, de

No obstante, estaba aderezado con elementos de ciencia ficción, como las puertas de mariposa, que se abrían desde el pilar posterior, el parabrisas panorámico o las ruedas esféricas completamente integradas en la carrocería.

Dando cabida a dos ocupantes, se distinguía por un futurista y minimalista habitáculo, con un avanzado volante en forma de U y un generoso display que integraba el sistema Multi Media Interface (MMI) de la firma. Además, en la película era eléctrico, se controlaba por voz y podía conducir de forma autónoma o bien pilotada, como ocurría con el Ultralite de 'Demolition Man'.

Este coche tuvo "su evolución" en el Audi RSQ e-tron, que el fabricante diseñó junto a Blue Sky Studios para la película de animación 'Espías con disfraz' (2019). También era cero emisiones y autónomo.

Aptera 2 ('Star Trek', 2009)

Aptera 2 en

En 2009 se estrenó el primero de los reboots de 'Star Trek' de la mano de J.J Abrams, que pasó a integrar una nueva trilogía en el cine. Esta película, de título 'Star Trek', se desarrolla en su inicio en la Tierra y entre los elementos que sirven de ambientación para estas escenas encontramos al Aptera 2 Series.

Por lo tanto, no estamos hablando de un automóvil que tenga especial protagonismo en Star Trek, pero hemos decidido incluirlo en esta lista pues se trata de un coche real a pesar de su futurista impronta.

Desarrollado por Aptera Motors, el Aptera 2 se anunció a finales de 2008 y como vehículo de producción, aunque finalmente no llegó a venderse. Con una estética más cercana a una nave espacial que a un coche, disponía de una cabina asentada en tres ruedas, estando las delanteras completamente carenadas y sobresaliendo el eje en ambas. Su coeficiente aerodinámico se fijaba en 0,15 Cx.

Aptera 2 en
El Aptera 2 rondado por una carretera en la primera película de la nueva trilogía de 'Star Trek'.

El Aptera 2 contó con una versión puramente eléctrica, equipado con el propulsor HVH250, firmado por Remy International, que ofrecía 82 kW (112 CV). Este motor tomaba su energía de una batería de fosfato de hierro y litio desarrollada por A123 Systems, que le confería una autonomía de 190 kilómetros.

Pero Aptera Motors desarrolló además una variante híbrida que combinaba un bloque de gasolina de inyección directa con dos motores de 12 kW (16 CV) que operaban como generadores y asistían al arranque. Sí, en esencia, una tecnología mild-hybrid. Con esta mecánica prometía hasta 1.130 kilómetros de rango.

A día de hoy, la firma californiana acaba de poner a la venta la evolución de este Aptera 2, de nombre meramente Aptera: un coche eléctrico de líneas similares al nacido en 2008 y de nuevo puramente eléctrico. Se ofrece en variantes de tracción delantera de 100 kW (136 CV) o integral de 150 kW (204 CV) y puede recargarse tanto enchufado a una toma eléctrica como mediante los paneles solares con los que va equipado.

Light Runner ('TRON: Legacy', 2010)

Light Runner en

El remake de la mítica 'Tron', estrenada en 1982 y dirigida por Steven Lisberger, llegó en 2019 bajo el título de 'TRON: Legacy'. Este film nos transporta a un mundo completamente virtual donde encontramos de nuevo las míticas motos de luz, pero también un vehículo muy especial: el Light Runner.

Este Light Runner, diseñado por Daniel Simon, es completamente digital y su apariencia está más cercana a un bólido futurista de carreras que a un coche. Y sin bien los haces de luz son igualmente su santo y seña, a diferencia de las Light Cycle, en su interior da cabida a dos ocupantes.

A ello se suma que tiene la peculiaridad de poder escaparse de la Red, o Grid, mutando a una variante todoterreno, con ruedas offroad y una tracción y suspensión mejoradas para acometer terrenos más escarpados.

También va equipado con un buen conjunto de armas para batallas virtuales, como por ejemplo un lanzador de minas trasero o un lanzamisiles delantero, que es el que le permite abrir un agujero para salir de la Grid.

Audi fleet shuttle quattro ('El Juego de Ender', 2013)

Audi fleet shuttle quattro en

Con el RSQ de 'Yo Robot', Audi le cogió el gusto a diseñar coches para películas. Entre ellos encontramos al digital Audi fleet shuttle quattro nacido para 'El Juego de Ender', el film estrenado en 2013 que adaptó la novela homónima de Orson Scott Card.

Película y libro están ambientados más allá de 2070 y el planeta Tierra se enfrenta a una amenaza alienígena, los insectores, por lo que el ejército prepara a jóvenes brillantes para esta interminable batalla interestelar. Y el Audi fleet shuttle quattro es uno de sus vehículos oficiales, normalmente utilizado para trasladar a los militares a las lanzaderas espaciales.

Al igual que el Light Runner de 'TRON: Legacy', el Audi fleet shuttle quattro se distingue por ser exclusivamente virtual, aunque contó con una maqueta física a escala 1:4 para actos promocionales. La marca germana tomó como punto de partida el Audi A7 Sportback de primera generación pues, según Audi, su silueta encajaba perfectamente con la de un coche del futuro".

Audi fleet shuttle quattro en

De nuevo, el fabricante trasladó su lenguaje de diseño en el Audi fleet shuttle quattro, luciendo el logo en el frontal y enmarcado por afiladas ópticas, pero por lo demás se trataba de todo un Audi del futuro. Una enorme superficie acristalada se extendía desde la parrilla hasta la zaga y cada una de sus avanzadas y esféricas ruedas montaba un motor eléctrico.

En 'El Juego de Ender' lo vemos en una secuencia protagonizada por el coronel Graff (Harrison Ford) y la hermana de Ender Wiggin: Graff quiere que hable con él para convencerle de que regrese a la base de entrenamiento.

Las escenas del Audi fleet shuttle quattro fueron rodadas con un A7 Sportback y retocadas después digitalmente por Digital Domain, convirtiéndose así en este automóvil de ciencia ficción y redondeadas formas.

El Bugatti del siglo XXII ('Elysium', 2013)

Un Bugatti del siglo XXII en

Terminamos este repaso con este vanguardista Bugatti volador diseñado por el fabricante francés para el segundo largometraje de Neill Blomkamp. Este autor suele narrar distopías que o bien están ambientadas en un futuro cercano, como 'Distrito 9' o 'Chappie', o uno más lejano, como es el caso de 'Elysium', que nos traslada al año 2154.

Manteniendo el tono crítico y social del resto de sus películas, en 'Elysium' las clases más desfavorecidas están condenadas a vivir en un planeta Tierra, tan contaminado como superpoblado, mientras que las clases altas viven cómodamente y a todo lujo en una estación espacial de atmósfera impoluta.

Así, en esta película vemos coches de tipo apocalíptico, como un estupendo Nissan GT-R blindado, pero también vehículos de ciencia ficción como este avanzado y lujoso Bugatti.

Aunque lo cierto es que es más una nave espacial que un coche: dispone de dos grandes alas, en las que se alojan sus propulsores de iones, que van adheridas a una cápsula central donde se esconde su habitáculo.

En este Bugatti monoplaza tan especial encontramos elementos que podemos encontrar en el Chiron, como por ejemplo un asiento tapizado en cuero rojo o un interior revestido en idéntico material, pero combinado con toda suerte de pantallas. Asimismo, en su zona de carga puede transportar droides de seguridad.

Como muchos de los coches que hemos recopilado aquí es autónomo, pero a diferencia de la mayoría su hábitat es el cielo y el espacio, por lo que carece de ruedas y no puede circular sobre asfalto. Aunque quizá deberían revisar su blindaje, porque no está a prueba de explosivos de guerrilla precisamente...

En Motorpasión | La alucinante evolución del rodaje de coches en el cine: de colgar a un tipo a dos metros de altura a utilizar un dron

Temas
Comentarios cerrados
Inicio